La naranja sudafricana de Joan Baldoví que esconde un mensaje para Sánchez

Durante las primeras horas de este jueves, en el pleno del Congreso se han convalidado dos decretos: la modificación de la Ley del Impuesto sobre Transmisiones y Actos Jurídicos Documentados y el de medias urgentes en materia de carreteras. Sin embargo, el diputado de Compromís, Joan Baldoví, ha querido aprovechar que éste último lo defendía el ministro de Fomento, Joan Baldoví, también valenciano, para hacer una petición al Consejo de Ministros.

El portavoz de Compromís ha subido una pieza de fruta a la tribuna para mostrársela a los diputados que le observaban desde sus escaños: “No es una naranja valenciana, es una naranja sudafricana”, advertía. El diputado confesaba haberla comprado la noche anterior en Madrid. Sin embargo, esta fruta ha tenido que viajar “más de 12.000 kilómetros para llegar a una frutería” desde África. “Millones de naranjas sudafricanas invaden los mercados y supermercados de toda Europa, también aquí en Madrid”, se ha quejado, aludiendo a que “las andaluzas, las murcianas y las de Tarragona” se quedan “en los arboles” o se tienen que “malvender”. Además de aludir a la huella medioambiental que provoca.

Publicidad

Publicidad

Por tanto, Baldoví ha pedido a Ábalos que, “de manera inaplazable”, lleve al Consejo de Ministros que el Gobierno español solicite, con “carácter urgente” a la Comisión Europea que se aplique la cláusula de salvaguardia que contiene el artículo 34 de los acuerdos comerciales con la Comunidad para el Desarrollo del África Meridional (SADC) para “no hundir a los agricultores” ni a los trabajadores que recogen la fruta.

En el apartado 2.a. , el acuerdo permite que haya excepciones si hay “un perjuicio grave a la industria nacional que produce productos similares o directamente competidores en el territorio de la SACU o de la Parte importadora, según el caso”. Como pasaría, según Baldoví, con las naranjas.