SATO DÍAZ | Publicado: - Actualizado: 20/2/2017 12:40

PAMELAPALENCIANOok
Pamela Palenciano agradece los apoyos recibidos en redes sociales. / Facebook

La actriz y activista feminista, Pamela Palenciano (Jaén, 1982), ha sido denunciada en los Juzgados de Pozuelo de Alarcón, Madrid, porque “cuenta en tono jocoso cómo golpeaba a sus amigas y a su ex novio” en su monólogo No sólo duelen los golpes. JM., el hombre que pone la denuncia, argumenta que “como víctima de la violencia doméstica” se ha sentido “humillado y ridiculizado” y considera que desde esta obra de teatro “está mandando un mensaje a los chavales para que usen la violencia”.

No sólo duelen los golpes es un monólogo que Palenciano lleva realizando 14 años en teatros e institutos de distintos países para prevenir a las adolescentes contra las violencias machistas. En esta obra, la actriz cuenta en primera persona una anterior relación sentimental con un exnovio durante su adolescencia, quien le “matrató” y “violó”. A raíz de unas visitas con una psicóloga, se dio cuenta de que ella había sido víctima de las violencias machistas y, mediante una retrospectiva por su vida sentimental, cuenta cómo se desarrollan los maltratos hacia las adolescentes y previene a las jóvenes de que esto les ocurra. La obra, que se puede ver en el Teatro del Barrio y en la Sala Mirador de Madrid, es un alegato feminista contra las violencias machistas en el que Palenciano narra cómo vive la víctima el maltrato y ofrece herramientas para que otras víctimas reconozcan la situación de violencia a la que se ven sometidas y acaben con ella.

— ¿Cómo definiría su espectáculo “No sólo duelen los golpe”?

— “No sólo duelen los golpes” habla de la violencia que sufrí en mi primera relación amorosa, en la adolescencia. A raíz de ahí, cuestiona cómo son las relaciones de pareja, el amor romántico y el machismo. Es un monólogo con el que el público se incomoda, llora, ríe y se cuestiona. Se cuestionan muchas cosas las personas que lo ven.

— En el monólogo cuenta que fue violada y cómo fue víctima de maltrato. ¿En qué momento considera que comienza el maltrato, la violencia machista, en una relación de pareja?

— En el momento en el que dices: “Si mi pareja se entera de que estoy haciendo esto, se mosquearía”. Cuando tienes miedo a tu pareja. Da igual lo que estés haciendo, como si te estás haciendo unas tostadas, si piensas que se va a mosquear, eso ya no está bien. Nadie tiene que mosquearse, ni nadie tiene que tener miedo de que la otra persona se enfade. Esa sensación de “la voy a cagar todo el rato”… Eso ya es la violencia. Cuando sientes que tienes que dar explicaciones constantemente, cuando tienes miedo de hacer algo.

— En la denuncia le acusan de “mandar un mensaje a los chavales para que usen la violencia”…

“Estoy totalmente en contra de la violencia, tanto
de la instrumental como de la reactiva”

— Yo no estoy defendiendo la violencia, estoy totalmente en contra de la violencia, tanto de la instrumental como de la reactiva. Evidentemente, la reactiva está porque hay una instrumental y seguiremos reaccionando, porque hay una violencia contra las mujeres. La denuncia es para intentar joderme, está sacando de contexto cosas. Él y más gente, porque me pasa con más tíos, intentan darle la vuelta a la tortilla, sin saber cómo, para colocarme como una violenta. Quieren hacer que la gente me vea a  mí como violenta. Yo en el monólogo hablo de toda la violencia sutil que recibimos las mujeres. De la desigualdad en las relaciones de poder. La primera de estas desigualdades en las relaciones de poder fue entre hombres y mujeres. Después ya se fueron estableciendo entre adultos y criaturas, ricos y pobres, raza blanca y resto de razas, heterosexuales y el resto de las identidades… Entonces, yo explico todo eso y el contexto en el que aparece lo de la violencia es porque yo golpeé a mi amiga siendo una adolescente porque mi exnovio me dijo que ella me había insultado, me enfrentó a ella. Eso es una cosa de adolescentes, porque los adolescentes en muchas ocasiones reaccionamos con la violencia, pero en ningún caso en el monólogo se incita a pegarse, todo lo contrario. Por otro lado, cuando yo pego a mi exnovio es cuando él me maltrata psicológicamente, me machaca durante mucho tiempo. En el monólogo pongo el ejemplo de una noche, pero fueron más veces. Me llama puta, payasa, me hace creer que tengo la culpa de que nos hemos peleado… Me machaca y yo la única forma que encuentro de que eso pare es golpeándole, pero quien tenía miedo y quien se sentía terriblemente mal en ese momento era yo. El hombre que me denuncia dice que ha visto el monólogo en persona. Yo le dije lo poco valiente que fue para ni siquiera atreverse a preguntar o hacer el esfuerzo de entender todo lo que explico en el monólogo.

