Nuestro futuro presidente tiene que aprovechar el pase al hueco de Berlusconi

3
Silvio Berlusconi habla con el ministro de Interior de Italia, Roberto Maroni, a la izquierda, y con el ministro de Reformas, Umberto Bossi, durante el voto de confianza en el Parlamento italiano. / Alessandro di Meo (Efe)
[Actualización de las 14:00 horas del 9-11-11 tras el aumento de la prima de riesgo de Italia al nivel del rescate]

Pues sí, cada vez se comenta más en los foros financieros españoles que España ha conseguido un inesperado balón de oxígeno de ese descerebrado tuneado que es Silvio Berlusconi quien, a pesar de sus devaneos futbolísticos, se ha metido goles en propia meta sin parar en los últimos tiempos. Seguramente por eso, hasta su gran defensa Alesandro Costacurta, que ganó tres Copas de Europa con aquél mítico Milan, ha pedido su dimisión recientemente. Para nota.

La soberbia, incompetencia (y otras cosas) de il cavaliere han provocado un terremoto político y financiero donde no lo había e, indirectamente, que España parezca ahora un país algo más estable. Berlusconi nos ha permitido que nos desmarquemos de los países más conflictivos, dándonos un pase al hueco. Ahora queda por ver si después del 20-N sabremos aprovechar la asistencia.

Ataque final por una cuestión  personal

Los mercados han hecho ya de esto algo personal y han lanzado, hartos, un ataque final. De esta, no puede salir otra más que su dimisión inmediata. Más allá de preocuparles la deuda, el desempleo, el déficit público y todo eso, los inversores lo que quieren es que se marche Silvio Berlusconi. El lunes pasado la Bolsa de Milan se disparó, mientras los grandes índices caían, ante la posible dimisión del italiano. Falsa alarma. El martes dijo que se iría después de que se aprobaran determinadas medidas y el castigo ha sido furibundo, con visos de ser definitivo. La deuda al 7,4%, la prima de riesgo a 540 puntos básicos, todo muy por encima de las cotas con que Irlanda fue rescatada. El mensaje es demoledor: los mercados han señalado con el dedo híper acusador a Berlusconi. El problema es él. Muy por encima de la crisis.

Su salida condicionada, que no será nunca antes de unas semanas, según las propias palabras del primer ministro, ha decepcionado y convencido a la comunidad financiera de lo que hay. Berlusconi es ese líder que tiene delirios hitlerianos. Cuando los rusos están a las puertas de Berlín y todos sus colaboradores le suplicaban la firma de una rendición para evitar una carnicería, él continuaba dirigiendo divisiones inexistentes y anunciando una victoria final. Un enrocamiento enloquecido. Una persona no titubeó en arrastrar a todo un pueblo a la debacle. El mandatario italiano ha estado, hasta ayer, pensando que comandaba un país que estaba en la vanguardia europea del crecimiento y la solvencia.

Y en España...

Es importante que quien salga ganador tras el 20-N obtenga una mayoría amplia. Si es Rajoy, como afirman los sondeos electorales y las encuestas posteriores al debate del lunes 7, tiene un camino muy claro. Serán precisos un par de gestos rápidos y convincentes con el sector financiero y con el gasto público. Pero no mucho más, ojo. Lo demás debería ser trabajar despacito y con buena letra, sin hacer el pollo descabezado.

Si toma decisiones rápidas y bien vistas internacionalmente, la deuda española debería rebajar su tipo de interés. Actualmente está en el 5,60%, una cota que hasta hace menos de un mes helaba la sangre pero que, al lado de Italia, es incluso bien vista. Cosas de la vida. Ahora, es imprescindible lograr bajar la rentabilidad de nuestro bono, porque esto se traducirá en una mejora de la confianza sobre nuestra economía y la consiguiente posibilidad de refinanciar los vencimientos masivos previstos para el año que viene, superiores a los 200.000 millones de euros entre bonos soberanos y deuda privada.

A la mayor parte de los españoles eso les queda muy por encima y les parece una cosa de millonarios especuladores. Pero si el Tesoro refinancia bien sobre el escenario de una mejora de la percepción sobre nuestra economía habrá mucho terreno ganado, sobre todo si otros países cercanos siguen igual de mal. Es muy duro para la ciudadanía escuchar que igual hay algunos recortes sociales, pero si sirven para que gracias a eso se estimule un poco la economía, baje la prima de riesgo y entre algo de dinero foráneo, lo notaremos todos.

Empezando por los parados, porque se frenaría así la destrucción de empleo y podría empezar a pensarse en crecer un poco. Sólo por encima del 2% anual nuestra economía generará puestos de trabajo, y eso ahora mismo está a años luz. Para llegar a crear puestos de trabajo, en primer lugar hay que salir de la recesión o el estancamiento y eso sólo se alcanzará con una terapia de choque que frene la hemorragia del momento.

Las medidas de ajuste no tienen que ser necesariamente recortes. En gasto autonómico y sanitario se pueden hacer muchísimas cosas para optimizar los enormes montantes totales. Una vez más, es imprescindible hablar de compromiso contra la corrupción, seguramente el apartado en el que hay que ser más escéptico, vista la nula disposición y el pactismo bochornoso de los grandes partidos para afrontar esta cuestión.

Sinceramente, es preciso que todos nos creamos que podemos ver la luz al final del túnel con un poco de voluntad política, de Rajoy, de Rubalcaba o de quien sea. En Italia siguen empeñados en seguir en primera línea de castigo. El inefable Berlusconi dice que se va, pero cuando esté todo arreglado. La oposición insiste en que se marche. Él, se apunta el nombre de los diputados disidentes. Los mercados lanzan un ataque definitivo. Un caos al que aun le falta bastante por resolver. Eso es bueno para nosotros, pero debemos rematar a gol.

 

3 Comments
  1. carlos says

    «El punto de no retorno» http://bauldelsastre.blogspot.com/2011/11/el-punto-de-no-retorno.html
    La crisis financiera que ha provocado la caída de Berlusconi

  2. FRANCISCO PLAZA PIERI says

    Las guerras, todas, de todos los tiempos, fueron guerras de intereses.
    A ver, sino, aquellas.y.estas guerras de religiones…
    Desde más allá de siempre, así fue…
    Nadie con mayor interés que la religión, la que sea, en esto de la ‘pasta’.
    Matan y mueren, perdon: matan.y.mandan morir… ellos, los mandatarios siempre mandan a otros morir en nombre del dios inexistente…
    ellos no son nada tontos…
    id y defended a alá, aunque os manden ala-mierda…
    ¡qué listos son ellos, los jefes!
    »’Todos.ellos»’, los jefes, no dejan de engordar… ahí los tienes… cebados, sí, »’Todos.ellos…»’

  3. asd says

    Berlusconi es un sinverguenza, pero gano unas elecciones. Que «los mercados» fuercen la voluntad popular echandolo es aun peor. ¿Alguien duda quien va ganando esta guerra?

Leave A Reply

Your email address will not be published.