El Patio Maravillas okupa un nuevo edificio tras paralizarse el diálogo con el Ayuntamiento

0
Patio1
Varios activistas del Patio Maravillas en su nueva sede, okupada esta mañana. / Álvaro Minguito

El Patio Maravillas tiene nueva sede en Madrid. Este emblemático Centro Social de la capital ha okupado un nuevo espacio esta mañana en el barrio de Malasaña tras más de un año sin ubicación. El Ayuntamiento de Madrid dirigido por Ana Botella los desalojó de la calle Pez en Junio de 2015, cuando aún ejercía en funciones. Los activistas intentaron entonces okupar un nuevo edificio cercano pero fueron desalojados de nuevo. Los activistas intentarán desarrollar ahora su proyecto en un inmueble situado en la Travesía de San Mateo. Su apuesta, según un comunicado difundido por el colectivo “reivindicar la inteligencia colectiva y aportar un espacio de autogestión ciudadana para la ciudad”. Además, quieren poner el acento en este edificio “como símbolo del fracaso de unas políticas públicas que favorecen la especulación a costa del bienestar de la ciudadanía”. Además señalan que han intentado dialogar con el nuevo Ayuntamiento liderado por Manuela Carmena pero que no ha habido avances en las negociaciones.

Publicidad

“Después de todas las conversaciones llevábamos tres o cuatro meses en los que la cosa no avanzaba y corríamos el riesgo de desaparecer como colectivo por estar tanto tiempo en el aire. Por eso, hemos decidido pasar otra vez a la acción”, señala a cuartopoder.es Ana, una de las portavoces del Patio. La activista explica que se abrió un período de diálogo con la nueva administración al igual que han hecho con anteriores gobiernos municipales en sus casi 10 años de vida. “Nuestra voluntad ha sido siempre hablar con todo el mundo y conquistar el derecho de gestión de espacios por parte de la ciudadanía. Después de un año y medio en el que pensábamos que el cambio de gobierno podía hacer que la nueva administración pudiera ser más sensible y reconocer más el papel de los centros sociales en la ciudad, hemos visto que sí que hay una escucha pero que los tiempos no acompañan y no podemos estar más de un año y medio sin espacio”, añade Ana.

El colectivo que conforma el Patio ha decidido hoy hacer pública esta nueva sede en la que ya llevaban algún tiempo trabajando. Ponen el foco además en la situación particular del edificio: “un inmueble, propiedad privada, que lleva abandonado años y en el que el Ayuntamiento se ha visto obligado a emprender obras de rehabilitación con dinero público”. “Es el mismo caso que cuando entramos en la calle Pez. Hay edificios en el centro de Madrid completamente abandonados por sus dueños y la administración pública tiene que actuar de oficio gastando un dinero que es de todos por mantener una cosa que es de uno. Ante eso respondemos con lo que hemos hecho siempre, los edificios que están abandonados por sus dueños tienen que ser puestos al servicio de la ciudadanía”, explica la portavoz. Para los activistas, “la propiedad privada no puede estar por encima de dejar abandonado un edificio gigantesco de la ciudad en un barrio donde hay una escasez de dotación social brutal”. “No se puede tener aquí 3.000 m2 abandonados. No nos queda otra que tomarlo”, añade Ana.

El Patio Maravilla, según explica la portavoz, es por un lado “una infraestructura del común, donde todo el mundo puede ir y hacer lo que no encuentra espacio para hacer”. Por otro lado. “es una comunidad y un proyecto político que tiene sentido en el ciudadanismo y pelea por el derecho a la ciudad, el derecho a todas las personas de disfrutar de la vida”. Por último, “es un espacio donde tener acceso a una cultura y un ocio gratuito, más en un barrio donde está todo completamente mercantilizado”. Algunos concejales del Ayuntamiento de Ahora Madrid formaron parte de este colectivo como Guillermo Zapata o Celia Meyer. Otros cargos públicos de Podemos como el diputado autonómico Pablo Padilla, también ha formado parte del Patio Maravillas.

Patio2
La fachada del nuevo edificio okupado por el Patio Maravillas. / A. M.
Patio3
Un grupo de activistas, dentro del inmueble que servirá como Centro Social. / A. M.
Patio4
Uno de los pasillos del nuevo Patio Maravillas. / A. M.
Patio5
Una de las habitaciones en el nuevo espacio okupado por el Patio Maravillas en el barrio de Malasaña. / A. M.

Leave A Reply

Your email address will not be published.