Sánchez dice “no” al Aquarius “por ahora”

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha dicho “no” a la llegada del Aquarius a puertos españoles. Si hace un mes destacó su decisión humanitaria de abrir los puertos españoles al barco de rescate de migrantes, ahora, el barco, cargado con 141 migrantes tendrá que buscar otro lugar donde atracar.

La decisión del Gobierno se fundamenta, según ha defendido Moncloa, en que “España no es el puerto más seguro porque no es el puerto más cercano según lo establecido en el derecho internacional”. La embarcación, que se encuentra a la deriva y lleva 141 migrantes a bordo, se encuentra buscando un puerto seguro entre Malta e Italia.

Publicidad

La situación del Aquarius se repite respecto a lo ocurrido hace un mes, aunque en aquella ocasión eran 630 los migrantes que el barco había rescatado de las aguas y que se encontraban a la deriva y en grave riesgo, después de que Matteo Salvini, ministro de Exteriores italiano, decretara el cierre de todos los puertos para la llegada de la embarcación de salvamento.

Publicidad

En esta ocasión y de nuevo los migrantes y la embarcación se encuentran a la deriva, todo ello después de que Matteo Salvini haya vuelto a rechazar la llegada del barco y en el caso de Malta, el otro puerto cercano al que podrían llegar, han declarado que “no es la autoridad competente para designar un puerto seguro”.

Salvini ha publicado en su cuenta de Twitter un mensaje como respuesta del gobierno italiano a la llegada del barco. “El Aquarius con otros 141 migrantes a bordo: propiedad alemana, fletado por una ONG francesa, tripulación extranjera, en aguas maltesas, con bandera de Gibraltar. Puedes ir a donde quieras pero no a Italia. STOP a los traficantes de personas y a sus cómplices”.

El rechazo de Sánchez, destacan desde Moncloa no es definitivo y han aclarado que “por ahora” mantendrán el no como respuesta, aunque sí insisten en que a España no le toca acoger al Aquarius.

Entre la buena publicidad y el acoso de la derecha

Pedro Sánchez se encuentra en el aprieto de tener que decidir en los próximos días una acción definitiva: si apuesta por el no, contentará a sectores de la derecha, especialmente a la oposición política de Partido Popular y Ciudadanos quienes han abierto una campaña de rechazo a la inmigración. La gestión de la migración es uno de los retos de Sánchez tras su llegada al gobierno.

“No hay papeles para todos” llegó a declarar Pablo Casado. Con la gestión de los 630 migrantes de la primera llegada al Aquarius, trámites administrativos en los que el Gobierno se encontró serias trabas y que, según se reveló, no estaban llegando a todos los migrantes, la postura del nuevo líder del PP se reforzó e insistió en que “es cierto que no hay papeles para todos”.

Por el otro lado, sus apoyos de gobierno se decantan por el “sí” a la acogida del Aquarius. El Ayuntamiento de Barcelona, como ya haría en la anterior ocasión, ha comunicado que abre su puerto para poder acoger la embarcación.