Gerardo Pisarello: “El rey, el 3 de octubre, se adelantó al discurso de Vox”

  • Entrevista al candidato de En Comú Podem y teniente de alcalde de Barcelona

2

El 14 de abril de 1931, tras unas elecciones municipales que dieron la victoria en las principales capitales a las opciones republicanas, se proclamaba la II República Española, uno de los periodos históricos de mayor grado de conquistas sociales y políticas y de mayor avance en materia cultural y científica. Hoy, distintas opciones políticas del Estado abogan por un modelo republicano de Estado. El republicanismo, rama política que toma por bandera los valores de la Revolución Francesa de libertad, igualdad y fraternidad, sigue estando vigente ante un incierto panorama político en el que, a escala global, toman posiciones las ultraderechas.

Barcelona, precisamente con el fin de revisar los valores del republicanismo y de adaptarlos a los nuevos retos, ha celebrado esta semana la Primavera Republicana, un programa de actividades culturales, políticas y de un amplio espectro. De esto hablamos con Gerardo Pisarello (Tucumán, Argentina, 1970), candidato al Congreso de los Diputados por En Comú Podem y primer teniente de alcalde de la capital catalana desde 2015, en el equipo de Ada Colau.

– ¿Qué importancia tiene para Barcelona la celebración de la primavera republicana?

Publicidad

– Barcelona es una ciudad que siempre que ha hablado con libertad se ha definido como republicana. Buena parte de las diferentes tradiciones republicanas de la ciudad, el republicanismo feminista, el libertario, muchas expresiones del republicanismo socialista o comunista, se habían quedado olvidadas durante estos 40 años. Hemos tenido que recuperar tradiciones republicanas de nuestra ciudad que después de la Transición pocos se atrevieron a reivindicar. El propio Pasqual Maragall, que fue un alcalde muy interesante en muchos temas, no se atrevió a recuperar con valentía la tradición republicana.

Nosotros hemos instalado una política pública por la cual, cada año, en el mes de abril, desarrollamos el programa Primavera Republicana. A través de él, recordamos el republicanismo del pasado y sus conquistas y nos planteamos los retos de un republicanismo del siglo XXI. Este año, hemos recordado que la jornada laboral de ocho horas en todo el Estado se conquistó por la huelga de La Canadiense en 1909. A veces interesa que se olvide que una movilización de trabajadores y trabajadoras conquistaran este derecho, o que durante la II República se conquistara el voto femenino universal gracias a la labor de Clara Campoamor y tantas otras. También nos interesa recuperar los valores republicanos del siglo XXI que hoy, más que nunca, tienen que ver con la defensa del antirracismo, feminismo, ecologismo. Precisamente, los grandes valores que la extrema derecha, que ya tenemos aquí, quiere eliminar.

– ¿Qué importancia tiene el republicanismo hoy en día para frenar esa ola reaccionaria global?

"Actualizar el republicanismo es el mejor antídoto contra la extrema derecha"

– Esa ola reaccionaria global es, precisamente, la reacción de los privilegiados a los procesos de democratización que se han generado en distintos lugares del mundo. Son los ofendidos por los avances del feminismo, por las conquistas sociales que se consiguieron después de décadas de neoliberalismo salvaje, los ofendidos por los avances científicos que muestran que la catástrofe ecológica es una realidad sostenida por evidencia empírica. Eso explica que la extrema derecha global sea anticientífica, homófoba, machista, neoliberal y vaya contra esas conquistas.

La forma más eficaz de contrarrestar esa ola global es recuperar los viejos valores del republicanismo de justicia social, apuesta por la ciencia y la cultura. Todo esto mantiene una vigencia enorme y tenemos que actualizarlo a los nuevos retos, ese es el menor antídoto contra la extrema derecha: la defensa de los derechos sociales, cultura, ciencia, feminismo, diversidad, antirracismo. Sobre todo, una consciencia muy fuerte de que no puede haber en el siglo XXI justicia social republicana si no hay al mismo tiempo justicia climática.

– ¿Podría un modelo republicano en el Estado español favorecer a una solución al conflicto territorial entre Catalunya y el resto del Estado?

