El PP decidirá si confirma un giro a la derecha que le ha dado pocos frutos

  • En las elecciones andaluzas, el PP perdió 300.000 votos y Vox emergió con fuerza en su espectro, pero han ganado la presidencia de Andalucía.
  • Consultamos a tres expertos: "Con la aparición de Vox y el auge de Ciudadanos ya no es posible mantener a la vez el centro y la derecha".

3

Cuando en julio el aznarismo de Pablo Casado le dobló el pulso al rajoyismo de Soraya Sáenz de Santamaría, zarpó un nuevo PP con otro rumbo, virando el timón hacia la derecha. La nueva dirección quería representar a “la España de las banderas en los balcones”, recuperar sus "señas de identidad" y "preparar un proyecto ganador". Las elecciones andaluzas fueron su primer examen electoral, que aprobó con un cinco raspado. Perdió 300.000 votos y el partido Vox emergió con fuerza en su espectro. A pesar del mal resultado, se cobró una preciada pieza política consiguiendo un acuerdo para que Juanma Moreno gobierne en la comunidad autónoma junto a Ciudadanos y con el apoyo de la formación de extrema derecha. Este fin de semana, los populares tienen una conferencia nacional del partido en el que lo resituarán ideológicamente, trazarán la estrategia para las elecciones de 2019 y debatirán cuál es la fórmula adecuada para competir con Vox. Pero, ¿ha funcionado el giro a la derecha de Casado? Preguntamos a tres expertos. 

Casi seis meses después de que Casado asumiera el liderazgo del PP el profesor Óscar Rodríguez Buznego, del Departamento de Sociología de la Universidad de Oviedo, considera que su estrategia, por el momento, "ha fracasado estrepitosamente". No ha sido capaz de "evitar la fuga de votos del PP" y no ha frenado el ascenso de un competidor como Vox, al que se prevé que irrumpa también en otras autonomías. Tampoco encabeza las encuestas. El hecho de que el PP perdiese el poder y ahora sean los socialistas los que habiten en Moncloa ayuda a no contener la desintegración.

Los expertos consultados creen que, con el centro libre, tanto Ciudadanos como PP pueden intentar moderar sus posturas en algunos temas conforme se acerquen los nuevos comicios. Por el momento, el candidato popular al Ayuntamiento de Madrid,  José Luis Martínez-Almeida se ha desmarcado claramente de Vox en una entrevista con el diario ABC en cuestiones como la violencia de género o el modelo territorial. Rodríguez, además, recuerda que con el partido de Abascal en escena  "el PP ya no tiene la responsabilidad de integrar a la extrema derecha en el juego democrático".

Publicidad

"Cuando un partido grande le compra el mensaje al pequeño, si resulta creíble se lo come, pero si no  lo que hace es generar una especie de legitimación y lo empuja hacia arriba en los comicios. Creo que el giro del PP ha ido más por esta última línea", explica Berta Barbet, editora de Politikon e investigadora en Universidad Autónoma de Barcelona, que cree que el cambio de líder en el PP no ha hecho que el electorado se sacuda el cansancio tras siete años de gobierno popular: "Ahora hay otros partidos que su mismo electorado puede votar".  

La lucha por la hegemonía y el voto útil de las derechas

Con la aparición de Vox, la derechización del PP y el nuevo marco de propuestas, la línea que separaba a los partidos de derechas y a los de izquierdas se vuelve más gruesa, en contraste con el mensaje de las nuevas formaciones que ascendieron en 2015 y que aspiraban a ser más transversales. Vox, sin embargo, solo absorbe votos en la derecha, a diferencia de otras formaciones populistas europeas de su espectro. Por tanto, en esta formación de bloques fraccionados otra de las opciones de los populares para rivalizar con Ciudadanos y Vox es explotar en campaña que "ellos son la única opción que garantiza que no gobierne la izquierda", tal y como propone Barbet.

Por tanto, para Joan Antón Mellón, catedrático del Departamento de Ciencia Política, Derecho Constitucional y Filosofía del Derecho de la Universidad de Barcelona, para el próximo ciclo el PP debe aspirar a "consolidar su electorado" en una situación política convulsa y cambiante, donde los votantes tienen varias opciones: "Es un frente amplio de derechas que viene de Aznar".

Que Vox haya elegido como tema central en Andalucía el descrédito de la lucha contra la violencia de género y no otros temas menos arriesgados para sus compañeros de viaje, como su posición respecto a Catalunya, obedece a una estrategia clara: acaparar la atención mediática, marcar un perfil propio y presentarse con una oferta única dentro del espectro político, incluso más allá de los grandes consensos. "Hay temas en los que puedes tener posiciones moderadas, pero otros en los que tienes que estar en un lado o en otro. Vox está planteando políticas en las que el resto tienen que decidir si apoyan o no", explica la politóloga.

Por el momento, Vox está más interesado en la atención mediática que en postularse como un partido de gobierno, al menos ahora, a las puertas de un ciclo electoral en el que pueden sacar tajada." Con el tema catalán pueden tener más apoyo que atacando al feminismo, pero no significa que sea suficiente", explica Barbet sobre el caladero de votos que ha elegido. Tampoco han querido entrar en el Ejecutivo andaluz: "Su objetivo es que se debatan sus propuestas. Ellos parecen interesados en colocarse en la oposición al gobierno".

