Toxo, Rajoy, Méndez, la foto de los 3.500 millones

5
De izquierda a derecha, Igancio Fernández Toxo, Mariano Rajoy y Cándido Méndez durante la presentación en Moncloa de la Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven. / lamoncloa.gob.es

El plan de choque ya está aquí, ¡y con foto oficial en La Moncloa!, una de esas fotos vacías y perversas cuando el muñeco de en medio no era Rajoy, cuando la piñata llevaba el careto de Zapatero. Pues eso, que el plan de choque ya está aquí y que el casi medio millón de jóvenes que sufren el rodillazo del desempleo pronto escucharán las trompetas que llaman al emprendimiento, a los minijobs, al salario basura y al empleo sin derechos, pero empleo al fin y al cabo.

¿Y cómo va a conseguir el Gobierno todas esas cosas? Con la Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven 2013-2016, que son cien medidas que, como los mandamientos, se resumen en quince. Y no son quince medidas cualesquiera, no, son quince medidas de choque, como los autos de las ferias. Rajoy ha cogido el desfibrilador y va a empezar a aplicarlo sobre el tórax de los jóvenes, que, por cierto, lo tienen hecho polvo no se sabe si de fumar o de gritar en las calles, o de las dos cosas.

Publicidad

Hagamos un pequeño repaso sobre los ingredientes de este nuevo bálsamo de Fierabrás que ayer presentó en sociedad el presidente del Gobierno. En el bloque de las medidas relacionadas con la Educación, Formación y Mejora de la Empleabilidad, las de choque-choque son dos que, leídas en su literalidad, suenan a documento antiguo y ya comprometido otras veces antes. Bueno, son estas: extender los programas formativos dirigidos a la obtención de certificados de profesionalidad y compromiso de contratación, y desarrollo de estímulos para obtener el título de Educación Secundaria Obligatoria. O sea, el choque total.

Otro grupo de iniciativas se agrupa bajo el epígrafe Fomento del Autoempleo y el Emprendimiento, el cielo en la tierra del individualismo liberal: yo frente al mundo, y que se atrevan a quitármelo. En este capítulo las medidas se centran en facilitar las cosas a aquellos que se decidan por ser su propio jefe fundamentalmente mediante la reducción de las cuotas sociales durante los primeros meses de su actividad (tarifa plana de 50 euros durante seis meses para las nuevas altas de jóvenes autónomos a la Seguridad Social, compatibilización durante nueve meses de la prestación por desempleo con el inicio de una actividad por cuenta propia, ampliación hasta el 100% de las posibilidades de aplicación de la capitalización por desempleo o la puesta en marcha de microcréditos, esto último dicho así, sin detallar más). Este refrescante paquete de medidas, que inexplicablemente no recoge subvenciones para el blanqueo de los piños, tiene un problema: por muy emprendedor que sea uno, será difícil hacer negocio mientras ahí fuera no haya gente con posibilidades de comprar lo que yo quiero vender.

Otros apartados, como el encabezado con el simpático título Saber emprender, que el Gobierno llena de contenido con esta explicación (creación de oficinas de referencia en los Servicios Públicos de Empleo especializadas en el asesoramiento del emprendedor) o la puesta en marcha de un portal único de empleo, tampoco parece, por muy de choque que sean, que vayan a aportarnos resultados en el corto plazo.

Se plantean también cuestiones digamos que, cuando menos, exóticas, propias del mundo feliz ese que, por lo visto, no nos ha tocado vivir, como el llamado contrato generaciones –es de justicia reconocer el esfuerzo del departamento de marketing del Gobierno- que plantea que los jóvenes que contraten de forma indefinida a desempleados de larga duración mayores de 45 años –con el objeto se supone de beneficiarse de su experiencia- tendrán una reducción de la cuota de la empresa a la Seguridad Social por contingencias comunes del 100% durante el primer año, como en el Mago de Oz (sin hache y sin martillo, claro).

CCOO y UGT han venido advirtiendo, desde hace semanas, que este conjunto de medidas de muy limitado alcance no servirá para corregir las abrumadoras cifras de desempleo juvenil, que solo revertirán en el caso de que el Gobierno abandone su obsesión por el déficit y los ajustes y ponga en marcha políticas de estímulo al crecimiento; que solo revertirán si se desanda la tortuosa senda emprendida con la reforma laboral, si se deja de recortar en Educación…

Y entonces, ¿por qué han participado Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo en el guateque organizado esta mañana en Moncloa junto a lo mejor del Gobierno y a los dirigentes de la patronal? Sobre este asunto los sindicatos dicen tres cosas: que lo que se presentó ayer no fue un acuerdo porque los sindicatos no han acordado nada, que lo han hecho como gesto de buena voluntad para que el Gobierno recupere la senda del diálogo social y abandone la de los decretazos y, fundamentalmente, que lo han hecho porque el Ejecutivo ha puesto sobre la mesa 3.500 millones para fomentar el empleo de los jóvenes en los próximos cuatro años. En este sentido subrayan que, tal y como están las cosas, que el Gobierno no solo no se lleve el tapete, el cenicero y los garbanzos que hacen de amarracos en la partida, sino que encima ponga algo de dinero encima de la mesa para empezar a abordar tan dramático asunto,  por insuficiente que parezca, es, cuando menos, una novedad... Y es que debemos venir de muy atrás... De muy lejos.

