El mito de los emprendedores y la “atomización de la clase trabajadora”

  • Charlamos con el autor del libro ‘La Burbuja del emprendimiento y la atomización de la clase trabajadora' (Decordel,2018)
  • Hace una pequeña reflexión personal sobre cómo el discurso del emprendedor ayuda a aislar a los trabajadores

Se llama José Manuel Martínez y es emprendedor, un emprendedor muy diferente a Mark Zuckerberg o Amancio Ortega. No montó una empresa para hacerse rico, sino para tener un medio de vida después de ser despedido de su trabajo en 2012. Este experimentado autónomo ha decidido escribir el libro ‘La Burbuja del emprendimiento y la atomización de la clase trabajadora’, una reflexión de 114 páginas sobre su propia experiencia que ha sido publicada por la editorial Decordel, que él mismo acaba de fundar con unos amigos. Pretende desmitificar esa figura del hombre valiente, hecho así mismo, que trabaja 24 horas al día y cuya aspiración es contratar a trabajadores y enriquecerse ajustando los recursos al máximo. 

Martínez ha rebasado los 40, fundó su propia empresa hace seis años y se mueve por el mundo digital. Sin embargo, no se identifica con ese término tan manido que los gobiernos han usado de forma desmedida durante la crisis para aligerar las listas del paro. Después de años de experiencia se ha sentado a escribir. No es un ensayo sesudo, ni un estudio de la cuestión, sino una reflexión personal. En el libro sostiene que la figura del “emprendedor” ha sido utilizada para precarizar las condiciones de la clase trabajadora  (y para dividirla) más que para estimular la creación de empresas.

Publicidad

“En España se utiliza como ejemplo a Amancio Ortega […] obviando las sombras que le acompañan en el camino recorrido desde sus inicios en Ferrol hasta su dominio de la moda de bajo coste: fabricación con mano de obra esclava, evasión de impuestos, etc.”, reflexiona en el libro. Son matices importantes porque están fuera del alcance del pequeño empresario, que monta un negocio con los ahorros de sus familias y amigos. Tampoco todo el mundo tiene dinero para fracasar antes de triunfar.

Publicidad

Por eso, ha decidido escribir este breve libro desmitificando esa figura del emprendedor hecho así mismo, que trabaja 24 horas al día y cuya aspiración es contratar a otros trabajadores y hacerse rico pagando sueldos de miseria. “Hay una clase política obsesionada con el apoyo a los emprendedores y con este concepto de emprendimiento. Por eso pusieron la tarifa plana de 50 euros y permitieron capitalizar la prestación de desempleo“, apunta. En muchas ocasiones, el resultado no es el esperado: en un año, los antaño emprendedores han agotado su dinero y son devueltos al estancado mercado laboral, pero sin colchón económico. En los últimos años comienzan a surgir historias de emprendedores que se arruinaron persiguiendo ese camino heroico. 

Esta propuesta de los poderes públicos no habría tenido tanto éxito sin la ayuda de los medios de comunicación. Martínez se queja de la “burbuja mediática” que ha protagonizado este tema en los últimos años, pero advierte de que se publicaba mucha información, pero poco “útil” y aparecen las confusiones. Este empresario ejemplifica con una charla que ofreció en la universidad, donde vio que ese espíritu emprendedor se estaba distorsionando: “Ahora los chicos más jóvenes creen que pueden hacerse ricos diseñando aplicaciones, sin adquirir conocimientos ni experiencia”. Las cifras que incluye en el libro ponen los pies en la tierra: “9 de cada 10 startups no superan los tres años de vida”.

Aunque pueda parecer confuso y caótico que Martínez meta en el mismo saco a pequeños empresarios y falsos autónomos, él lo justifica englobando todo el fenómeno con un final común: la obsesión con la salida individual. “Ensalzan el emprendimiento de ciertas personas para proponer otros modelos de trabajo distintos al asalariado y que el sentimiento de culpa les lleve a los desempleados a decir ‘si yo no trabajo es porque no quiero, porque puedo coger una bici’”, explica.

El hombre hecho así mismo: una trampa

Martínez no reniega del emprendimiento, pero sí de ese discurso tramposo donde el autónomo que trabaja todo el día es el ejemplo del éxito y el asalariado una persona acomodada y sin ambición. “Se presume de que el emprendedor nunca se pone malo y trabaja 24 horas al día. Para mí eso es una desgracia”, explica el autor, que más que una virtud, califica esta exigencia como un “defecto del sistema”.

Según Martínez, al neoliberalismo le interesa crear ese relato, donde el emprendedor es un superhéroe que ni descansa ni enferma, y un mercado donde no haya organización y sí un montón de individuos ofreciendo servicios y compitiendo sin ninguna conciencia común. Ahí es donde el autor hace una comparación que no comparían los marxistas más ortodoxos: “La desactivación de los mitos no tiene mayor intención que la de equiparar al emprendedor con el resto de trabajadores. Una vez quitadas las capas que envuelven al individuo, lo que queda es la clase social a la que pertenece“. 

Esta idea se va formando a través de un discurso que el autor define como el “orgullo del sufrimiento”, que los políticos potencian cuando hacen declaraciones diciendo que no se van de vacaciones, como Pablo Casado o Cristina Cifuentes. El mensaje que lanzan que renunciar a los derechos en favor del trabajo es meritorio. Este discurso cala entre los propios asalariados. Por un lado, se desprestigia al trabajador que cumple con lo pactado y se ciñe a su horario laboral, a través de frases como “se le cae el boli cuando llega su hora”.