"Una propuesta republicana tiene que colocar la plurinacionalidad en el centro"

– Los momentos históricos en los que se planteó con más fuerza la necesidad de impugnar el carácter centralista y negador de su pluralidad interna en el Estado español fueron los momentos republicanos. La I República fue la primera en poner sobre la mesa la necesidad de un modelo republicano federal y fuertemente municipalista. Incluso, llegó a haber dos presidentes de la I República catalanes: Estanislao Figueras y Francisco Pi i Margall. El movimiento federal era muy fuerte en Catalunya, pero también en Andalucía o algunas ciudades de Galicia.

En la II República también se puso sobre la mesa la necesidad de dar respuesta a los impulsos republicanos que venían, una vez más, de Catalunya, Valencia, Andalucía, Euskadi... Contra esto se instauró la primera Restauración Borbónica en el siglo XIX o se levantó el Franquismo. Contra esto, precisamente, reaccionan hoy las derechas aznarianas que se expresan en el PP, Ciudadanos y Vox. Una propuesta republicana hoy tiene que colocar la plurinacionalidad en el centro, una propuesta municipalista, anticentralista y que cuestione a la Monarquía, que ha sido una pieza fundamental para que los distintos pueblos de España no puedan ejercer su derecho a decidir y sus anhelos de transformación.

El republicanismo que necesitamos tiene que ser plurinacional, intercultural y municipalista. El republicanismo es la ausencia de monarquía. El rey, el 3-O, se adelantó al discurso de Vox. Esto solo puede ser liderado por las distintas fuerzas republicanas, progresistas y de izquierdas del Estado. Este es el reto que tenemos este ciclo electoral, conseguir, como en abril de 1931, tener unas elecciones que sean materialmente constituyentes, es decir, que abran el debate de fondo sobre la refundación republicana, democrática, social y plurinacional del Estado.

– Dentro de la Primavera Republicana, el pasado fin de semana 400 personas visitaron el refugio antiaéreo en el Museo de Historia. ¿Qué importancia tienen para la ciudad los refugios antiaéreos?

"Recordad lo que significaron los refugios antiaéreos es fundamental contra la impunidad"

– Barcelona fue, como Madrid y otras, una ciudad laboratorio de los momentos más terribles del siglo XX: el uso de los bombardeos sobre la población civil como elemento para generar terror entre la población. Aquí, los bombardeos tuvieron lugar con la participación de las tropas franquistas, pero también de las fascistas italianas y las nazis alemanas. Recordar lo que significaron los refugios antiaéreos es fundamental para impedir la impunidad de aquellos actos.

El Ayuntamiento de Barcelona ha puesto querellas para que el Estado italiano pida perdón y repare el horror de aquellos crímenes. Es una de las grandes deudas que tenemos como sociedad con las víctimas por aquellos actos terroristas. No olvidemos que la Constitución republicana del 1931 establecía la renuncia de la guerra como instrumento de resolución de los conflictos internacionales. El fascismo utilizó la guerra para imponer sus intereses y, además, desconociendo las reglas fundamentales del derecho de guerra, estableció el terror sistemático en la población. Ese terror, en Barcelona, ha pasado de familiar en familiar y recordar eso es una forma de reparar el dolor de las víctimas y de saber que no puede haber una democracia medianamente saneada si no es sobre la base de la condena radical de este tipo de actos de barbarie.

– Otro elemento curioso de estas jornadas ha sido el partido de fútbol entre el Júpiter y el Clapton inglés. ¿Por qué un partido de fútbol en unas jornadas republicanas?

– Reivindicamos el republicanismo del día a día, la participación ciudadana en los asuntos y espacios públicos. En un momento en el que las ciudades se ven asediadas por la privatización del espacio público, se recupera la idea del deporte como territorio desde el cual construir fraternidad y cooperación, el juego compartido y como espacio de creación de cultura republicana.

Lo hicimos invitando a un club como el Clapton, una cooperativa, algo sintomático en un momento en el que el fútbol está quedando en manos de intereses puramente mercantiles. Es un club que tiene como valores el antirracismo y el feminismo y su camiseta es una tricolor y lleva inscrita en el cuello la consigna del "no pasarán", tan importante en la lucha antifascista. El Júpiter, por su parte, es un club centenario de Barcelona reconocido por su catalanismo, obrerismo, un club con el que tenían vínculos los obreros de la CNT. Todavía hoy mantiene vivos esos principios republicanos, ni la dictadura de Primo de Rivera ni la franquista pudieron con este club.

