La justicia obliga a Coca-Cola a pagar los salarios de los despedidos desde junio

Imagen de una de las protestas de los trabajadores de Coca-Cola de la planta madrileña de Fuenlabrada. / Efe
Imagen de una de las protestas de los trabajadores de Coca-Cola de la planta madrileña de Fuenlabrada. / Efe

La sala de lo social de la Audiencia Nacional ha admitido las solicitudes planteadas por los sindicatos CCOO y UGT de ejecución provisional de la sentencia que declaró nulo el pasado mes de junio el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) del embotellador único de Coca-Cola Iberia Partners, que afectó a 1.190 trabajadores y conllevó el cierre de cuatro plantas (Alicante, Palma de Mallorca, Fuenlabrada y Asturias).

Entre otras cosas, la Audiencia Nacional ordena a la empresa que abone a los trabajadores los salarios debidos, con sus intereses correspondientes, desde la sentencia que declaró la nulidad del despido el pasado 12 de junio y que siga abonándolos mientras se tramita el recurso de casación presentado por la compañía ante el Tribunal Supremo.

Publicidad

El escrito reitera la "nulidad del despido colectivo recurrido y el derecho de los trabajadores afectados a la reincorporación a su puesto de trabajo, condenando solidariamente a las empresas demandadas a la inmediata readmisión de sus respectivos trabajadores despedidos, con abono de los salarios dejados de percibir".

El secretario de Acción Sindical de CCOO, Ramón Górriz, ha expresado su satisfacción por el contenido de la decisión judicial, que vuelve a dar la razón a los sindicatos y a los trabajadores en este largo y duro conflicto.

Górriz cree que Coca Cola debería tomar buena nota y asumir que en las relaciones laborales no vale todo. “Las argucias e intentos de burlar o desvirtuar las decisiones judiciales no han dado resultado y sería conveniente que, a partir del cumplimiento estricto de la misma, normalizase la actividad laboral y la relación contractual con los representantes de las trabajadoras y trabajadores”.

El niño del anuncio ese tan tierno que la multinacional de la chispa de la vida ha desparramado por nuestras casas en estos días previos a la Navidad, el anuncio del niño que tras ganar con una redacción el premio Coca-Cola pregunta a su mamá si la compañía se lo quitará cuando se entere de que no le gusta la Coca-Cola, y que no se lo quita, que se lo dan, porque la fábrica de la chispa es como es y sus iniciativas solidarias no reparan en esas menudencias, bueno, pues el niño ese, o cualquier otro niño, ya tiene un buen tema para la redacción del próximo año: ¿Se puede tolerar que una compañía con beneficios millonarios ponga en la calle a cientos de trabajadores que han contribuido con su trabajo a esos beneficios con el único objetivo de contratar a otros que los sustituyan con contratos más baratos y con menos derechos laborales? ¿Le quitarían los de la ONG mediática de la Coca-Cola el premio al niño del anuncio si escribiera sobre eso? A ti qué te parece... ¿Mamá, me quitarán el premio cuando se enteren de que mi padre es uno de los despedidos de Fuenlabrada?