La reforma laboral asesta su segundo hachazo

5
De izquierda a derecha, Candido Méndez (UGT), Alfonso Alonso (PP) e Ignacio Fernández Toxo (CCOO), durante la reunión que mantuvieron ayer en el Congreso. / Kiko Huesca (Efe)

La reforma laboral aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy en febrero de 2012 aposenta sus reales sobre dos patas: una estaba destinada a facilitar la salida del mercado de trabajo de cientos de miles de trabajadores abaratando el despido, tal y como hemos comprobado hasta la fecha y hasta el hartazgo de los 6,2 millones de parados. La otra pata también la estamos sufriendo, pero a partir del próximo 7 de julio, San Fermín, por cierto, algunos la pueden sufrir más, mucho más.

Esa segunda pata va destinada no a los que hay que echar, que ya los han echado a casi todos (medio millón de parados más desde que se aprobó la reforma), sino a los que se quedan en la empresa, y su principal objetivo es la reducción salarial y el tronchado de los derechos de los trabajadores mediante la lapidación de la negociación colectiva, objetivo primero, y lo que es peor, también último, de la reforma laboral.

Publicidad

La aplicación del llamado límite de la ultraactividad pone a 2.738.000 trabajadores en riesgo de perder la cobertura de su convenio de aquí a poco más de un mes. Y eso de la ultraactividad qué cojones es, como dirían en mi pueblo. Pues eso es que antes de la reforma laboral, cuando un convenio vencía, si no se llegaba a un acuerdo para el próximo, el anterior seguía en vigor. Ahora eso ha cambiado y, si no hay acuerdo, el convenio se extingue y el empresario puede imponer las condiciones laborales y salariales de convenios superiores, con menores retribuciones y menos derechos. Así que, con esta bicoca, ¿a qué empresario le interesa negociar? ¿Conoces tú alguno?

En un intento encomiable pero de dudosa utilidad (el tiempo lo dirá), los sindicatos firmaron la pasada semana con la patronal un acuerdo para prolongar la ultraactividad de los convenios. En este caso, como en los anteriores acuerdos nacionales de negociación colectiva, lo que se firma es una recomendación que hacen las cúpulas de las organizaciones firmantes a sus afiliados para que respeten una serie de pautas en la negociación de cada empresa. Y en este caso, como en los anteriores, tanto empresarios como representantes sindicales pueden respetar o no esta recomendación.  Hasta la aprobación de la reforma laboral, la susodicha ultraactividad animaba a los representantes empresariales a negociar ante la inevitable prolongación del convenio anterior, pero ahora eso ha cambiado. ¿Para qué negociar si, de no hacerlo, la irremediable conclusión será, pongamos por caso, la aplicación de un convenio sectorial de indudables ventajas para el empresario respecto al que regía hasta ahora en su empresa?

Así que los sindicatos han hecho lo que se supone que podían hacer, que es poco, y han conseguido que CEOE y CEPYME plasmen  su firma en un papel que anima, pero no obliga, a sus afiliados.

¿Y qué se puede esperar de esto? Pues teniendo en cuenta el desprecio absoluto de gran número de empresarios a las cláusulas de revisión salarial firmadas antes o en el momento del estallido de la crisis, parece que poca cosa.

Y por si esto fuera poco, los amigos de Bruselas le dicen a Mariano que se ponga las pilas, que haga una evaluación de la reforma laboral (en lo de la precarización del empleo y en lo de haber mandado al limbo de la nada a miles de trabajadores que ya no cumplirán los cincuenta va a poder sacar pecho) y vaya pensando nuevas putadas para los de la nómina. Los representantes sindicales tienen claro que, con este panorama, la lucha tendrán que darla los trabajadores en cada empresa, en la negociación de cada convenio. Eso es lo que toca ahora, digo.

5 Comments
  1. juanjo says

    Señores, la cosa está cada vez más clara. El Rajoy en enemigo del mundo del trabajo. En consecuencia, o terminamos con el Rajoy y sus chorizos o el Rajoy y sus chorizos terminan con nosotros.
    …DIMISIÓN

  2. Marifé says

    Estoy harta de que me lo toquen… (el convenio)

  3. Ronteky says

    Estos PPeros van a batir el récord incluso de las huelgas generales. Y sino al tiempo …

  4. juan gaviota says

    Los peperos al igual que antes el psoe, solo son responsables de leer el guión. Los que lo escriben son oscuros personajes a los que nadie vota y que se reúnen secretamente para dirigir los destinos de los tontos útiles que siguen dando el voto a sus testaferros.
    Una vez dicho esto ,auguro sin temor a equivocarme ,que el paro va a subir en forma directa a la bajada de los salarios+la bajada de las pensiones + el recorte de funcionarios+la estafa de las preferentes+las huelgas parciales y totales+la fuga de capitales+la fuga de cerebros +el saqueo de la banca+ la indiferencia ó/y pitorreo de los poltroneros; Todos estos sumandos y algunos más son los que forman la espiral descendente que no puede parar fundamentalmente por dos motivos .
    1º,porque el sistema está colapsado.
    2º,porque los Españoles no somos dueños de nuestro destino.

  5. paqui gascon says

    estos recortes su base son de una ideologia de clases .Mientras unos pocos seguiran disfrutando de una vida de lujos y derroche a los tabajadores/as de este país nos haran morder el polvo.No hay derecho

Leave A Reply

Your email address will not be published.