Nos hubiera gustado que el Clapton jugara contra el equipo femenino del Júpiter, lo autorizamos pero la liga inglesa no lo autorizó. La intención será batallar por eso para que en las próximas primaveras republicanas sean los equipos femeninos los que tomen protagonismo y que quede claro que el republicanismo será feminista o no será.

– Hemos visto en estas últimas semanas la polémica por la placa que colocaron junto a la comisaría de Via Laietana, recordando que fue un espacio de torturas durante la dictadura. Llama la atención que haya sido destrozada por elementos de la extrema derecha con la presencia policial tan cerca.

"La única garantía de que no se reproduzca el fascismo es no olvidar el pasado"

– Es muy grave, esa propuesta de señalización como el espacio del horror, pues la comisaría se conocía durante el Franquismo como la casa del horror, fue autorizada por el Congreso de los Diputados y el Parlament. Cuando anunciamos que eso se iba a concretar, la concejal de Ciudadanos, Carina Mejías, salió a decir que era un ataque contra la Policía y convocó a los sindicatos policiales a que se sumaran a la protesta. Como consecuencia de esto, la placa fue vandalizada esa misma noche. En una ciudad como Barcelona, es difícil que la extrema derecha pueda imponer con facilidad su práctica y a los pocos días hubo una reprobación, que no se había producido nunca, de la actitud de esta concejal y un mandato del pleno para que se restituyera la placa.

Me parece grave porque esa placa significa señalar que la comisaría de Via Laietana fue un centro de represión durante el Franquismo, pero también durante la dictadura de Primo de Rivera y la II República. Lo que la derecha no quiere es que se recuerde la represión de la dictadura y los nombres de la represión, algunos de esos nombres siguen sonando en la política actual. No quieren que se recuerde los motivos de lucha de la gente que fue represaliada, eran sindicalistas, catalanistas, cristianas en contra del Franquismo. Quieren que se olvide la memoria de las miles de personas que lucharon por una sociedad más justa. No es casual que la derecha haya salido de una forma tan furibunda a cuestionar esa placa, porque lo que se quiere cuestionar son los anhelos de las personas que fueron reprimidas en esos sitios.

En Alemania, nadie pondría en duda que ese espacio debe ser un memorial. La única garantía que tenemos de que no se reproduzca en el presente es no olvidar que ocurrió en el pasado.

– Recientemente, explicaba en un programa de TV3 el asesinato de su padre por parte de la dictadura Argentina. ¿Por qué ha decidido hacer pública esta historia?

"Queremos construir una sociedad con valores opuestos a los del Franquismo"

– Es absolutamente importante hacerlo. Sabíamos que las políticas neoliberales y de recortes sociales y de ataque a los derechos laborales no se pueden poner en marcha sin autoritarismo o represión de los derechos civiles. Lo que nunca imaginábamos era que pudieran volver expresiones del pasado o de defensa de lo que fueron experiencias dictatoriales para llevar a cabo la represión. Eso fueron las dictaduras en América Latina. La dictadura argentina de 1976 tuvo como objetivo poner en marcha un proyecto económico que exigía silenciar la protesta de personas comprometidas, eliminarlas. Eso pasó en Argentina, en Brasil, Uruguay y, en buena medida, el Franquismo fue un intento de cortar con todos los proyectos que la II República puso encima de la mesa.

Hoy, Bolsonaro en Brasil ordena celebrar el golpe de estado de 1974. Es una apología del terrorismo de estado que no nos imaginábamos. En Argentina lo vemos y aquí estamos en un momento donde la represión de la disidencia con leyes mordaza, la utilización de las cloacas del Estado contra el soberanismo catalán o Unidas Podemos demuestra que ese giro autoritario amenaza con devolvernos a las peores pesadillas que experimentamos en los años 30 del siglo XX.

Esos fenómenos están relacionados entre sí. Cuando recordé que mi padre era un abogado de presos políticos, de personas que luchaban por la justicia social, no podía olvidar la relación con algunos hechos que estamos viendo hoy, como que en el Estado español hay presos políticos, sindicalistas que van a prisión por protestar, que la ley mordaza silencia a golpe de multas la protesta social de la gente más vulnerable. Además, desde algunos grupos mediáticos se da visibilidad a la extrema derecha que está planteando barbaridades.

