Sin estudiar ni trabajar y perseguidos: los jóvenes saharauis tras la ocupación marroquí

Los jóvenes saharauis sufren de manera particular la ocupación que Marruecos realizó de su territorio en 1976 y que sigue perpetuando a día de hoy. Un informe de la ONG vasca Mundubat, que se basa en más de 170 entrevistas a jóvenes saharauis, ha concluido que estos sufren hasta 19 tipos de violaciones de derechos como la privación de aprender su idioma en la escuela, el hostigamiento, la coartación de la libertad de expresión, detenciones arbitrarias o torturas, además de la discrimación a la hora de acceder a la educación y al empleo.

El grueso de los problemas de esta quinta generación de jóvenes saharauis nacidos tras la ocupación marroquí son consecuencia de la ocupación de su territorio, según el informe. La investigación, que lleva por título El espejismo de los derechos humanos. La juventud saharaui y la ocupación del Sahara Occidental, se ha realizado entre los meses de junio y diciembre de 2018 en los cuatro espacios donde se encuentra la población saharaui: el territorio ocupado por Marruecos en El Aaiún, los campamentos de refugiados en Tinduf (Argelia), la franja en el territorio que controla el Frente Polisario y la diáspora en el extranjero.

En los territorios ocupados, las entrevistas a los jóvenes saharauis revelan “detención arbitraria, hostigamiento de los activistas o falta de libertad de expresión”, ha resumido este miércoles en la presentación del estudio Fernando Lorenzo, coordinador de Mundubat y una de las personas que ha colaborado en la elaboración del informe. “Las personas saharauis enfrentan discriminación en el acceso al trabajo o en la educación. No se les permite estudiar en Hassania, su idioma, y se les obliga a aprender el dialecto del árabe de Marruecos”, ha resumido.

Publicidad

Uno de los testimonios ha sido el de Nazha El Khalidi, la periodista saharaui que el lunes fue condenada por la Justicia marroquí a pagar una multa de 400 euros por grabar una manifestación saharaui en los territorios ocupados. “Centenares de saharauis han pasado más de diez años en cárceles secretas. La resistencia contra la ocupación siempre ha estado y sigue estando presente”, ha indicado.“Vivimos bajo un bloqueo militar e informativo y por eso creamos Equipe Media, que cumple diez años”, ha dicho en referencia al proyecto informativo de activistas locales, que colabora con Cuartopoder.es, encargado de informar sobre las violaciones a los derechos humanos que ocurren en el territorio.

La joven, que se encuentra estos días en España, ha sido detenida en tres ocasiones por las autoridades marroquíes, a las que les recrimina agresiones y malos tratos. Sin embargo, se niega a pagar una multa que se le ha interpuesto por grabar imágenes sin tener el título de periodista, y que para ella significaría reconocer su culpabilidad y la de sus compañeros. “Me niego a pagar 400 euros porque no quiero criminalizar mi profesión. Cualquier persona puede publicar y compartir información”, ha indicado.

Por otro lado, en los territorios liberados, el espacio controlado por la autoridad saharaui, el Frente Polisario, una de las realidades más duras es la existencia de minas que permanecen desde la guerra y que dificultan la supervivencia de la población, cuyas actividades principales son el pastoreo o el nomadeo. En cuanto a los jóvenes saharauis que se encuentran en España, “enfrentan la discriminación como casi toda la población migrante, pero también una discriminación institucional que les dificulta el acceso a asilo o a residencia”, ha indicado Lorenzo.

En los campamentos de refugiados, sin embargo, el tiempo parece detenido para los jóvenes. “Allí no existe el ocio, sino el tiempo muerto”, ha explicado la delegada del Frente Polisario en España, Jira Bulahi Bad. Algunos de los problemas que enfrentan , aunque disponen de educación básica y universal, son la imposibilidad de acceder a un nivel de estudios adecuado a sus necesidades. “Estamos obligados a viajar para estudiar y eso nos afecta muchísimo como saharauis”, ha comentado en la presentación del informe el joven saharaui residente en los campamentos Ali Chej Mohamed.

Además, según se ha señalado en la presentación del informe los jóvenes saharauis son conscientes de que por su situación de ocupación los recursos naturales de su territorio están siendo explotados por Marruecos y comercializados a la UE, sin que ellos puedan verse beneficiados de ninguna manera. Tras más de cuatro décadas de ocupación y conflicto enquistado, la paciencia también empieza a agotarse en un pueblo que siempre ha sido pacífico en sus demandas.

Nos ha costado calmar a los jóvenes cuando ven imágenes de los territorios ocupados de como golpean a sus compañeros o arrastran una joven. Sienten impotencia e indignación ante lo que dicen unas leyes que al final no les amparan. Aunque este sea un estudio de una ONG, este es un problema político cuya raíz es la vulneración del derecho internacional”, ha concluido la delegada del Frente Polisario en España.