En un panorama convulso y cambiante, donde las campañas electorales aumentan su influencia, Joan Antón Mellón cree que la estrategia política de Vox es la provocación: "Por eso han optado por la cuestión feminista, en vez de por revindicar otros temas como su programa económico neoliberal, que han escondido detrás del tradicionalismo español".

En este eje también se encuentran las 19 propuestas que Vox publicó un día antes de que se cerrara un pacto con el PP. La excentricidad de muchas de ellas, como cambiar el Día de Andalucía al 2 de enero para conmemorar la reconquista, fue solo una operación para causar escándalo. Unas horas después, ya habían pactado con el PP.

Lo que la derecha aprendió de la descomposición de la izquierda

Desde 2015, España es un país pluripartidista, una circunstancia que ha tenido muchas consecuencias en la última legislatura. La hegemonía que Ciudadanos le disputará al PP, con Vox recortando por la derecha en su mismo espectro, es una batalla que ya libró el PSOE con Podemos y que, por cierto, los socialistas dan por ganada. Sin embargo, Vox y Ciudadanos no han dudado en dar soporte al PP para desalojar a Susana Díaz del Gobierno, mientras Podemos y PSOE no lograron ponerse de acuerdo para hacer a Pedro Sánchez presidente en 2016.

En lo que coinciden los tres especialistas es que la estrategia que salga este fin de semana del cónclave popular tiene que estar diseñada para un espacio compartido con otros partidos, en la que la clave sean las alianzas."Con la aparición de Vox y el auge de Ciudadanos ya no es posible mantener a la vez el centro y la derecha", sentencia la editora de Politikon.

"En Asturias tuvimos la experiencia de Foro. Las grandes formaciones tienen tendencia a pensar que estos partidos que surgen de escisiones son sus hermanos pequeños y que los votantes volverán", explica Rodríguez, que recalca la estrategia de la "competencia virtuosa" que esbozó Íñigo Errejón y que podría aplicarse al bloque de derechas y hacer que se expandiese. El profesor advierte que hay otro matiz importante para las futuras alianzas: "Ciudadanos tiene que decidir si se sitúa a la derecha o vira hacia el centro". 

3 Comments
  1. LDMuras says

    El problema es que a Casado, el pacto de Andalucia , le salva la cara ante su partido y esconde su caída en votos tanto en Andalucía – 300 mil menos- ,como a nivel general ,en las encuestas – segundo puesto -. y además lo vendería como un posible pacto , para las municipales y las generales . Necesita gobernar en Andalucía como agua de mayo. Sino , de momento , no puede vender que hay efecto Casado .

  2. florentino del Amo Antolin says

    Sara el PP siempre fué de derechas y jugó en los tiempos de la «transación» al democrata cristianísmo; hasta que AP usó el derecho de pernada como buen Minístro Franquista, convirtiendo a los tecnocratas, opusístas… En una gran fundación-cueva, donde los alquimístas del regimen y su probeta nazional, emplean hasta los estados de excepción, para gloria del dictador, sus familias, con una Iglesia fariséa recogiendo cosechas, diezmos y primicias del Púeblo asesinado, hoy todavia en cunetas.
    Ahora ( aparte del Bipartidísmo ), necesitan sacar otros actores afines y subvencionados por el Yhijadismo Iraní; aunque antes, el capitalísmo domestico y sus bancos, apuestan por esa hidra Nazional devoradora de derechos y libertades, imponer una dictadura con tres Caudillos, guardandose el Bipartidismo para salvar tanto desfalco social y sus igualdades. Sara, el fascísmo, se transforma… ¿ Diluírse ? ¡ Núnca !. https://uploads.disquscdn.com/images/e81c697ae683627895804dfe6d6b728b2e2733965f11370d36f7362ffd105a17.jpg Los ganadores de la Santa Cruzada.

  3. ninja45 says

    La Fiscalía pidó al Supremo que no abriera causa penal por el máster de Casado. Como siempre, los corruptos del Partido Podrido, de rositas. La acumulación de escándalos que sitúan en la picota la credibilidad del sistema judicial español no da tregua. Desde que Cataluña puso las urnas y, a pesar de las porras, votó, el estómago de Spañistán se ha convertido en una trituradora que digiere cualquier pedrusco. Después del «a por ellos….», tenemos el «todo vale….» contra los independentistas catalanes. La persecución contra el «procés» sigue adelante, aunque cada día se amontonen noticias que provocarían un auténtico «tsunami» en cualquier Estado Europeo. Los poderes fácticos decidieron frenar a cualquier precio
    el órdago catalan, superada la tentación de carear el conflicto territorial por la vía de la política, que es por donde transcurren los conflictos en las democracias. Si a esta pléyade de despropósitos añadimos la composición del Tribunal Supremo, con jueces situados allí por los vocales del Partido Podrido, la repentina promoción de Lamelas y Llarenas, títeres de la oligarquía fascista, las mentiras reconocidas del Juzgado nº 13 que envió a los «Jordis» a prisión y, una tras otra, las patadas recibidas en el ámbito internacional, el panorama es demoledor. A la m. con la Injusticia española prevaricadora, títere de los fascistas y corruptos, vergüenza de Europa…Si me pegan, me divorcio. Som República !!*!!

Leave A Reply

Your email address will not be published.