Garzón se perfila como uno de los cuatro portavoces adjuntos del grupo de UP

3
IU_Garzon
Alberto Garzón, coordinador de IU y diputado, junto al resto de parlamentarios de su partido, el pasado martes, en la presentación de su actividad en el Congreso. / J .J. Guillén (Efe)

Podemos e IU continúan cerrando la organización interna del futuro grupo parlamentario de Unidos Podemos en el Congreso de los Diputados. Faltan los “flecos”, según señaló el coordinador de IU, Alberto Garzón, el martes e indican también las fuentes consultadas de ambos partidos a cuartopoder.es. La intención de IU, como han venido confirmando desde el partido en los últimos días, es permanecer en el grupo de UP, un grupo de “coalición”. Eso sí, teniendo una visibilidad y autonomía representativa para su organización. Uno de los aspectos clave para ello será el papel que jugará Garzón en el grupo. Él mismo aseguró el martes que tendrán voz en los grandes debates aunque no desveló el cargo exacto al que aspira. Pero todo parece indicar que lo más probable es que el líder de IU sea portavoz adjunto en el grupo. Desde Podemos, la disposición es buena y varias fuentes consultadas coinciden en señalar que sería “lógico”. En IU algunos dirigentes lo dan por hecho pero en cualquier caso la decisión definitiva no está cerrada por el momento.

Publicidad

La organización del grupo parlamentario es aún más compleja para Podemos que después del 20D, al estar incluido IU. Tras las pasadas elecciones y al no conseguir las confluencias de Galicia, Cataluña y Valencia el ansiado grupo propio, se crearon una especie de subgrupos para que En Comú Podem y En Marea tuvieran visibilidad. Los diputados de Compromís se integraron en el Grupo Mixto por lo que el espacio valenciano quedó dividido. En este contexto Podemos nombró como presidente del grupo a su secretario general Pablo Iglesias. Carolina Bescansa fue la secretaria general del grupo e Íñigo Errejón el portavoz parlamentario. Además, el partido morado inscribió a Irene Montero y los líderes de las confluencias gallega y catalana, Alexandra Fernández y Xavier Doménech, como portavoces adjuntos. Ángela Ballester, diputada valenciana, fue inscrita como portavoz sustituta. En la práctica esto se tradujo por ejemplo en que en el debate de investidura tanto Doménech como Fernández tuvieron tiempo para intervenir en el hemiciclo como una fuerza más, eso sí, con tiempo limitado. También estuvieron representados en las dos escasas reuniones que mantuvieron en la mesa a 4 con el PSOE para negociar un posible Gobierno.

Iglesias destacó el martes que quería trabajar "codo con codo" con Garzón y alabó su experiencia parlamentaria. ”Va a hacer una labor magnífica", afirmó mientras añadía que las negociaciones entre los equipos de ambos partidos, dirigidas oficialmente por Bescansa y Amanda Meyer iban “sobre ruedas". Si la “lógica” de la que hablan desde ambos partidos se impone finalmente, Garzón se sumaría así a la fórmula señalada y compartiría tiempos con el resto de portavoces adjuntos. Esto, siempre y cuando la Mesa del Congreso rechace los grupos propios que las confluencias tienen la intención de volver a pedir. Un tema que también debe resolver Podemos es cómo otorgar voz propia a sus diputados de Andalucía y País Vasco. Desde ambos lugares se ha pedido también un reconocimiento especial dentro del grupo parlamentario de Unidos Podemos. El reparto de puestos en las diferentes comisiones también es un asunto en el que todas las fuerzas, incluida IU, deben verse representadas.

IU tiene 8 diputados propios tras los resultados del 26J aunque 4 de ellos están incluidos en las confluencias territoriales. Así, junto a Garzón, tendrán su acta en el Congreso Isabel Salud, Eva García Sempere y Miguel Ángel Bustamante. A ellos se les suma Ricardo Sixto si la candidatura valenciana no obtiene grupo propio. Como tras el 20D, Yolanda Díaz en Galicia y Joan Mena y Félix Alonso en Cataluña son militantes de IU. En el Senado, Vanessa Angustia, de Galicia, e Iñaki Bernal, de Navarra, representan a la coalición liderada por Garzón.

3 Comments
  1. Ramón_ says

    «Uno de los cuatro…» Supongo que la buena gente de lo que queda de IU enrojecerá de vergüenza o de ira.

  2. Juan Ignacio says

    Es lo que tiene ir en coalición y no ser la fuerza principal. Mejor esto que estar en el grupo mixto.

  3. Volare says

    Adelante Alberto, los comunistas estarán a la altura. El cambio es irreversible…no podemos pretender quedar intactos refugiados en el sectarismo.

Leave A Reply

Your email address will not be published.