INSISTENCIA DEL PSOE/ La negativa a convocar elecciones sentó como un jarro de agua fría entre los socialistas

Negociaciones 'in extremis' en el Senado para darle "la última oportunidad" a Puigdemont

SARA MONTERO | Publicado: - Actualizado: 10:33

El portavoz del PSOE en el Senado, Ander Gil
El portavoz del PSOE en el Senado, Ander Gil, defendiendo la postura de su grupo parlamentario sobre el 155. / PSOE (Flickr)

El pasado 10 de octubre, la pretensión de “construir estado independiente en forma de República” duró 8 segundos antes de su suspensión. El 25 de octubre, la posible convocatoria de unas elecciones autonómicas en Cataluña duró un poco más: hasta pasadas las 17 horas cuando el president, Carles Puigdemont, desechó esta opción por falta de “garantías”. Este frenazo en seco refuerza la posición más dura del Gobierno, que ya había avisado de que el 155 no se pararía, y ha sentado como un jarro de agua fría en el PSOE y el PSC, que ahora se centran en conseguir que la Generalitat ceda y que el PP incluya en el texto que saldrá del Senado la posibilidad de que las medidas se suspendan si el president disuelve el Parlament y convoca elecciones. Aunque quieren apurar las últimas horas, lo cierto es que nadie tiene grandes esperanzas en que esto suceda.

Este viernes será el propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el que defienda lo aprobado en el Consejo de ministros ante el pleno del Senado. Después se abrirá el debate en el pleno, pero con un ojo puesto en lo que haga el Parlament. El que no pudo intervenir en la Cámara Alta el jueves fue el delegado de la Generalitat en Madrid, Ferran Mascarell. Al Ejecutivo no le gustó que Puigdemont desechara acudir a este organismo y no aceptó que no mandase a alguien que no fuera, estrictamente, un miembro del Gobierno autonómico.

El PP tiene fuerza suficiente en el Senado, donde ostenta la mayoría absoluta, para aprobar el 155. Por eso, la verdadera negociación entre el PSOE y el Gobierno ha estado en las propuestas de modificación del texto, especialmente en una: la que pide la suspensión de las medidas en el caso de que el president decida “decretar la disolución anticipada del Parlamento de Cataluña” y poner en marcha “la convocatoria de elecciones autonómicas”. Durante la sesión del jueves se han producido conversaciones que no han acabado de cuajar. El PP pedía de forma más explícita la renuncia a la declaración de independencia, algo que el PSOE daba por hecho en la redacción de su enmienda. Ambos grupos han negociado “cada coma” de esta propuesta debido a la trascendencia que puede tener. 

La calificación de esta propuesta de modificación que ha hecho el portavoz de los socialistas en el Senado, Ander Gil, en la comisión da buena cuenta de lo que significa para el PSOE: creen que es “la última oportunidad” para impedir “el desastre”. Mientras PP y PSOE negocian en Madrid, Miquel Iceta, primer secretario del PSC lanzaba el mismo mensaje a Puigdemont en el Parlament: “Aún está a tiempo”. Las presiones han seguido después de forma privada. Incluso, el líder del PSC ha tenido un encuentro privado con Puigdemont en el Parlament a última hora de la tarde.

Si la cámara catalana decide aprobar una Declaración Unilateral de Independencia, el escenario más temido, la insistencia del PSOE por esta modificación dejaría de tener fuerza. Si esto no ocurre, la propuesta podría reflejarse finalmente como voto particular. Lo más deseable para el PSOE sería que el president anunciara una convocatoria de elecciones, pero pocos confían en este escenario. Aún así, han querido darle unas horas más de margen. Para los socialistas esta herramienta constitucional siempre ha sido incómoda, especialmente para los miembros del PSC.

En el PSOE nadie ocultaba el jueves su decepción con las palabras de Puigdemont. Echaba por tierra muchas negociaciones, en las que, desde Iceta a Pedro Sánchez habían depositado su confianza. La vicesecretaria del PSOE, Adriana Lastra, y la secretaria de Igualdad, Carmen Calvo, han acudido también al Senado. Ellas son dos las personas más implicadas en las negociaciones con el Gobierno. El PNV también ha hecho un notable esfuerzo como mediador. 

Sin embargo, Puigdemont quería unas garantías que solo podía asegurarle Moncloa, menos dispuesta a prometer nada y cuyo criterio ya se escapa de los socialistas. “Nadie le tiene que dar ninguna garantía”, recuerda una de las personas del equipo, tras recordar que una convocatoria de elecciones no sería suficiente.

PP y PSOE pactan una aplicación gradual del 155

De las tres modificaciones que pidió el PSOE, el jueves se añadió en el dictamen aprobado la que pedía “una utilización proporcionada y responsable de las medidas aprobadas por el Senado, modulando su aplicación”. Los ‘populares’ han considerado esta propuesta una precisión del texto que salió del Consejo de Ministros y por eso la han apoyado sin problemas.

Los socialistas también pedían al Gobierno que suprima “el ejercicio de las facultades de la Generalitat en el ámbito del servicio público autonómico de comunicación audiovisual”, es decir, de TV3 y Catalunya Ràdio. Esta sugerencia tampoco ha pasado ese primer trámite en la comisión, aunque continuará negociándose. Fuentes del Gobierno han asegurado que están ultimando los detalles.

¿Y después? Decreto a decreto

Con el frenético ritmo político, nadie se atreve a decir que pasará en los días posteriores. Aunque el PSOE no ha aclarado aún qué votará el viernes en el caso de que no se incorpore la posibilidad de suspensión del 155, el secretario de Organización, José Luis Ábalos, aclaró en una rueda de prensa convocada de urgencia en Ferraz el jueves a última hora que el PSOE estará “en la defensa del Estado de Derecho” para hacer frente a “cualquier intento secesionista”.

Tras el pleno del Senado, Rajoy ha convocado un Consejo de Ministros que, si nada cambia, se celebrará el viernes por la tarde. Las medidas del 155 entrarán en vigor cuando se publiquen en el BOE el sábado. A partir de ahí, su aplicación será progresiva y dependerá también de los pasos que dé la Generalitat y lo que suceda en las instituciones y las calles catalanas. A partir de ahí, se entrará en un terreno inexplorado en democracia.

  • florentino del Amo Antolin

    PsoE Psc… ¡ Vendeís crece pelos varios !. ¡ Que problema habeís creado con una alineación factica homogeneadora !… ¿ Donde está lo plurinacional ?. ¿ Donde está el federalismo ? ¡ El socialismo, de bar y cafeteria nos hizo mucho daño, durante demasiado tiempo !. Los sociolistos, sobrán; este País no puede vivir al margen de la democrácia social renovadora, transversal y participativa. Los titulos nobiliarios: Barones, facticos compañeros adinerados con el sudor del proletariado digno. El señor Izeta; si le recomendó el endocrino adelgazar, que baile fuera de cámara… Es tan perjudicial, como sus extrategias politicas. ¡ Renovarse, o morir !.

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend