La Marea Blanca se concentra para exigir cambios urgentes a la ministra de Sanidad

  • Concentración este domingo frente al Ministerio de Sanidad para exigir a la ministra la liquidación de la normativa impulsada por el PP en materia de sanidad pública
  • "No nos gusta el modelo estadounidense, nos gusta el planteamiento español que teníamos antes de la crisis", han recordado

Cuando Carmen Montón fue nombrada ministra de Sanidad, la noticia fue recibida con agrado por la Marea Blanca. Médica de profesión, como consellera de Sanidad de la Comunitat Valenciana, había impulsado varias medidas a favor de la sanidad pública para garantizar la asistencia sanitaria a todas las personas y acabar con la privatización de hospitales. Más de dos meses después, el tiempo de cortesía se agota, y los movimientos sociales ya exigen cambios más profundos y urgentes al nuevo Gobierno socialista. 

“Esperamos mucho de Carmen Montón” y “pedimos que actúe alejada de los que siguen haciendo negocio con nuestra Salud”, ha indicado en un comunicado la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública de Madrid (MEDSAP), que ha convocado a las 12 de este domingo una concentración frente al Ministerio de Sanidad para exigir a la ministra la liquidación de la normativa impulsada por el PP en materia de sanidad pública. “No nos gusta el modelo estadounidense, nos gusta el planteamiento español que teníamos antes de la crisis”, han recordado.

Publicidad

Exigen como medidas principales que se acabe con la Ley 15/97, que abrió la posibilidad de crear hospitales privados con financiación pública, y el Real Decreto 16/2012, impulsado cuando Ana Mato era ministra de Sanidad, y con el que centenares de miles de inmigrantes en situación irregular perdieron su derecho a la atención primaria en el Sistema Nacional de Salud (SNS), con la única posibilidad de acudir a urgencias, a excepción de embarazadas y menores.

Desde que asumió el cargo, la ministra ha mostrado su disposición a garantizar el acceso a la salud a las personas inmigrantes. De hecho, el PSOE ya ha impulsado el borrador de un decreto ley que dará derecho a los inmigrantes en situación irregular a recibir asistencia sanitaria en las mismas condiciones que los españoles si los servicios sociales constatan que su país no puede abonar su cobertura y no cuentan con seguro médico. Pero para la Marea Blanca no es suficiente: “Nos parece que hay que derogar el decreto [del PP] de manera global, no solo una se de las particiones que tuvo el decreto. Se habla de asegurados, pero no somos asegurados, somos ciudadanos y la sanidad pública nos pertenece”, explica a cuartopoder.es una de las portavoces de MEDSAP y de la Coordinadora Estatal de Mareas Blancas Carmen Esbrí.

Publicidad

Por otro lado, otra de “las medidas urgentes” que reclama la Marea Blanca es la derogación de la Ley 15/97, impulsada por José María Aznar cuando presidía el Gobierno y aprobada por el PSOE, que “convirtió la salud en un tema mercantilista”, según recuerda Esbrí. Profesionales sanitarios y activistas llevan años denunciando que esta norma abrió la puerta a las privatizaciones en la Sanidad Pública. Además, recuerdan que la modificación del artículo 135 de la Constitución española pactado entre el PP y el PSOE para priorizar el pago de la deuda frente al pago de los servicios públicos dio vía libre a los recortes.

Los diversos colectivos, sindicatos y profesionales que conforman la Marea Blanca consideran necesario abolir estas dos normas para recuperar la calidad y la universalidad del sistema sanitario. Además, en esta ocasión añaden una tercera a eliminar: la ley 5/2011, que configura un marco jurídico para la economía social. “Nos parece muy bien que existan estas iniciativas, pero al margen del servicio público, porque estamos viendo venir los peligros. No estamos de acuerdo en que las entidades privadas se financien de manera directa e indirecta desde lo público”, explica Esbrí.

La protesta tiene lugar en un momento de pérdida de calidad del sistema sanitario español. Una investigación que publicó la revista The Lancet el pasado mes de mayo sobre la atención sanitaria en el mundo bajó a España, que estaba entre los primeros diez mejores puestos del mundo, al número 19. “Los problemas son muy graves: la gente se muere por que no les llega la ambulancia y no les llega porque es un servicio subcontratado. Las urgencias están saturadas porque no hay profesionales, los profesionales están estresados, los servicios sanitarios no cubren bajas…”, resume Esbrí.

La Coordinadora Estatal de Mareas Blancas, de la que forma parte MEDSAP, ha solicitado reunirse con la ministra de Sanidad y esperan tener respuesta en septiembre, cuando le recordarán el ‘Documento de 38 Medidas’ que además de la derogación de las tres normas ya citadas recoge el conjunto de propuestas del colectivo y que fue registrado hace más de un año en el Congreso de los Diputados, en mayo de 2017. La protesta de este domingo será la número 71 de la Marea Blanca, siguen convencidos de su labor como “llama viva que ha estado siempre vigilante y defendiendo un derecho público” y tienen esperanza en tener una sintonía mayor con el nuevo Gobierno socialista. Harán que se les escuche.