DDHH

España vuelve al estado de alarma: ¿nuestros derechos están garantizados?

  • "El Gobierno no está adoptando él mismo las restricciones sino dejándolas en manos de las CCAA. No se contempla así en la Constitución", dice Lorenzo Cotino
  • "Cuando adoptas una normativa de este tipo y cuando no se hace de manera clara, las personas vulnerables van a ser las peor paradas", alerta Virginia Álvarez (AI)
  • "No hay mecanismos para que la discrecionalidad que debe tener la Policía no se convierta en arbitrariedad" (AI)

2

España ha regresado de nuevo al estado de alarma. Durante la primera oleada de la covid-19, ya utilizamos este precepto regulado por el artículo 116 de la Constitución. Los posibles errores o lagunas en su aplicación pudieron ser mitigados por la urgencia de tomar medidas drásticas para luchar contra la expansión del virus. Partíamos de un consenso generalizado en la necesidad de articular una respuesta pronta y efectiva. Siete meses después vuelve a plantearse esta medida con una duración mayor, seis meses, y las costuras del nuevo Real Decreto se analizan desde otra perspectiva más crítica.

El estado de alarma es el más leve de los estados excepcionales (alarma, excepción y sitio) y permite poner a los cuerpos policiales y autonómicos bajo las órdenes del Gobierno. En principio no deben verse trastocados los derechos fundamentales (los que incluye la Constitución) aunque algunas libertades sí pueden verse afectadas. En cuanto a los derechos humanos (que no tienen limitación territorial) “no son derechos absolutos, sino que por orden público y salud pueden ser recortados”, explica Virginia Álvarez, responsable de Investigación y Política Interior de Amnistía Internacional.

En el ámbito jurídico y de los derechos humanos hay algunos aspectos que causan dudas o preocupación sobre si el estado de alarma o las medidas con las que va asociado se están efectuando con todas las garantías necesarias para proteger nuestros derechos. Exponemos algunos de los puntos débiles más relevantes.

Las dudas constitucionales

Una de las dudas tiene que ver con la transferencia que el Gobierno hace a las comunidades autónomas en el estado de alarma. Las comunidades tienen margen de variar ligeramente la franja horaria del toque de queda nocturno o limitar la entrada y la salida en sus territorios. “El Gobierno no está adoptando él mismo las restricciones sino dejándolas en manos de las comunidades. Esto no es algo que se contempla así en la Constitución, más bien se plantea lo contrario. No tenemos un manual para ello, puede que pronto el Tribunal Constitucional establezca algunas normas al respecto”, indica Lorenzo Cotino, catedrático de Derecho de la Universidad de Valencia.

Otro de los aspectos más problemáticos es la prórroga del estado de alarma. En un artículo de opinión para El País, Manuel Aragón, catedrático emérito de Derecho Constitucional y exmagistrado del Tribunal Constitucional, se pronunciaba sobre el asunto. Aunque la Carta Magna solo establece que el plazo máximo del estado de alarma sin la autorización del Congreso será de 15 días, en su opinión el plazo de la ampliación posterior no puede ser superior a este límite temporal. Es decir “lo constitucional” sería un estado de alarma prorrogable quincenalmente, como en la primera oleada de la pandemia. El estado de alarma se excede mucho de este límite temporal: durará seis meses, aunque contará con la comparecencia del presidente del Gobierno en las Cortes para rendir cuentas cada dos.

Si bien es cierto que este estado de alarma “no implica un confinamiento domiciliario como el anterior, que fue más restrictivo”, sopesa Cotino. Aun así existe discrepancia jurídica sobre si para aplicar medidas que acoten nuestros derechos fundamentales como los de reunión o movimiento no debería utilizarse el "estado de excepción", que implica controles parlamentarios más severos. Cotino sostiene que si más adelante el Gobierno español se inclina por decretar un nuevo confinamiento domiciliario haría falta “otro estado de alarma”, lo cual sería contradictorio. En definitiva el catedrático alerta: “Hay un acuerdo social con que son necesarias las restricciones, pero no siempre se están tomando las garantías sociales que tocan”.

Las advertencias respecto a los derechos humanos

Amnistía Internacional ha recordado al Gobierno en un comunicado que hay estándares internacionales, concretamente en los Principios de Siracusa, que se deben cumplir en todo el estado de alarma para garantizar el respecto a los derechos humanos. “El Estado tiene que demostrar que es necesario para esta circunstancia concreta y que es proporcional”, indica Álvarez. “Además el derecho internacional establece que la medida no puede ser discriminatoria en cuanto a religión, nacionalidad, sexo etc.”.

Precisamente para cumplir estándares internacionales Amnistía Internacional recuerda la importancia de los mecanismos de rendición de cuentas por los distintos gobiernos, que deberían utilizar constantemente. “Aunque es el Gobierno central es la autoridad competente, las medidas se delegan a las comunidades. Y no parece que en el Real Decreto que se ha aprobado haya un mecanismo por parte de las CCAA para rendir cuentas ante las medidas que se vayan adoptando”, alerta Álvarez.

Hay otros aspectos que quedan fuera del Real Decreto que preocupan a Amnistía, como el derecho a poder impugnar la normativa ante la Justicia si se considera abusiva. “Se está quitando el control jurisdiccional previo, algo que se puede entender, pero debe garantizar que haya un control a posteriori de todas las medidas que puedan terminar siendo abusivas. De momento el Real Decreto no lo dice, así que tendremos que verlo también”, apunta la experta.

