Los mercados llevan a España (y al resto del mundo) a una situación insostenible

9
La titular española de Economía, Elena Salgado, y el ministro francés de Finanzas, Françoise Baroin, ayer lunes, en Bruselas, durante la reunión convocada para preparar y coordinar el Eurogrupo. / Olivier Hoslet (Efe)

No es un adjetivo: España no podrá soportar mucho tiempo la prima de riesgo por encima de 300 puntos básicos. Aunque la paradoja es que no sólo España está en una situación dramática: el sistema, como lo conocemos, se está desmontando como un castillo de naipes. El propio Obama tiene menos de dos semanas para evitar la suspensión de pagos en EEUU.

Ayer, mientras la Bolsa se hundía más del 2,6%, el diferencial de la deuda española finalizó en 340 puntos básicos, una cota descomunal que en el caso de persistir provocaría que los intereses financieros de los bonos fueran prácticamente inasumibles para el Tesoro. En esa zona situaban algunos economistas el punto de ‘no retorno’ o ‘rescate’ hace unos meses, aunque ahora el contexto se ha deteriorado tanto que determinadas miradas indulgentes la elevan a 400.

Cada 100 puntos básicos que se eleva el diferencial con Alemania son 12.500 millones más de euros anuales en costes financieros, más de un 1% de PIB, según datos del propio BBVA. El presidente de la entidad bancaria comentaba que una prima de riesgo superior a los 130 puntos penaliza a nuestra economía. “Bloquea la creación de empleo”. Con más paro, más deuda, por tanto más paro, por tanto... Una espiral terrible.

Hay que aclarar, sin embargo, que España no tiene un problema de deuda pública. Al revés, ronda un 70% sobre PIB, lo que le convierte en un país modélico en este sentido. Lo malo es que si se le suma el endeudamiento privado, la cifra supera el 400%, una ratio que puede ser considerada... de quiebra técnica.

Con un PIB a la baja, estamos en un círculo vicioso. Si el endeudamiento privado se convierte en  mora, debido al paro, esos impagos irán al sistema bancario, que acabará precisando un rescate, por lo que finalmente, la deuda será pública.

Por tanto, es ese 400% el que debe preocupar. Si a esta situación se le añade una prima de riesgo que provoca que el Tesoro, poco endeudado, deba financiarse a unos precios que no puede pagar en el futuro, “tenemos la tormenta perfecta”, comenta Juan Laborda, profesor economista de la Universidad Carlos III y del IEB.

Laborda, eso sí, insiste en que el verdadero problema no es España, sino EEUU e incluso coincide en señalar que la sorprendente irrupción de Standard & Poor´s poco menos que anunciando el impago de Grecia e Italia justo cuando parecía que la crisis griega esbozaba visos de solución puede tener como motivo real esparcir una cortina de humo sobre la principal economía del mundo, que tiene apenas dos semanas para evitar la suspensión de pagos.

El experto comenta que “por desgracia, quienes decían que lo peor ya ha pasado no tienen razón”. Han fallado y, mientras parece aguardarnos una fuerte recesión global, hay que emprender, en su opinión, un plan de reformas financieras que, según las apariencias, no está sobre la mesa de los políticos.

Estos cambios pasan, obligatoriamente, por un empequeñecimiento del sistema bancario, una valoración ajustada de los activos y, por supuesto, “retirar a los actuales banqueros de sus puestos”. Eso, junto a una mayor regulación sobre la banca de negocios que tanto activo tóxico ha lanzado a los mercados y, con urgencia, un desmantelamiento progresivo pero rápido de los paraísos fiscales.

Por tanto, estamos como siempre en manos de los políticos, pero el momento es trascendental. No se solucionará nada ya con más anuncios de estímulos monetarios, cuyo efecto anestésico cada vez es menor. En este caso, ha bastado un documento de S&P para anular el anuncio del rescate griego.