— Eso ha generado una reacción en redes sociales de hombres que se alegran de que haya sido denunciada.

— Me pasaron la foto de la denuncia y de conversaciones de hombres jactándose en redes sociales, en grupos donde se defiende la custodia compartida. Tienen una visión misógina y machista. Acosan llamándome “feminazi”. Dicen que la feminazi esa se va a enterar. Pero ya me han intentado censurar más veces. La estrategia aquí es muy sutil. Eso te pasa en Honduras, México o en El Salvador  y te matan físicamente. Aquí te matan de otra manera.

— ¿Por qué le intentan censurar?

— Ya en Chihuaha en México intentaron censurarme, tuvimos que sacar un manifiesto. Críticas siempre ha habido, pero tan fuertes como estas, no. Reacciones de tíos y críticas al monólogo tengo todos los días, porque el monólogo intenta incomodar a la gente. Muchos chicos me dicen que les incomoda, pero porque les pongo un espejo delante y no les gusta verse como un macho alfa. Piensan que esa tía les está tocando los cojones, pero que tiene razón. Pero con un adolescente de 14 años es más fácil, los adultos eso no lo ven tan claro. Este se ha atrevido a denunciarme, pero hay muchos otros que me están acosando, colegas del mismo grupo que me están acribillando por Twitter diciéndome que ojalá me metan en la cárcel, que me voy a enterar, que me van a hundir… Hay muchos que estaban deseando que esto ocurriera. Pero, es verdad que tengo mucho más apoyo y, cuando me ponen esas cosas en las redes sociales, se les echan encima. Les incomoda, hay muchas tías que dejan a sus parejas porque han visto mi monólogo. Es normal que no les guste. Pero bueno, si se dejaran de mirar el ombligo ese tan machista…

— Aunque las críticas sean más ruidosas, después de tantos años con este proyecto habrá recibido muchos mensajes de mujeres a las que les haya ayudado…

” Cuando trato
el tema de la violencia se me remueve todo, al ver a mi cuerpo frente a la violencia”

— Me llegan muchos mensajes diciéndome que les ha cambiado la vida, que han podido dejar a sus parejas y relaciones machistas por el monólogo, que hasta que vieron el monólogo se pensaban que estaban locas por lo que les estaba sucediendo en sus relaciones. También hay ese feedback de tíos que se han dado cuenta, que se han incomodado y han decidido cambiar a partir de ver el monólogo. Aunque sólo cambie un chico, por lo menos es una vida de una mujer que va a cambiar. Siempre aparecen chicos que reconocen su machismo y quieren cambiar. Eso es una pasada. Y de esto bueno hay mucho más que de lo otro. Es verdad que aunque hayan dos o tres acosadores… Cuando trato el tema de la violencia se me remueve todo, al ver a mi cuerpo frente a la violencia. Eso es muy duro para las mujeres cuando hemos pasado por ahí. El apoyo que estoy recibiendo no me lo esperaba, estoy muy contenta en este sentido.

— A pesar de los lamentables datos de asesinatos por violencia machista que conocemos y de otras muchas violencias y maltratos que se dan en la actualidad, ¿cree que el movimiento feminista está avanzando en sus reivindicaciones?

— Eso es lo que más me motiva. Estamos muchas haciendo cosas, cada una desde nuestra trinchera, como podemos. Somos muchas las que intentamos crear un mundo mejor, no se trata de acabar con los hombres, sino con los privilegios, con el patriarcado… Tengo en mente hablar de más cosas. Quiero hacer una obra de teatro infantil para tratar este tema con niños y niñas más peques. Quiero tratar el tema de la maternidad, que en muchas ocasiones es un tema tabú en el feminismo, hablamos del aborto y no tanto de la maternidad. Eso me motiva un montón, saber que hay muchas tías que tiran para adelante y muchos tíos que se están cuestionando su privilegio en las relaciones de poder y están cambiando.

Leganemos (YouTube).

Artículos Relacionados

  • juanjo

    ¡MAGNÍFICO! el monólogo.
    ……….Y SENSACIONAL EL MENSAJE
    …………
    ¿Y qué imbécil ha podido denunciarte?

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend