Sánchez lanza su España “en positivo” para contrastar con la derecha crispada

1

Una España "luminosa" capaz de combatir en las urnas a la España "en blanco y negro". Es el concepto de país que ha lanzado  Pedro Sánchez en la precampaña para intentar sumar votos en las elecciones generales del próximo 28 de abril. El presidente del Gobierno quiere hacer una campaña en positivo (corazones en carteles incluidos) frente a la negatividad de la crispación de las tres derechas, tal y como ha transmitido en su acto de precampaña celebrado en el espacio Próxima Estación, un local cercano a Madrid Río. En resumen: los socialistas buscan el contraste con el bloque que conforman PP, Ciudadanos y Vox, bajo el lema 'La España que quieres'.

El acto lo han abierto varios testimonios sobre los que Pedro Sánchez ha articulado posteriormente su discurso: una investigadora, un jubilado, una emprendedora, un doctor en matemáticas y una médico, que pretendían mostrar una España diversa en todo menos en su nivel educativo: la mayoría de las personas que han puesto su voz tenían estudios superiores. Aún así, le ha servido para dibujar ante muchos de sus ministros un país que quiere avanzar y que se ha visto lastrado por los recortes de la era Rajoy.

Con las andaluzas de diciembre como antesala, Sánchez ha optado por  rellenar la cuestión nacional de contenido social. Pretende mostrar un proyecto de país en el que "nadie se quede atrás", con la Sanidad y la Educación pública como pilares del Estado de Bienestar a reforzar. El presidente ha dejado claro que para construir su proyecto necesita una "mayoría de progreso" que acuda a las urnas el 28 de abril. El presidente fía su suerte a ese país que "no acepta retrocesos" y "que abraza la diversidad". 

Esta campaña en positivo se imprime también en el propio estilo del presidente del Gobierno. Frente a la crispación del líder del PP, Pablo Casado, Sánchez ha apostado por reivindicar una política "útil", "ejemplar", "educada" y "tolerante", que busque unir a los españoles y no enfrentarlos.  En definitiva, pide a los ciudadanos que acudan a las urnas para elegir entre dos bloques: "Uno que avanza y otro que retrocede" .

Ciudadanos les deja libre el centro

Si hace dos años Ciudadanos amenazaba los votos de centro del PSOE, Albert Rivera se lo ha puesto más fácil  a los socialistas para ocupar el espacio de la "moderación" tras desvelar sus pactos poselectorales y negarse a pactar con los socialistas. Este "cordón sanitario" significa que los votos de los naranjas irán a pactar con la derecha y la ultraderecha. Este movimiento, errático a juicio de los socialistas, va a ser aprovechado por el presidente del Gobierno para situarse como la opción de centro.

Frente a un Rivera escorado a la derecha que ha olvidado su discurso regenerador, Sánchez ha aprovechado para enmarcarse dentro de "una nueva generación de líderes socialistas" que aspiran a dirigir una España moderna, "feminista", "ecologista", que lucha contra la pobreza y se preocupa del bienestar de los pensionistas. 

La banda sonora que ha ambientado los minutos previos a la intervención de Sánchez ha servido para reforzar esa idea. En la sala se han oído las canciones 'Como yo te amo', de Rocío Jurado, y el 'Mi querida España', de Cecilia, versionados a ritmo de rock, que conjugan con el estilo de un dirigente joven que reversiona las ideas de un partido con 140 años de historia.


loading...

1 Comment
  1. ninja45 says

    La ministra de Justicia, Dolores Delgado, dijo: «La ley es igual para todos».
    Carmen Calvo, ministra de Igualdad: «España es una democracia garantista».
    Mentira podrida. No mientras haya presos políticos. En este país robar millones
    de euros se equipara penalmente con hacer canciones criticando al Gobierno o
    a la Monarquía. Mientras a Urdangarín, Torres o Mata se les rebajan aún más las
    penas de prisión, nuestros presos políticos llevan mas de un año en «prisión
    preventiva incondicional» por el «terrible delito» de organizar un referéndum
    en contra de los deseos de un Estado de Desecho represor, fascista y corrupto.
    Contra los independentistas catalanes todo vale. A buena gente que no ha matado
    una mosca en su vida, se les mantiene secuestrados y se les trata peor que a
    terroristas o criminales de la peor calaña. Y todo ello con la aprobación y
    aplauso de buena parte de la sociedad española, que no nos pueden ver ni en
    pintura, pero tampoco nos quieren dejar marchar. Eso es lo que dice Susana Díaz,
    esa bocachanclas que teme perder las abundantes subvenciones que nos expolian a
    los catalanes. La represión continuada y salvaje contra los que han osado
    levantar la voz contra la corrupción institucionalizada y el esquilme
    sistemático que se somete a Cataluña, no tiene parangón en ninguna democracia
    que se precie de serlo. A la m. con la Injusticia española prevaricadora, títere
    de los fascistas y corruptos, vergüenza de Europa. Si me pegan, me divorcio.
    Som República !!*!!

Leave A Reply

Your email address will not be published.