Los pueblos de “la España vaciada” se unirán en Madrid contra la despoblación

  • Para pedir medidas efectivas contra la despoblación el próximo 31 de marzo se ha convocado una manifestación de “la España vaciada”

A Soria, Teruel y Cuenca las llaman “el triángulo de la despoblación”. Son los tres lugares más afectados por este fenómeno que convierte a localidades españolas en pueblos fantasma, mientras la población se concentra en las ciudades. Juntas estas tres provincias no superan los 12 habitantes por kilómetro cuadrado y sus capitales están también cada vez más deshabitadas. Para pedir medidas efectivas contra la despoblación el próximo 31 de marzo se ha convocado una manifestación de “la España vaciada” que partirá de la Plaza Colón de Madrid el próximo 31 de marzo.

Con alrededor de una veintena de años de vida, las plataformas Soria Ya y Teruel Existe han llamado a otros lugares del Estado a exigir medidas conjuntas que salven a sus territorios de un abandono progresivo que empezó “hace 50 años”. Con las elecciones municipales, autonómicas y europeas a la vuelta de la esquina consideran que es un buen momento para visibilizar su lucha y exigir responsabilidades. Según confirma a Cuartopoder.es Fernando Arévalo, portavoz de Soria Ya, hasta el momento se han sumado 22 plataformas que luchan contra la despoblación de territorios como Granada, Jaén, Zamora, Ávila, Guadalajara y Cuenca.

El 90% de la población española se concentra en el 30% del territorio, el litoral y Madrid. El Gobierno de Pedro Sánchez puso en marcha una estrategia nacional frente al reto demográfico que reconocería las zonas en situación de urgencia por la despoblación y que prometió aprobar antes de primavera. Desde las plataformas organizadoras de la manifestación quieren asegurar que el plan no desaparezca con el final de la legislatura de Sánchez y además exigen medidas concretas.

Publicidad

Somos regeneracionistas, como Joaquín Costa. Nuestra tarea más importante es desmontar el relato malvado, ese de Paco Martínez Soria en el que el pueblerino que llegaba a la ciudad es el que había triunfado”, explica Pepe Polo, uno de los portavoces de Teruel existe. Por el contrario, piden mayores recursos y transporte para “conectar” con esas generaciones se están marchando de unos pueblos sin internet, transporte, empresas o industria. Separados son pocos, pero juntos son "10 millones de personas que podemos pegar un grito", añade.

En concreto, la provincia de Soria es “la zona cero de la despoblación”, explica Arévalo. Sus cerca de 90.000 habitantes cabrían en el Camp Nou. Los déficits del transporte han estado entre sus principales quejas. A diario se realizan dos viajes de ida y dos de vuelta en un tren que tarda tres horas en realizar algo más de 230 kilómetros. Siempre y cuando no se averíe. Los retrasos son frecuentes según la Asociación de Amigos del Ferrocarril, que el año pasado contabilizó más de una treintena de retrasos superiores a 15 minutos, siendo la mitad de ellos superiores a 30 minutos.

El abandono de estas zonas es consecuencia de unas políticas públicas determinadas que por diversos motivos han dejado cada vez más aislados a estos territorios, según considera Polo. “En los años 50 Teruel tenía más población que toda Vitoria. Tuvimos riqueza, población e industrialización”, añade. Sin embargo, “el vaciamiento se lleva produciendo desde 1959, en el franquismo”.

A territorios como Teruel se les ha dejado fuera de la red industrial y comercial que propician las carreteras para el transporte de productos, critica Polo. Como ejemplo en 1993 se planteó construir un eje Madrid-Cuenca-Teruel-Tarragona que se sumara a la A2 y la A7, pero finalmente se acordó construir la AP2 y la AP7 que van en paralelo de las autovías y no pasan por Teruel ni Cuenca. También el Gobierno decidió “matar” en los 90 el corredor Cantábrico-Mediterráneo, recuerda el portavoz de Teruel Existe.

Las medidas que los territorios de “la España vaciada” exigirán en Madrid son “una discriminación fiscal positiva para empresas” para los territorios en despoblación en un régimen que ya tienen Ceuta y Melilla. También red de alta velocidad para tener una conexión de calidad a Internet, así como instalaciones ferroviarias y carreteras que hagan viable el transporte de productos, así como servicios públicos que cada vez, denuncian, son más insuficientes. Además piden que el Gobierno central negocie fondos europeos finalistas que ayuden a frenar la despoblación y ponga en marcha de manera urgente una estrategia nacional frente a la despoblación y el reto democrático para el medio-largo plazo, consensuada políticamente, y que haga efectivas las inversiones económicas realizadas.