Revuelta: “Si el nuevo casero de tu barrio es un fondo buitre, estás perdido”

  • Charlamos con esta activista de la Plataforma contra los Fondos Buitre sobre cómo operan estas empresas

Mercedes Revuelta lleva años viendo desahucios, pero no ha perdido su capacidad de decepcionarse y de exasperar ante las injusticias. Su última batalla se llama Soraya, una mujer de 30 años a la que amenaza un desalojo de su casa de Madrid junto con sus tres hijos, uno de ellos un bebé de 30 días.

Es miembro de la Plataforma contra los Fondos Buitre, desde la que observa cómo los fondos de inversión compran miles de viviendas a los bancos, echan a los inquilinos de toda la vida y las revenden. “La gente no para de sufrir con el tema de la vivienda. Hay gente triste, gente enferma o que se suicida”, explica sobre la enorme emergencia social que siguen produciendo las letras impagables o los alquileres al alza.

Publicidad

Su sensación impunidad es tal que Paul Singer, dueño de NML Capital, llegó a demandar al Estado de Bélgica cuando el país legisló sobre la actividad de este tipo de empresas con respecto a su compra de deuda. Charlamos con esta activista sobre quiénes son los fondos buitre, su avance en España y cómo cambian los barrios.

Publicidad

—¿Por qué los fondos buitre están tan interesados en el ladrillo español?

No solo en el español. Están interesados en sacar unos beneficios estratosféricos. Si además es en un país donde no está nada regulado sobre cómo invertir, como en el caso de España, mejor. En estos momentos, el ladrillo les da estos beneficios en muy poco espacio de tiempo. Están comprado a 23 y vendiendo a 210. Es un beneficio salvaje con un tema esencial para los españoles. Están en muchos países, especialmente, en los que están en crisis.

—¿Cuándo empezó a dispararse la compra en España? ¿En qué momento se les abrió la puerta?

Es una situación creada y planificada política y financieramente. Cuando España estaba tratando de coger aire durante los años de crisis, los fondos de inversión y los políticos estaban reorganizandose para llegar a este momento. Mientras el ciudadanos de a pie trataba de sobrevivir, ellos cambiaban las leyes y compraban a lo bestia. En los diez últimos años se ha modificado la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) para que los contratos acabaran en tres años y no en cinco. A los tres años el casero te puede echar, ¿qué familia va a vivir en un barrio si a los tres años tiene que cambiar a su hijo el colegio? Cambiaron la ley para que los fondos se convirtieran en socimis y a los tres años no tuvieran inquilinos y pudieran vender.

Modificaron también el reglamento de las socimis y su fórmula fiscal. Las socimis ya existía en la época de Zapatero y no daban resultado porque tenían impuestos más altos.Llegó el PP y las reformuló para que pagaran menos. Una de las personas que abrió la puerta de par en par a estos fondos fue el exministro Luis de Guindos. Había trabajado como director de Lehman Brothers para España y Portugal. Por último, la propia situación también cuenta. Ahora en España todo el mundo puede comprar vivienda sin pudor y en paquetes de miles. 

— ¿Hay barra libre legislativa para los fondos de inversión?

Hay países de Europa donde sí existe legislación sobre sus ganancias y tiene regulación como cualquier otro empresario que quiera ganar dinero, que es muy legítimo. En Reino Unido, Francia o Bélgica existen unas buenas leyes sobre los fondos buitre. No son enriquecedores, no crean puestos de trabajo, no hacen fábricas. Empobrecen el país y ganan para sus accionistas.

—El nuevo Gobierno lleva pocos meses, pero ¿en la plataforma tienen la esperanza de que cambie algo?

“La Sareb tiene que convertirse en el parqué de vivienda pública de este país”

Llevan dos meses y medio, no se les puede exigir mucho, pero tenemos antecedentes del gobierno del PSOE. Tenemos que recordar que el PSOE fue el de los desahucios exprés. Creó decenas de juzgados en España dedicados solo a desahuciar familias. En Madrid se montaron 10. Se tienen que reformular. Una de sus primeras medidas estrella es construir 20.000 viviendas para el alquiler. Está muy bien, pero son medidas a 6 u 8 años de plazo y esto es una situación de emergencia. Por tanto, necesitamos medidas de emergencia. Hay que plantear otros cambios, como que la Sareb pare de vender viviendas a fondos de inversión. La Sareb tiene que convertirse en el parqué de vivienda pública de este país. Muchas de las viviendas que tiene son de desahuciados, suelos de quiebra de promotoras, etc. La Sareb se creó para salvar bancos. Una parte con dinero público y otra con dinero avalado por el Estado. El parqué de vivienda pública en España es ridículo.

Necesitamos el contrapoder al mercado libre: un mercado público. Hasta en el mercado del automovil el Estado regula y promueve el plan Renove. El derecho a la vivienda está en la Constitución española y tiene que tener su función social.

— ¿Por qué las administraciones públicas no se han metido en la compra de vivienda pública al igual que hacen los fondos?

