‘Trenes de la Libertad’ hacia Madrid para la primera convocatoria estatal contra la ‘ley Gallardón’

6
Una de las concentraciones contra la ley Gallardón del aborto celebrada en la Puerta del Sol de Madrid. / Efe
Concentración contra la 'ley Gallardón', el pasado 20 de diciembre, ante el Ministerio de Justicia. / E. Naranjo (Efe)

Desde el mismo día 20 de diciembre, cuando Ruíz Gallardón presentó al Consejo de Ministros su propuesta de reforma de la actual Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo, las críticas no han dejado de crecer desde todos los ámbitos.

Un pequeño resumen hablaría de la soledad de Gallarón y del rechazo en su propio partido, de la imagen en la prensa internacional y de la respuesta en otros países de la UE, tanto de la ciudadanía como de los gobiernos o los medios de comunicación.  Mención especial merece Francia, donde además del posicionamiento de la ministra de los Derechos de las Mujeres, Najat Vallaud, se han realizado diversas concentraciones frente a la Embajada española, donde la prensa conservadora y de izquierdas ha dedicado páginas al retroceso que supondría la aceptación de los deseos del ministro español, y donde, además, la Asamblea legislativa ha modificado su Ley de despenalización del aborto de 1975 (Ley Veil) en la línea de la actual ley española y de la consideración del aborto como un derecho de las mujeres, mientras la líder ultraderechista Marine Le Pen se manifestaba en contra de la propuesta del ministro Gallardón.

Publicidad

En España ha habido mucha respuesta en los medios de comunicación, en el Parlamento, dónde aún no ha llegado por escrito el futuro anteproyecto, pero poca respuesta en la calle, hasta ahora, porque ya están articulados todos los “vagones” del Tren de la Libertad, iniciativa que surge en Asturias desde dos grupos de mujeres (La Tertulia feminista Les Comadres, de Gijón, y Mujeres por la Igualdad, de Barredos) que se autoconvocan para la lectura y entrega de un manifiesto (Porque yo decido) el día 1 de febrero en Madrid.

Trenes_de_la_libertad

Imagen: trendelalibertad.com

Esta acción local ha ido tomando fuerza desde el 29 de diciembre y se le han sumado iniciativas de todo el Estado, a partir del trabajo de organizaciones y grupos de mujeres que han organizado trenes de la libertad desde todas las Comunidades peninsulares. Por el camino se han sumado PSOE, IU, CCOO y UGT, a nivel estatal, junto con organizaciones sociales y políticas contrarias al cambio de la actual Ley, que es la demanda de las mujeres: que no se modifique la Ley de 2010, que regula  los plazos para la interrupción voluntaria del embarazo en función de la decisión de las mujeres.

Y a la propuesta se van sumando también mujeres, y hombres, en defensa de los derechos de las mujeres, contra la intención de Gallardón de rebajarlos a la categoría de solo aptos para menores de edad, sin derecho a decidir sobre su propio cuerpo. En estos días hemos visto también pedir un simbólico asilo en la embajada francesa al personal sanitario de las clínicas, que de seguir adelante la propuesta del ministro pasaría, denuncian, a una situación de desprotección legal que nos retrotrae a la ley del 85,  con la que juzgaron y condenaron a ginecólogos por realizar abortos que no se ‘ajustaban’ a ninguno de los tres supuestos que Gallardón quiere dejar en uno y medio. Pero también hemos conocido la voz y la negativa de 1150 mujeres (investigadoras, profesoras de universidad, artistas, periodistas, escritoras –incluso una miembro de la RAE) y de las mujeres del mundo del cine –directoras, guionistas…–, que se suman a la iniciativa de grabar la manifestación durante todo su recorrido para realizar un documental coral.

Y sí, la manifestación se celebrará el 1 de febrero y partirá a las 12:00 de Atocha cercanías, donde Madrid, sus mujeres y sus hombres, recibirán a los trenes de la libertad y, tras una parada en el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales y ¡oh, sorpresa! Igualdad, a pesar de que su responsable no ha dicho ni “buenas…” en este proceso, continuará hasta el Congreso de los Diputados, donde simbólicamente se hará entrega del Manifiesto, para completar la jornada en el Auditorio Marcelino Camacho, (Lope de Vega, 40) y que, todo indica, quedará pequeño, con un acto político (el feminismo es político desde sus orígenes, por mucho que el obispo de Alcalá se haya enterado ahora y se haya alarmado tanto), cultural y musical.

La transversalidad de la lucha por el derecho de las mujeres a decidir no se había manifestado con tanta rotundidad hasta ahora: ciudadanas (y ciudadanos) en el interior y en el exterior, profesionales de la sanidad y de las clínicas, intelectuales, el mundo del arte, la cultura y los medios de comunicación, de la política y el sindicalismo… y hasta en el homenaje celebrado este 24 de enero a los abogados laboralistas asesinados en el despacho de Atocha (en Madrid) hace 37 años, se ha hecho un llamamiento a la lucha por los derechos de las mujeres.

Y esto está empezando. Cada día, en cualquier localidad del país, se realiza un acto de protesta contra Gallardón. Cada día, una nueva voz se alza para mostrar su apoyo a la decisión de las mujeres (hasta Obama…), y el 8 de febrero, convocada por el Movimiento Feminista, se realizará otra manifestación en Madrid, a un mes del 8 de Marzo.

(*) Berta Cao es consultora de género y Máster en Género y Políticas de Igualdad.
6 Comments
  1. benava says

    No se puede decir más alto y claro compañera. Hemos entendido el tono de llamada a la libertad de la marcha. Estos ideales liberales quieren confundirnos con este discurso arcaico, misogino que criminalidad con alevosia a las mujeres. No permitiremos que nuestra libertad sea vulnerada por un anteproyecto repleto de sin razones y de tratamiento mediocre a la mujer. Iremos a la marcha, sin mancha, porque es nuestro derecho, el propio, el de todas y nos jugamos mucho. A los derechos nunca hay que temerlos.

Leave A Reply

Your email address will not be published.