350 colectivos arremeten contra el CETA: “No es un tratado, es un golpe de Estado”

Pancarta de la manifestación contra el CETA de este sábado en Madrid con el lema 'La democracia no se vende, se defiende'
Pancarta de la manifestación contra el CETA de este sábado en Madrid con el lema ‘La democracia no se vende, se defiende’. / M.F.S.

Las más de 350 organizaciones sociales, medioambientales, sindicales y partidos políticos que conforman la Campaña No al TTIP, CETA y TISA han salido a la calle este sábado en Madrid para protestar contra el Acuerdo Económico y Comercial entre la Unión Europea y Canadá (CETA por sus siglas en inglés), un tratado que tildan de “golpe de Estado” por considerar que está hecho a la medida de los intereses de las grandes multinacionales y pone en peligro la soberanía nacional, el medioambiente, así como los derechos de trabajadores y consumidores. Bajo el lema ‘La democracia y los servicios públicos no se venden, se defienden’, un par de miles de personas han marchado desde Atocha hasta las inmediaciones del Congreso de los Diputados para exigir la paralización del calendario parlamentario para ratificar el acuerdo que, a priori, tiene el respaldo de PP, Ciudadanos, PSOE, PNV y PDeCAT.

“En el Congreso no permiten el análisis de fondo del tratado ni que el Tribunal Constitucional conozca lo que se está tramitando en la Cámara”, han señalado desde Ecologistas en Acción, una de las organizaciones convocantes, quienes denuncian la intención del Gobierno de acelerar el trámite parlamentario para evitar que los ciudadanos tengan tiempo de reflexionar sobre el mismo y organizarse ante un tratado que pone en peligro sus derechos laborales y puede acarrear más recortes y privatizaciones en los servicios públicos. El 20 de junio el acuerdo será discutido en la Cámara y será llevado a votación el día 29 del mismo mes. De todas maneras, el CETA debe ser ratificado por todos los Parlamentos de los países miembro de la UE para entrar en vigor, pero el 1 de julio comenzará a aplicarse de manera provisional, algo que las organizaciones también han criticado.

Publicidad

Unidos Podemos ha mostrado su oposición en el Congreso y algunos de sus dirigentes como el secretario de Relación con la Sociedad Civil y Movimientos Sociales de Podemos, Rafael Mayoral, así como la eurodiputada de IU Marina Albiol y la coportavoz de IU en Madrid Sol Sánchez han encabezado una de las pancartas. “Vamos a denunciar que este tratado, entre otras cosas, viola la Constitución”, ha señalado Mayoral. “No deja de ser un acuerdo en defensa de los intereses de las grandes corporaciones que afecta de forma directa a los servicios públicos y a los sectores económicos estratégicos de este país. Al mismo tiempo, afecta a las cuestiones más básicas de la democracia, con la existencia de tribunales que violan nuestra soberanía”, ha añadido.

Imagen de la lectura del manifiesto de la Plataforma No al TTIP a la llegada de la manifestación a las inmediaciones del Congreso de los Diputados.
Imagen de la lectura del manifiesto de la Plataforma No al TTIP a la llegada de la manifestación a las inmediaciones del Congreso de los Diputados. / M.F.S.

Por su parte, Albiol ha llamado al PSOE a cambiar su postura respecto al CETA en el proceso de tramitación del Parlamento español, ya que en Bruselas se situaron “en el ala más de derechas” y aprobaron el tratado junto al PP, liberales y buena parte de los socialdemócratas europeos. “Tienen la oportunidad de escuchar a sus votantes, que están por los servicios públicos, los derechos laborales, que no quieren ver sus pueblos y comarcas arrasados por el ‘fracking’. Tienen la oportunidad de sumarse a los sindicatos y a las asociaciones ecologistas”, ha remarcado la eurodiputada. En la misma línea, la coportavoz madrileña ha llamado la atención sobre la “grandísima contradicción entre el discurso actual del nuevo secretario general socialista, Pedro Sánchez, y las políticas que vota su partido junto a Ciudadanos y PP en Bruselas, y ahora también en el Congreso”.

La manifestación, que ha transcurrido de manera pacífica y en tono festivo, ha estado inundada por consignas como: “¿Os gusta comer sano? El CETA es muy marrano. ¿Os gusta comer rico? Con el CETA me intoxico” o “No es un tratado, es una estafa”. El Gobierno de Mariano Rajoy, “con el respaldo de, entre otros, PSOE y C’s” pretende llevar a cabo el proceso de ratificación con la mayor rapidez posible haciendo caso omiso de la oposición de “miles de ciudadanas y ciudadanos que denunciamos que tratados como el CETA son pensados por y para las grandes empresas transnacionales, suponen un duro golpe a los derechos y necesidades de la gente en numerosos aspectos de su vida cotidiana y representan un grave ataque al medioambiente y a la democracia”, han denunciado desde la Campaña No al TTIP, TISA y CETA. En la lectura del manifiesto, los organizadores han amenazado con continuar la lucha “pase lo que pase en el Parlamento español” ya que, han recordado, en países como Austria, Francia y Holanda hay posibilidades de “tumbar” el acuerdo.