5 Comments
  1. Runaway says

    Y se reían de las ocurrencias de Zapatero, un bobo que no se enteraba de nada…Un euro para crear una empresa…¿Y las demás trabas qué? Al margen de que quien es el valiente, o más vien el suicida, que abre una empresa o comercio, cuando cada vez hay menos demanda interna y con los recortes salariales y la subida de precio e impuestos la gente cada vez tiene menos capacidad de consumir?

    Hace una semana o así venía una entrevista de El Pais a un economista alemán. Decía que a España aún le quedaba diez años de recesión y que después del 2023 tendríamos un 30% de devaluación interna. Lo cual quiere decir que vamos camino de ser un país subdesarrollado del Tercer Mundo. Santiago Niño lleva algunos años diciendolo y ha confirmado en otra entrevista lo que dice su colega alemán y que en España no bajará del 20% de paro en décadas.

    Están engañando a la población y muchos se creen la propaganda del gobierno, como un ex-compañero que vino a verme hace unas semanas a casa, que decía que en los próximos meses ya iba a empezar a moverse la cosa. Sí hombre, sí…el aire se va a mover.

    Tengo un sobrino que trabaja -de momento- en Isofotón, una puntera y exitosa empresa malagueña que fabrica y exporta placas y paneles solares. Hace unos años instalaron su nueva fábrica en el Parque tecnológico de Málaga y fue el Rey a inaugurarla. Ha recibido millones de euros en subvenciones de la Junta de Andalucía, le ha entrado capital alemán y japones, y a pesar de ello y de las exportaciones, en virtud de la Reforma Laboral, han presentado este mes un ere por el cual pretenden depedir a la mitad de la plantilla y a los que queden reducir salarios.

    Tengo otro sobrino enfermero, que estuvo en Inglaterra y ahora acaba de llegar de haber pasado tres años en Estados Unidos. Dice que se volverá a ir, que aquí no hay nada que hacer. Si el gobierno quiere emprendedores que tome ejemplo de los Estados Unidos o de los países anglosajones, donde dan toda clase de facilidades. Aquí a los únicos que les dan facilidades, sobres y subvenciones es a los especuladores, defraudadores, corruptos y toreros. Un euro para el emprendedor…de parte de Winston Chuches. Al menos con el patoso Mister Bean nos reíamos, pero éste máltida la gracia que hace. Nunca pagará el imenso daño que está haciendo.

  2. Austrohúngaro says

    Vamos a ver, soperros: la reforma laboral no contiene ni una sola medida de ayuda a la contratación, sólo al despido, la desregulación salarial, el incumplimiento o descuelgue de los convenios y el consumo del derecho al desempleo por los putos eres que interesan a las empresas. Ahora que han despedido a 877.000 trabajadores en menos de un año, el ritmo de 2000 parados más al día no puede seguir porque ven el peligro de que miles de jóvenes con chalecos antibalas asalten La Moncloa y varios ministerios y le peguen fuego. Y entonces con 900 € de la corrupta UE y una miaja de lo que roban de nuestros impuestos para dárselo a los putos especuladores de la banca y sus allegados presentan un plan de fomento de la explotación juvenil con los sindicatos de comparsa. ¡Vausté a la mierda con el bárcenas y la cospe y el arenas y la muero, hombre!!!

  3. ANTONIO says

    Esta película la había visto, lo nuevo han sido los actores secundarios que han hecho un papelon

  4. Luis María González says

    Los sindicatos no son agrupaciones de ciudadanos/as alejados de los problemas de la gente en su centro de trabajo. Son herramientas de reivindicación, movilización y propuesta, unas veces a través del conflicto social, otras en una mesa de negociación. Y se negocia con empresarios y poderes públicos, sean estos locales, autonómicos o del gobierno de Rajoy. Lo importante es pensar en los trabajadores, en sus problemas y soluciones. Y para eso están los sindicatos. Nadie debe sorprenderse de la presencia de Toxo y Méndez en un acto de presentación de un plan de empleo juvenil, por limitado que sea su impacto. Un 55% de los jóvenes españoles están en paro y las medidas en este sentido son urgentes. Aunque, como tantas veces han dicho CCOO y UGT, sin cambiar la política económica e incentivar la actividad económica y el empleo, todo será un simulacro.

  5. 14 de abril says

    Totalmente de acuerdo Runaway.Nunca pagara el inmenso daño que esta haciendo

Leave A Reply

Your email address will not be published.