Morirse a partir de septiembre será 455 euros más caro

1

Habrá que ponerse en modo práctico, como señala el Gobierno. Hacer las cosas si convienen al bolsillo. Y puestos en esta situación, quien piense morirse en los próximos meses, que lo haga antes de septiembre. De lo contrario, a sus seres -más o menos queridos pero los que tengan al fin y al cabo que asumir el coste del sepelio- les va a salir por un pico. El cambio en la clasificación del IVA que afecta a los servicios funerarios y que anunció ayer viernes el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, tras el Consejo de Ministros, supondrá un incremento del coste de la muerte que puede estar entre los 195 euros (coste medio de 1.500 euros que tiene un servicio funerario, según las asociaciones de empresas del ramo) y los 455 euros (si se atiende al coste medio de 3.500 euros por sepelio que dan las organizaciones de consumidores).

Publicidad

El Gobierno ha decidido dejar dentro del IVA reducido (que paga actualmente un 8% pero que desde septiembre pasará a ser del 10%) únicamente los transportes, la hostelería y las bebidas no alcohólicas. El resto de servicios incluidos hoy en el IVA reducido, incluidas las discotecas, el circo y los servicios funerarios, (englobados en un lapsus por el ministro dentro del apartado “otros espectáculos”) pasan a pagar el IVA general, que desde septiembre se incrementa desde el 18% actual, en el que se situó a mediados de 2010, al 21%.

Publicidad

El otro gran cambio en la clasificación del IVA tiene que ver con la vivienda, cuya adquisición dejará de tener deducción a partir de 2013 pero que además pasará del IVA superreducido que paga ahora (4%), como decidió temporalmente el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y prorrogó el de Mariano Rajoy, al régimen reducido. Es decir, la vivienda nueva, que es la que paga IVA, pasará a pagar un 10%, situándose por encima del 8% que paga la vivienda usada, ya que esta en lugar de IVA paga impuesto de transmisiones patrimoniales. Otra cosa es que este último gravamen, por ser competencia de las comunidades autónomas y dada su asfixia financiera, se suba para equipararse con el IVA.

Montoro ha reconocido que el incremento del IVA es una medida que va contra la equidad de todos los ciudadanos, una “medida más ciega”, según la ha denominado el ministro. Pero, como todas las reformas que está acometiendo el Partido Popular, volvió a ser achacada a la herencia recibida y a los tres puntos de déficit por encima del objetivo comprometido con que se cerró 2011. No se habló, como también es habitual, de qué parte de las comunidades autónomas, en concreto de las gobernadas por el PP, fue causa del desvío.

Leave A Reply

Your email address will not be published.