El 15-M climático: la nueva revolución juvenil de Europa se extiende a España

  • En solo unas semanas jóvenes de todo el Estado han conformado Juventud por el Clima, la traducción al castellano del movimiento 'Fridays for future'
  • Se preparan para sumarse a la huelga internacional por el clima inspirada en la adolescente sueca Greta Thunberg que tendrá lugar este viernes, 15 de marzo

Todo comenzó hace apenas unas semanas, con un vídeo de Greta Thunberg, la activista sueca de 15 años que se ha hecho famosa en toda Europa por ir a protestar cada semana al Parlamento de su país contra el calentamiento global. Lucas y unos pocos compañeros de clase de la facultad de Ciencias de la Universidad de Girona lo vieron y pensaron que tenían que seguir sus pasos. Al día siguiente, ya estaban protestando frente a la sede de la Generalitat y decididos a continuar con la batalla.

Con este primer gesto, los estudiantes universitarios se unieron a Fridays for future –viernes por el futuro--, una campaña que sigue la inercia de Thunberg y suma a jóvenes de toda Europa que se manifiestan todas las semanas para exigir a sus Gobiernos medidas efectivas contra el cambio climático. “Nos sentimos indefensos y hartos porque año tras año tras año las cumbres por el clima nos están fallando y los Gobiernos incumplen sistemáticamente los acuerdos como el de París”, explica Lucas a Cuartopoder.es.

En solo unas semanas jóvenes de todo el Estado han conformado Juventud por el Clima, la traducción al castellano del movimiento Fridays for future y se preparan para sumarse a la huelga internacional por el clima que tendrá lugar este viernes, 15 de marzo. Todos los países de Europa cuentan con convocatorias este día y en España ya hay protestas en al menos 23 localidades de comunidades autónomas como Madrid, Catalunya, Valencia, Andalucía, Extremadura o Galicia.

Publicidad

“Este es el 15-M climático”, indica Lucas. “Lo de la fecha es una casualidad afortunada”, explica Irene, otra joven de 19 años estudiante en la Carlos III, organizadora de la convocatoria madrileña. Pero más allá de casualidades, este movimiento recuerda a al del 2011 en varios aspectos: es también una iniciativa “apartidista” impulsada por jóvenes, pero que apela a toda la sociedad porque el motivo afecta a su conjunto. Por otro lado, el movimiento ha surgido a través de las redes sociales“como reacción a lo que ocurría en Europa”, aunque tampoco han faltado las asambleas para organizar la protesta del próximo viernes.

En Girona, otras facultades comenzaron a sumarse a la iniciativa de Lucas y sus compañeros, y ahora toda la Universidad está implicada. En Madrid, estudiantes universitarios llevan reuniéndose desde mediados de febrero en asambleas semanales. A este movimiento verde se han unido asociaciones estudiantiles como Extinction Rebelion, Abrir Brecha y les apoyan otras organizaciones como Greenpeace, aunque todas respaldan de manera anónima, sin logos ni banderas. El Sindicato de Estudiantes, que tiene otras demandas políticas ligadas a la ecología, organiza su propia convocatoria este viernes 15 de marzo.

Teachers for future, la llamada de una maestra de Pontevedra

El movimiento verde de Juventud por el Clima ha estado impulsado por universitarios en España, a diferencia de Europa, donde los estudiantes adolescentes han liderado la iniciativa. A los institutos y colegios se ha tardado más en llegar, explican los organizadores, aunque en este ámbito también hay quienes quieren poner su grano de arena. Miriam es profesora de 6º de primaria en O Porriño (Pontevedra) y es la impulsora del blog y grupo de Facebook Teachers for future –profesores por el futuro--, que pretende involucrar a los docentes en esta lucha para cambiar la dinámica política global ante el cambio climático.

Miriam dio a conocer la iniciativa de Greta Thunberg a sus alumnos, de entre 11 y 12 años y cuenta que les pareció “muy interesante”. Sus estudiantes, “muy implicados” en la conservación del medioambiente por las distintas actividades que se realizan en el centro, quisieron sumarse a la protesta del 15 de marzo y entonces Miriam tuvo la idea de intentar atraer a otros docentes: “se me ocurrió que hay un montón de niños de primaria sin derecho a huelga, pero que podrían sumarse con la ayuda de los profesores”. Hasta la fecha, una veintena de centros escolares de todo el Estado han recogido el guante y han planificado actividades sobre el cambio climático para ese día. En el pueblo de Oporriño, los ocho centros educativos que existen se suman a la convocatoria internacional y protestarán frente al Ayuntamiento el próximo viernes.

En la organización española esperan que la protesta no se quede aquí y sirva para articular un movimiento global que cambie la pasividad de los distintos gobiernos ante el cambio climático. "El 15 de marzo será el trampolín” del movimiento Fridays for future, confía Lucas. “Nuestras reivindicaciones son claras. Queremos que se cumpla con los acuerdos. El de París se aprobó en 2015 y hasta ahora el Gobierno no ha aprobado el plan por el clima. También queremos una transición ecológica justa, no como en Francia, donde la tasa al carbón y al CO2 la pagan los ciudadanos. Esas tasas se tienen que aplicar a la industria y a las empresas, que son las que más contaminan”, concluye.