Las corrientes de Podemos no llegan a un acuerdo pero dicen que aún hay tiempo

Iglesias
Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, rodeado de periodistas tras la reunión mantenida hoy con el resto de corrientes del partido en busca de un acuerdo para Vistalegre II. / Emilio Naranjo (Efe)

Pocas cosas concretas han cambiado tras la reunión celebrada esta mañana en la sede de Podemos entre las principales corrientes del partido. A este encuentro se llegaba con un escepticismo generalizado sobre los resultados del mismo. Un sentimiento que se ha confirmado tras las declaraciones realizadas ante los medios de Pablo Iglesias, Íñigo Errejón, Carolina Bescansa y Miguel Urbán. Además, han asistido representantes de otros 6 equipos menos mediáticos que han presentado documentos para el proceso. Todos han coincidido en calificar la reunión como positiva para empezar el camino a un posible acuerdo que no ha llegado. Y aunque han señalado que todavía hay tiempo para conseguirlo, hasta el 1 de febrero, siguen dejando la puerta abierta a presentarse por separado en la asamblea ciudadana de Vistalegre II si los consensos son parciales.

Iglesias, que ha sido el último en intervenir, ha destacado que era su “obligación” convocar esta reunión porque todo el mundo está pidiendo unidad. “Por nuestra parte, estamos satisfechos”, ha señalado. El líder de Podemos ha estado acompañado por el secretario de Organización Pablo Echenique y su jefa de gabinete, Irene Montero, ambos miembros del equipo “Podemos para Todas”. Iglesias ha querido destacar algunas propuestas sobre reforzar a los círculos y los inscritos. “Hay que seguir los contactos, yo me voy a esforzar”, ha indicado.

El secretario político, que ha hablado justo antes de Iglesias, ha reiterado el mensaje transmitido desde su sector en los últimos días. “La unidad no se puede decretar a golpe de corneta sino reconociendo la pluralidad”. Preguntado Iglesias por estas palabras de Errejón ha señalado que no quiere un Podemos en los que unos compañeros hablen mal de otros. “Cada uno que haga sus declaraciones y que sea dueño de ellas, no voy a hablar mal de la corriente de Íñigo y Tania (Sánchez) ni de ningún compañero. La gente nos quiere ver unidos y ya ha visto lo que es el PSOE, con dinámica de barones y familias y en última instancia secuestrado por las élites. Yo no quiero eso para Podemos”, ha dicho.

El líder de Podemos considera que la unidad se conseguirá debatiendo, no con documentos o “declaraciones agresivas en los medios”. Y ha vuelto a reiterar el mensaje de que en Vistalegre II está en juego el liderazgo del partido pese a que nadie aspire a disputarle la secretaría general. “Liderará la persona cuya lista y documentos tenga el mayor número de apoyos. En caso de que sea la de Errejón, el debería liderar Podemos. No puede liderar un partido alguien que no tenga la mayoría de los apoyos”, ha comentado poniendo el ejemplo de Pedro Sánchez en el PSOE. Del mismo modo ha vuelto a poner en valor que sus documentos incluyen “ideas diversas”. Aunque se esforzará en la unidad ha señalado que cada corriente “tiene derecho a hacer lo que quiera”. Si esto pasara dice no estar preocupado porque el sistema de votación elegido “garantizará la pluralidad”.

Por su parte, Errejón ha querido lanzar una “mensaje tranquilizador” a los votantes e inscritos porque “son conscientes del momento histórico”. Por ello ha dicho que todos “van a estar juntos durante el proceso y después”. Del mismo modo que hizo ayer ha incidido en que hay asuntos en los que se necesita un acuerdo, poniendo como ejemplo el papel de la Comisión de Garantías. Pero ha vuelto a destacar que si no hay acuerdos totales, habrá varias candidaturas. “En unas cosas nos pondremos de acuerdo y en otras decidirá la gente”, ha añadido. Errejón, que ha estado acompañado por los integrantes del equipo “Recuperar la Ilusión” Pablo Bustinduy y Clara Serra, ha calificado la reunión como “ronda de expresiones de los diferentes documentos”. Además ha señalado que su equipo acudirá a todas las reuniones similares que surjan antes de que finalice el plazo marcado.

El primero en hablar ha sido Urbán, representante de Anticapitalistas y el equipo “Podemos en Movimiento”. Esta corriente ha sido la única que ha llevado por escrito sus peticiones para un posible consenso. “Es importante dejar de hablar tanto de lo interno de Podemos para hacerlo de qué tiene que hacer para mejorar la vida de la gente”. Para Urbán, la gente quiere que Podemos salga con un plan de este proceso para derrotar a la Gran Coalición. Por ello, han incidido en crear una mesa de coordinación entre movimientos sociales y organizaciones políticas. Según ha explicado, aún hay tiempo para llegar a acuerdos pero su propuesta es que más allá de que se llegue a unos documentos unitarios, las mediadas que han puesto sobre la mesa las lleven todos. “No era la intención de salir con acuerdo, tenemos una serie de tiempos. Quedan 7 días para llegar a acuerdos que no tienen por qué traducirse en una candidatura conjunta”, ha reiterado.

Bescansa, que ha presentado por el momento una iniciativa propia llamada “Pensando Vistalegre 2-Colectivo Mayo 2011”, ha señalado que es muy positivo que se generen espacios de debate entre equipos. “Nos gustaría que este fuera el preámbulo de un espacio de trabajo que se inaugure si puede ser mejor esta tarde que mañana para empezar un proceso real de construcción de acuerdos”, ha comentado. Considera que en la reunión ha habido un acuerdo sobre la necesidad de unas “reglas básicas” sobre cómo va a funcionar Podemos después de Vistalegre II. “Esperamos que la secretaría general nos siga convocando”, ha reiterado poniendo también en valor un encuentro convocado este sábado por su iniciativa.

Publicidad