Porque no tienen buenos gestores.En Madrid, por ejemplo, tanto la Comunidad como el Ayuntamiento tienen concursos de vivienda pública con 150 viviendas cada uno. No plantean mal precio, están comprando a uno mayor de lo que compran los fondos. Pero estos concursos de compra tienen muchas cláusulas. Los fondos compran packs de viviendas donde entran desde vacías hasta viviendas con ocupación o con inquilinos. Hay que comprar paquetes y negociar bien con el banco. Si hay familias que están ocupando se puede estudiar su situación y ver si necesitan un alquiler. Si hay inquilinos, los mantienes. Si después te quedan 2.500 vacías de 5.000 pues ya son 2.500 que tienes libres y que has comprado una media de 30.000 euros.

Son dos administraciones ideológicamente contrapuestas.

En temas de vivienda no debería haber ideología, si no que la administración debe ser práctica. El Estado tiene el dinero, las Comunidades las competencias y los ayuntamientos la cercanía. La vivienda necesita un gran pacto de Estado en el que se organice todo este maremagnum de despropósitos. Además es totalmente inoperante. Hay que sentar a los movimientos sociales, los expertos y a los partidos políticos, que son los gestores, y ponerlos de acuerdo. Llevamos 10 años perdidos. La gente no para de sufrir con el tema de la vivienda. Deja gente triste,  enferma o que se suicida. Y seguimos cruzados de brazos planteando situaciones como construir 20.000 viviendas a seis u ocho años.

— ¿Y se ha legislado con la misma intensidad para parar los desahucios?

No se ha hecho nada. En este país aún hay desahucios.  Hubo 70.000 en 2017, la mitad de ellos de primera residencia. Eso es lo básico. Hace unos años eran mayoritariamente de hipoteca, ahora son de alquiler, ¿dónde va a ir la gente? Si ya no puede pagar la hipoteca ni el alquiler.  Estamos llevando a la gente a la desesperación, a ocupar vivienda, que es el desamparo total.

— ¿Quién está detrás de los fondos buitre?

“¿Por qué no les exigimos a los fondos buitre su parte de responsabilidad social?”

Pues Paul Singer, por ejemplo. Hay algunos nombres y apellidos. A muchos no les conocemos y a otros los estamos conociendo ahora, ¿por qué no les exigimos a los fondos buitre, que vienen a especular, su parte de responsabilidad social? Hemos estado viendo las escrituras. Se pagan 23.000 euros o 30.000 por una vivienda de 80 metros en un barrio normal de Madrid. Ya han comprado la ganga, así que pueden dar  un alquiler social o especial a las familias que lo necesiten.

— ¿Mientras las familias pagan 120.000 euros por un piso los fondos los compran a menos un tercio de ese precio?

Muchísimo menos de un tercio. Los fondos suelen actuar en las ciudades principales o que tengan atractivo turísticamente, como las situadas en la costa. Así que no hay viviendas de 125.000 euros si no de 180.000 para arriba. 

— Cuando un fondo buitre compra viviendas a los bancos, ¿a qué las dedica? La lógica del mercado diría que con más viviendas, más bajan los precios, pero no es lo que ocurre.

Para empezar, la ley fue reformada para que cuando se compre un bloque entero, los vecinos que quedan no tengan derecho de tanteo y retracto y que no tengan posibilidad de comprar esa casa en la que ha estado toda la vida. Los fondos buitre no están sacando al mercado todo lo que están comprando porque eso haría bajar los precios. Las tienen retenidas porque el bien que han comprado a ese bajo precio lo van sacando el mercado muy poco a poco. Ahora, de hecho, están provocando una gran escasez. Es difícil encontrar una vivienda en alquiler.

En este momento hay en las ciudades un montón de desahucios silenciosos que no estamos sabiendo atender, por eso estamos intentando que sean los vecinos los que se organicen y defiendan los derechos.

Mercedes Revuelta
Mercedes Revuelta, miembro de la Plataforma contra los Fondos Buitre. /Cedida

— ¿Tienen barrios favoritos para comprar?

Pues empezamos a trabajar con algunos barrios de Madrid, pero ya da lo mismo porque la ciudad está en una turbulencia inmobiliaria espectacular, pero ya da igual que hables del centro, de Villaverde o de Carabanchel. Cuando compras 5.000 viviendas tienes un nuevo casero en el barrio y si es un fondo de inversión, estás perdido. Compran barato y en cantidad.

— ¿Existe la cifra de cuanto parqué tienen comprado los fondos buitre?

Es imposible. Toda la información que hay a través de la vivienda es opaca. A nadie le interesa ver las cifras, la situación y las viviendas vacías. Cada día se publican noticias de cómo el Sabadell ha vendido los fondos de la Caja Mediterráneo, que compró por un euro. El banco de Santander también ha vendido todo el enorme paquete de vivienda y ladrillo del Banco Popular a Blackston y también lo compró por 1 euro. ¡Qué suerte tienen algunos! Lo malo para nosotros es que son siempre los mismos los que tienen esa buena suerte.