Y sobre todo, para la organización es importante que el Estado tenga en cuenta a la población que pueda verse más perjudicada por esta normativa tan estricta. “Cuando adoptas una normativa de este tipo y cuando no se hace de manera clara, las personas vulnerables van a salir peor paradas con las sanciones y las multas”. En este sentido, no hay precedentes alentadores. Amnistía Internacional publicó en junio un informe en el que aseguraba que la aplicación policial de las medidas de confinamiento por la covid-19 en toda Europa habían afectado “desproporcionalmente” a “las minorías étnicas y los grupos marginados”, que han sufrido “actos de violencia, controles de identidad discriminatorios, cuarentenas forzosas y multas”.

Este problema se relaciona con una vieja demanda de la organización que en este segundo estado de alarma sigue sin resolverse: “No hay mecanismos para que la discrecionalidad que debe tener la Policía no se convierta en arbitrariedad. Hemos documentado casos donde ha habido arbitrariedad, donde no se han tenido en cuenta las circunstancias personales de la gente”, denuncia Álvarez. Y a esto hay que añadirle, según denuncia la experta, “el enfoque totalmente punitivita” del Gobierno durante la primera oleada. En su opinión, haría falta que las autoridades cuál es la población más castigada y qué impacto han tenido las sanciones y multas -más de un millón por vulnerar el pasado confinamiento-.

CUARTOPODER ACTIVA SU CAJA DE RESISTENCIA
Tras los acontecimientos de los últimos meses, cuartopoder ha decidido activar una caja de resistencia periodística donde cada uno aportará lo que pueda, desde 3€ hasta 200€. Hasta ahora nos financiábamos solo por publicidad, pero hemos decidido dar un paso hacia delante e ir a un modelo mixto donde el lector también pueda hacer aportaciones. Sin embargo, apostamos por mantener en abierto todos los contenidos porque creemos en la información como derecho de toda la ciudadanía. Puedes colaborar pinchando aquí.
2 Comments
  1. Miguel says

    Ya te digo si » los derechos están garantizados » en la gran estafa de país que sigue siendo España , » derechos…….» con la » garantía del franquismo ( democrático desde el año 1978)………….» ; o lo que es decir : » con la garantía del Estado.
    Y después de 40 gloriosos añitos con el cachondeo del » viva los reyes y viva los príncipes…..» ; la realidad de este penoso país aflora por momentos ; gracias a un » bichito………..» que solo se puede ver a través de un microscopio .
    Salud y urgente próxima decencia.

  2. Florentino says

    … El citado artículo 116 en su 1º apartado: » una ley orgánica regulará los estados de alarma, de excepción, y de sitio, y las competencias y limitaciones correspondientes».
    Creo María que están cumpliendose, otra cosa bién pudiera ser que haya Comunidades que deseen hacer de Estado, (como el caso de Madrid). Tanto Ayuntamiento y Comunidad estando en manos (políticas) diferentes del Gobierno , lo usen como «ariete» en contra, para lograr amplificar defectos y en buena medida; ¡ tapar la cantidad de malversaciones y conculcación de deberes para con sus conciudadanos !… el empleo de los miles de millones de euros para afrontar la «pandemia», siendo usados para la especulación del «ladrillo y hormigón». El aumento de los PCR, dotación de médicos y ATS… ¡ esto si que queda recogido en los Derechos Humanos, al ser «Universales».
    Leyendo el desarrollo del 116, puedes observar que no se le puede ver como artículo
    «netamente sanitario» y menos como «pandémico», creo que piensa en «otras» normas y para atajar sublevaciones de otro tipo».
    Curiosamente todas y cada una de las «algaradas»habidas en estos días, coinciden con el «ideario ultra» y sus ramificaciones de nombres distintos, pero con el «nexo común» de poner piedras en el camino de un Gobierno que gobierna… ¡ una pandemia !.Aumentando los contagios, haciendo ver que son: «negacionistas», cuando son «neo fascistas» declarados. Ya veremos en qué quedan los arrestados por desorden público y sanitario; que medida ejemplar imponen a aquellos ahijados del «fascismo».
    Hay que apuntar, que esta «carta magna», está pensada de una sola manera y la «Soberanía» que debiera residir en el Pueblo, sea «usada» para la vida, la salud y la dignidad humana… y no en contra de los valores demócratas de la mayoría».
    Las multas de daños sanitarios se deben de cuantificar. Empezando por las «privatizaciones», los «recortes» de personal sanitario, sus inversiones para «atajar» la pandemia y cada uno de los pasos dados por las Comunidades que tienen traspasadas las competencias sanitarias y de orden. No solo el Gobierno del Estado, esa parte de él son las Comunidades y deben de velar por la salud de aquellos que mantienen la sanidad.
    Hay que hacer una mención a los medios de difusión en esta tarea: ¡ Por favor, no olviden la objetividad, denuncien los métodos neo fascistas, paramilitares y revisen el argumentario… ¡ es una mutación del franquismo fascista !.

    Voltaire: «Cuándo el fanatismo ha gangrenado el cerebro, la enfermedad es incurable».

Leave A Reply

Your email address will not be published.