Cañete: "Tuve que buscar dinero para echar combustible a los aviones apagafuegos"

2
Miguel Arias Cañete, durante su comparecencia de ayer, día 6, en la Comisión de Agricultura del Congreso. / G. Cuevas (Efe)

Doce muertos, setenta y siete heridos y 181.000 hectáreas calcinadas después, el ministro Miguel Arias Cañete confesó la tarde del jueves en el Congreso que tuvo que pedir dinero para suministrar combustible a los aviones en la lucha contra el fuego. Fue una declaración contradictoria con el mantenimiento del presupuesto anti-incendios de su departamento. La confesión se produjo al final de una sesión tediosa, con una oposición de guante blanco. “Hubo noches con veinte incendios en las que no pude dormir bien”, dijo antes de aclarar que cuando le vieron en los toros con el rey Juan Carlos tampoco lo pasó bien, en primer lugar porque “no me gustan los toros, a pesar de que he estado casado con una ganadera”, y en segundo, “porque a cuarenta grados a las ocho de la tarde, con chaqueta y corbata, ustedes me dirán”. Además se pasó gran parte de la famosa corrida en el Puerto de Santamaría (Cádiz) arreglando asuntos con su colega de Defensa, Pedro Morenés. “Incluso tuve que buscar dinero, financiación, para poder echar combustible a los aviones (hidroaviones apagafuegos)”, relató. “Pueden comprobar por mi teléfono que yo estaba en el centro de coordinación y que las decisiones se tomaban al minuto”.

Hubo momentos de la comparecencia parlamentaria de este hombre pícnico de barba blanca y rostro sanguíneo en los que parecía el mismísimo Áyax dirigiendo la batalla contra los incendios. Cierto es que los españoles no lo sabían porque él, a sus años, ya no desea salir en las fotos de los periódicos ni “montar un show” mediático como hacía, por ejemplo, Carme Chacón cuando era ministra de Defensa y se personaba en el lugar del fuego, algo que a la portavoz del PP, María Teresa Lara, le sigue pareciendo fatal. No, el ministro de Agricultura por segunda vez –la primera lo fue entre 2000 y 2004 con José María Aznar– no es de ese estilo populista, “pero si hay que salir se sale”, aclaró en respuesta a las críticas de sol y sombra del socialista valenciano José Luis Ábalos.

Las cuatro horas de comparecencia que protagonizó la tarde de ayer jueves en la comisión correspondiente del Congreso sirvieron para que todos los grupos manifestaran su solidaridad y condolencia con las familias de las víctimas de los incendios, expresaran su reconocimiento a las brigadas forestales, bomberos, militares y voluntarios, y también para que después de leer apresuradamente una crónica prolija de notas de prensa, el ministro culpara del desastre a las condiciones climáticas adversas, responsabilizara a las autonomías, con competencias exclusivas en la materia, por los recortes presupuestarios, el descuido de los montes y la imprevisión, y asegurara que la coordinación de los medios para apagar los fuegos funcionó perfectamente. Y puesto que, según dijo, “del peor escenario pueden salir las mejores conclusiones”, avanzó las reformas legislativas y operativas que ha previsto.

En ese sentido anunció la modificación de la Ley de Montes “para crear sociedades forestales y apoyar a los propietarios”, propuso nuevas medidas de vigilanciacon medios técnicos avanzados”, apostó por la reforma del Código Penal para “tipificar mejor los delitos, aumentar las penas (a los pirómanos) y prescindir de los juicios con Jurado en esta materia”, y, en respuesta a la recuperación de competencias que le planteó el diputado de la formación antinacionalista UPyD, Toni Cantó, manifestó su intención de pactar con las autonomías “un gran programa nacional forestal” que incluya la limpieza de los montes y el aprovechamiento de la biomasa “por el mismo importe de las subastas de carbón” por parte de las eléctricas, se entiende.

Según Arias Cañete, las autonomías son responsables del desastre por no haber utilizado los fondos europeos del plan plurianual de desarrollo rural. “De 14.000 millones de euros sólo han pedido 893, menos del 6%, y de ese porcentaje tienen el 50% sin ejecutar”. Si además han reducido personal y medios materiales en el cuidado y la limpieza y preservación del medio natural, es algo que compete a sus gobernantes. “Conseguir hoy un permiso para limpiar los montes es una odisea en el espacio”, ironizó en referencia a los aprovechamientos por parte de empresas y particulares.

En contraste con los recortes autonómicos, Arias Cañete sostuvo que él no es criticable porque, según dijo, nada más ser nombrado ministro recontrató a las 18 brigadas forestales –unos 500 trabajadores-- que el Gobierno de Rodríguez Zapatero, con Rosa Aguilar de ministra, había despedido en octubre de 2011. Como además sabía que el año venía malo, amplió las dotaciones y luego las distribuyó de acuerdo con los representantes autonómicos. Por eso, porque el año venía malo, no redujo un euro de los 74 millones para sufragar el coste del dispositivo, que cuenta con 12 aviones, y pagar los medios de la Unidad Militar de Emergencias (UME). Pero eso no quita para que el daño haya sido catastrófico. ¿A cuánto asciende y cómo se compensará?, le preguntaron varios portavoces.

Puesto que los 38 imputados como presuntos pirómanos hasta el 31 de agosto –según datos de la Guardia Civil-- se declaran impecunes para afrontar el 6% de los daños de los incendios que les atribuyen, Cañete dijo que harán un decreto similar al de 2009, al 50% entre la administración central y la autonómica correspondiente. La cuantificación definitiva no se ha cerrado. Y sobre la apelación al fondo de la UE para catástrofes, estimó que no habrá problemas para obtener la compensación por los incendios en La Gomera y Valencia, pero dudó de que Bruselas admita el expediente sobre el fuego de Marbella y otros “porque la normativa del Fondo es muy estricta”. Se quedaron algunos pensando si el ministro gaditano también habrá recibido la consigna de discriminar a Andalucía, y se acabó la sesión.


loading...

2 Comments
  1. arkady says

    ¿cómo teneis la cara de llamar a UPyD «formación antinacionalista» cuando su programa se basa en meter a calzador el centralismo ultra-españolista en cualquier problema?

  2. elena says

    arkady, yo lo veo muy claro pues dice «formación antinacionalista» y antinacionalistas son pues están en contra de todos los nacionalismos patrios como es bien sabido por todos. En el contexto en que está dicha la frase es que no tiene ninguna duda; Cantó está proponiendo volver a centralizar competencias.

Leave A Reply

Your email address will not be published.