Más de 80 colectivos piden a los partidos que no pacten con la extrema derecha

  • Han firmado un manifiesto en el que defienden que las organizaciones de extrema derecha "no deben entrar en las instituciones"
  • Asociaciones memorialistas, LGTBI, antirracistas o feministas se concentrarán el próximo domingo 7 de abril a las 12 horas frente al Congreso de los Diputados.

Hasta 85 colectivos de toda España han firmado un manifiesto en el que defienden que las organizaciones de extrema derecha "no deben entrar en las instituciones" y en el que piden a las formaciones políticas "que se autodenominan democráticas" que "se comprometan a no pactar" con estos partidos. Asociaciones memorialistas, LGTBI, antirracistas o feministas se concentrarán el próximo domingo 7 de abril a las 12 horas frente al Congreso de los Diputados.

Cuatro representantes de varios colectivos sociales han presentado la iniciativa este jueves en Madrid, al mismo tiempo que tenía lugar otra rueda de prensa en Valencia. El manifiesto lo firman asociaciones variadas, desde la Plataforma contra la Impunidad del Franquismo hasta la Federación de Asociación de Mujeres Separadas y Divorciadas de Madrid (AMSD), pasando por sindicatos como UGT Madrid o la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB).

Lee el manifiesto pinchando aquí

Publicidad

En el documento, al que esperan que se sumen más organizaciones, rechazan "el pacto político con quienes defienden en su programa, la limitación o eliminación de distintos logros sociales", en clara referencia al partido Vox, que cuestiona las políticas de la lucha contra la violencia de género o la memoria histórica. Sin embargo, estas asociaciones apelan también al resto de partidos, especialmente PP y Ciudadanos, a los que la formación de Santiago Abascal apoyó en el Gobierno de Andalucía.

"Es un momento peligroso con una derecha peculiar. Tan peculiar como que en Alemania y otros países europeos, como estados democráticos, aíslan a la ultraderecha y aquí no", explicaba Ana María Pérez del Campo, de la Federación de Asociaciones de Mujeres Separadas y Divorciadas, durante la rueda de prensa en la que ha llamado "al voto a las mujeres de este país para que de ninguna de la manera se vote a la extrema derecha". La veterana activista ha explicado que dar la mano a los partidos extremistas supone también homologar su discurso: "La derecha española no existe, existe la extrema derecha con tres nombres".

El manifiesto advierte de que estas organizaciones "no consienten" que sean cuestionadas las leyes que intentan "combatir el machismo", ni que se espoleen "discursos de odio contra la población LGTBI" o que sean "xenófobos" o "discriminatorios". Carlos Castaño, secretario de la FELGTB, también ha hecho un llamamiento a los medios de comunicación "para que informen desde la responsabilidad" y que los discursos del odio " no se cuelen en sus redacciones ni en su agenda".

En este sentido, Joe Tenorio, de la Asociación Izquierda Latinoamericana, ha recordado que la "alarma social que se quieren provocar desde los partidos de la ultraderecha no es real" sobre cuestiones como el fenómeno migratorio. El activista ha denunciado los ataques xenófobos y la demagogia que se cuelan en los despachos de los políticos y ha advertido: "No somos la herramienta política de nadie". El manifiesto alerta de algunas de las trampas que esconden las proclamas ultraderechista, como buscar "el conflicto entre los trabajadores autóctonos y los migrantes", mientras se ocultan "las causas y verdaderos responsables de la creciente precariedad".

Buena parte del documento está destinado también a la defensa de la memoria histórica y a la preocupación de que se abra "un periodo de ocultación de lo que significó el franquismo inicial y la larga dictadura posterior para consolidar el denominado 'modelo español de impunidad'", que pretende igualar "la memoria de las víctimas con la de los verdugos". Carmen Luque, secretaria de la asociación Todos los niños robados son también mis niños, ha pedido ante la prensa que se haga "un cordón sanitario"  contra aquellos que "justifican el golpe de Estado del 36, la dictadura y sus crímenes".

De esta manera, feministas, migrantes, personas LGTBI, pensionistas o sindicalistas se unen para evitar que la ultraderecha retroceda los derechos y libertades conseguidos en esa España democrática que durante décadas han estado construyendo. Por ello, emplazan a más organizaciones a sumarse y a concentrarse frente al Congreso el próximo domingo para decir que no habrá #NiUnPasoAtrás .