Iglesias depura las posiciones más cercanas al independentismo en Podemos para el 21-D

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y el portavoz de En Comú en el Congreso, Xavier Domènech, en la reunión del 'Gobierno en la sombra' celebrado este lunes.
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y el portavoz de En Comú en el Congreso, Xavier Domènech, en la reunión del ‘Gobierno en la sombra’ celebrado este lunes./ Dani Gago (Podemos)

Con el 155 activado y el horizonte puesto en las elecciones del 21-D, entramos de facto en campaña electoral en Catalunya. Si este domingo PP, PSC y Ciudadanos hacían una gran puesta en escena en la marcha por la unidad de España en Barcelona, Podemos y sus confluencias preparan ya la artillería para seducir a los votantes en unos comicios cuya evolución será crucial en el futuro de la formación morada tanto en este territorio como en el resto del Estado. La pérdida en la intención de voto a Unidos Podemos según algunas encuestas de medios de comunicación –a falta de que llegue la del CIS– ha preocupado a aquellas voces internas que temen un futuro castigo electoral por ser indulgentes con los líderes del procés. En las últimas horas, Pablo Iglesias ha tomado las riendas y ha desautorizado al secretario general de Podem, Albano Dante Fachín, y a la corriente de Anticapitalistas por considerar que mantienen posiciones cercanas al independentismo.

Para Iglesias es prioritario participar en las elecciones catalanas del 21-D de la mano de Catalunya En Comú, su verdadero interlocutor en el territorio, y ha decidido convocar una consulta entre los inscritos de su marca catalana para que éstos autoricen la medida. La decisión es inaudita en la corta historia de la formación porque supone saltar la figura del secretario general de Podem, con quien el líder de la formación morada mantiene una tensa relación. A propuesta de la dirección, el Consejo Ciudadano Estatal, órgano de Podemos que integra a todos los secretarios generales, decidió el domingo dar luz verde a esta intervención de la facción catalana del partido. Había aumentado de manera notable la preocupación en Madrid ante el hecho de que los miembros de Podem no enseñaran su papeleta a la hora de votar la declaración de independencia en el Parlament y propusieran crear “un frente unitario” de fuerzas políticas contra el 155. Se generó “mucha alarma” por “posiciones que son legítimas pero que seguramente estén más cerca de otras opciones políticas que de la nuestra”, ha dicho este lunes el secretario general.

Los inscritos de Podem renunciaron en marzo a participar como miembros de ‘los comunes’ hasta que estos no aceptaran sus condiciones, en una consulta interna de dudosa legitimidad que alcanzó el 11,45% el censo, cuando el porcentaje mínimo para que las consultas sean vinculantes en Podemos es del 10%. Fue una decisión que no gustó a la dirección estatal en ese momento, y ese desacuerdo ahora se ha convertido en una demanda urgente de cara a las elecciones “exprés” que el Gobierno ha decidido convocar en Cataluña por la vía del artículo 155 de la Constitución.

Rumbo 2020 o ‘el gobierno en la sombra’ de Podemos, una especie de ensayo de gabinete o consejo de ministros que traza políticas estratégicas para la formación, se ha reunido este lunes para centrarse en potenciar el sujeto político de Catalunya en Comú con Xavier Domènech como candidato. Según indican fuentes que han estado presentes, la idea es construir “un sujeto de mayorías” en Calaunya que “no sea una tercera vía”, sino que se constituya como “la mejor opción” ante dos bloques con planteamientos que, aseguran, no solucionarán el conflicto catalán. Al encuentro también han asistido las confluencias que integran Unidos Podemos. Los portavoces de En Comú, En Marea, Equo, el cofundador de Podemos Juan Carlos Monedero y el secretario general del PCE, José Luis Centella, quienes han respaldado la propuesta de alimentar e impulsar a ‘los comunes’, según estas mismas fuentes.

A la reunión también ha asistido el cofundador de Podemos, eurodiputado y cabeza visible de Anticapitalistas, Miguel Urbán, quien ha sostenido que la postura sobre Catalunya defendida por su corriente en un comunicado ha sido “malinterpretada”. Iglesias ha desautorizado también este lunes a Anticapitalistas por un escrito en el que se reconoce una “República independiente”que abre “un proceso constituyente, sin duda una propuesta que rompe con el régimen del 78”. Esta posición representa un acercamiento al independentismo para el secretario general, quien ha manifestado que “los términos de este comunicado están políticamente fuera de Podemos”. Según fuentes del ‘gobierno en la sombra’, el líder de la formación morada ha reprendido a Urbán porque declaraciones como esta “hacen daño” al partido. Otros representantes de Anticapitalistas, la secretaria de la formación en Andalucía, Teresa Rodríguez, y el alcalde de Cádiz, José María González ‘Kichi’, también se han desmarcardo del comunicado, aunque en declaraciones posteriores han subrayado que la familia a la que representan no se encuentra dividida.


Quienes dicen que España es uninacional no son españoles, son monárquicos”

Podemos quiere demostrar que tiene “proyecto político” para España y, ante una DUI que se desinfla, ha puesto en marcha toda la maquinaria. Este lunes por la tarde el partido también ha celebrado un acto en el círculo de Bellas Artes titulado ‘Conectar España: Plurinacionalidad, Solidaridad y Fraternidad’. En el encuentro, al que ha asistido Domènech, Iglesias ha arremetido contra ‘el bloque monárquico’ constituido por PP, PSOE y Ciudadanos, de acuerdo en aplicar el artículo 155 de la Constitución para intervenir las instituciones catalanas, pero que con fracturas. “Quienes dicen que España es uninacional no saben nada de España, no son españoles, son monárquicos”, ha subrayado el líder de la formación morada en un encuentro con poesía y música en catalán, gallego, euskera y castellano.

De nuevo, el rey ha sido blanco de las críticas de Iglesias, que desde el discurso sobre el conflicto catalán pronunciado por el monarca comenzó a evidenciar su perfil republicano. “Yo quiero preguntarle Felipe VI si aceptaría que a usted se le aplicara la ley con todo el rigor, que se aplicara a su hermana, a su cuñada y a su padre. Para hablar de la ley hay que aceptar someterse a ella”. También se ha referido al ‘blanqueamiento’ de imagen de un PP asolado por las corruptelas. “Que no manchen la palabra España y la palabra patria con sus sucias manos manchadas de corrupción”, ha manifestado.

Palabras duras también contra JxSí. “La DUI no solo fue solo ilegal, sino ilegítima. Con un 48% del apoyo tenían derecho a gobernar, pero no tenían derecho a declarar la independencia”, ha indicado Iglesias, que se ha mostrado duro contra Carles Puigdemont y sus aliados: “Hoy podemos afirmar que el independentismo ha fracasado pensando que se podían independizar de Rajoy. De Rajoy no es fácil independizarse, sacarles del Gobierno sigue siendo necesario para construir una España en la que quepa Catalunya”, ha sostenido el líder de Podemos.

Podemos sigue trabajando a dos vías. Una es la promesa de “un referéndum pactado y con garantías” para Catalunya, una postura que habitualmente defiende la formación y que este lunes Iglesias se ha encargado de subrayar que es la opción defendida por la mayoría de los españoles, según la encuesta de El Mundo-Sigma Dos. Otra es un proyecto para el conjunto del Estado que consiste en “una España plurinacional” donde tendrían cabida Catalunya y el resto de naciones. La organización se encuentra ideando la manera de articular un proceso constituyente que desarrolle una República federal, una idea que Izquierda Unida ha venido defendiendo de una manera más explícita.