Hacen falta las reformas reclamadas desde hace tiempo. Suena a cantinela, pero la realidad se impone tozudamente. Los lobbies y los políticos han intentado hacernos ver que con inyecciones de liquidez (que paga la ciudadanía más tarde o más temprano) se arregla todo, pero sus teorías ya se han desmontado. Ahora mismo, “sólo tienen futuro los países productores, como Alemania u otras naciones como las nórdicas”, asegura Laborda. ¿Qué nos depara el futuro?

El endeudamiento masivo, la ausencia de reformas, la incompetencia de los políticos y la resistencia a desaparecer de los órganos de decisión de los causantes de la crisis nos lleva a una prima de riesgo cuya consecuencia será un paro sostenido por encima del 20% en España y en EE UU cercano a dicha cifra. A partir de ahí sólo cabe imaginar desórdenes sociales y civiles. Una situación insostenible. Los cambios reales tienen que llegar ya.

9 Comments
  1. Victor says

    Esto es una consecuencia clara del sistema de financiación que han usado las administraciones públicas en los últimos años: el pelotazo inmobiliario. Voy a poner un ejemplo benévolo: lo que en Zaragoza se conoce por «las esquinas del psiquiátrico». Esas esquinas eran un terreno público (DGA y ayuntamiento) y había 2 solares separados, uno enfrente del otro. Uno se le ha dado a una constructora que ha levantado mogollón de pisos, y a cambio enfrente han hecho un polideportivo, una residencia de ancianos y unos edificios de oficinas para la DGA. El incompetente alcalde de Zaragoza salió presumiendo de que esos equipamientos «no le habían costado un duro a los ciudadanos». Mentira, porque los que compren los pisos de enfrente tendrán que pagar 20 años de hipoteca por el piso y otros 20 por la parte que les toca poner de esos equipamientos. Ahí está la gran trampa, si las instituciones hubieran construido esos equipamientos con su dinero, habrían sido ellos los que hubieran tenido que pedir el crédito. Sin embargo así le endiñan la deuda al ciudadano, y ellos presumen de lo poco endeudados que están. Con el agravante de que al ayuntamiento no le pueden embargar, no va a tener que hacer los plenos en medio de la plaza del Pilar, pero al ciudadano que ha puesto el culo en su lugar como deje de pagar las cuotas acabará viviendo debajo de un puente.

  2. xxx says

    mother of god

  3. lalala says

    Mad max…

  4. litu says

    No es obligatorio rescatar a los bancos. Deberíamos no rescatar alguno, que se hunda y luego hablamos con los demás.

  5. Perri el sucio says

    «Con un PIB a la baja, estamos en un círculo vicioso. Si el endeudamiento privado se convierte en mora, debido al paro, esos impagos irán al sistema bancario, que acabará precisando un rescate, por lo que finalmente, la deuda será pública.»

    ¿Y esto desde cuándo es economía? ¿Es que ahora reivindicar economía de mercado es de antisistema? Si un banco quiebra, quiebra. Punto. Nadie dirá que pobrecitos, con lo bien que gestionaron el ladrillo. Eso es capitalismo. Si el banco se nacionaliza y pasa a ser público, podemos llamarlo socialismo (aunque no necesariamente).

    Pero eso de pagar a entidades privadas, bancos, concesionarias de autopistas y sabe dios cuántos más, para financiarles los caprichos sin pedir nada a cambio, eso no es ningún sistema económico. Es mangoneo, y así de bien nos va y nos irá.

  6. borja says

    Por favor pedir a amigos,conocidos,familiares que no voten ni al psoe ni al pp pasarlo por favor.Si nadie vota a estos dos partidos los que ganen tendran que cambiar las cosas sin posibilidad de no hacer nada.Estarian obligados a cambiar la justicia y la leyes electorales la clave es que psoe y pp no tengan ni un voto.GENERACION NI NI,NI PSOE NI PP PASARLO PORFAVOR,hablar de ello con familiares y amigos y que nadie les vote y TODOS A VOTAR.Que voten a quien sea menos psoe y pp gracias.

Leave A Reply

Your email address will not be published.