Una vez que la extrema derecha ha salido del PP, que la estaba conteniendo, el propio PP se está moviendo de manera acelerada hacia posiciones extremas que son absolutamente preconstitucionales y están emparentadas con el Franquismo. Frente a esa realidad, no podemos dejar de construir memoria democrática. Por eso, en el Ayuntamiento de Barcelona hicimos cosas que no se habían hecho en 40 años de democracia, como quitar la medalla a Martín Villa, protagonista de los hechos trágicos de Vitoria y responsable de muchos actos económicamente muy discutibles dentro del mundo de la empresa privada, quitarle los honores a Franco y a responsables de la dictadura. Esto no son mensajes de pasado, sino de futuro: queremos construir una sociedad con valores opuestos a los del Franquismo.

– Hablaba de presos políticos.Su cabeza de lista, Jaume Asens, presentaba esta semana una serie de medidas para evitar que en España haya presos políticos.

"Tenemos que empezar a pensar en frentes amplios democráticos"

– Pensamos que uno de los retos en los que se van a encontrar las fuerzas progresistas en este nuevo escenario es encontrar una salida política al conflicto que existe en Catalunya. Eso pasa, en primer lugar, por la desjudicialización de ese conflicto que ha llevado a personas, con las que mantenemos fuertes discrepancias políticas, sean víctimas de actuaciones judiciales arbitrarias, como la aplicación de prisiones preventivas desproporcionadas o la contemplación torticera de delitos como rebelión o sedición.

Una de las propuestas que hacemos es reformar el Código Penal para evitar que esos tipos penales sean usados de esta forma arbitraria y como un paso también para avanzar en el diálogo. Aquí sería un error enorme que el PSOE ceda ante las presiones de la derecha, implicaría un retroceso tremendo en términos democráticos. Esto no se va a producir solamente si las fuerzas a la izquierda del PSOE somos capaces de impedir que ese retroceso se produzca. Pedro Sánchez puede hablar de diálogo y plurinacionalidad cuando hay una presión de la izquierda para que lo haga, pero inmediatamente se acerca a las posiciones de Ciudadanos o del PP si no existe esa presión de la izquierda.

En este contexto de crecimiento de la extrema derecha, no solamente en España, también en el resto del mundo, tenemos que empezar a pensar en frentes populares, en frentes amplios democráticos que sean capaces de desarrollar políticas sólidas, creíbles y valientes para desactivar este virus que amenaza con destruir libertades políticas y democráticas y derechos sociales que han costado mucho de construir.

2 Comments
  1. Farrack says

    Leche. Con la de argentinos competentes, decentes, inteligentes y cultos que hay, aquí, en este puñetero país, venimos a dar cobijo y ponemos a vivir del cuento de nuestro bolsillo a subn0rmales como este asno.

  2. florentino del Amo Antolin says

    El 14 de Abril de 1.931, fue la eclosión de la libertad, los derechos y la igualdad; unidos por la fraternidad y ese sonsonete… ¡ Ya se marchó, la monarquía y con ella quien nos jodia !. Este 14 de Abril de 2.019 los partidos de corte ultra, que son el retroceso y vuelta a las antípodas de una democracia en libertades; Y valiéndose de los delegados de Gobierno en las Comunidades históricas, conceden permisos para manifestar lo que no está escrito en ninguna Constitución: ¡ Vamos a quitaros los Fueros, que el pucherazo sea legítimo y si nos juntamos como en Andalucía… España, una Grande y fascista !. Esto, no es venir y explicar su programa, sencillamente es una provocación de cloaca de un Estado en descomposición. Que venga el fascismo de marketing a tu pueblo y que encima te den hostias los que mantienes con tus impuestos. El Gobierno y su delegado, deben de escuchar lo que se dijo en las diatribas y soflamas del nuevo fascio… pues si ese era su programa, choca de frente con los Derechos Humanos Universales. ¡ La impunidad la ejercen los matones !. Los hijos y nietos que se sienten ofendidos, porque los Pueblos quieren vivir en libertad y ellos solo buscan propaganda nazi, valiéndose de la complicidad del aparato del régimen. Hay que recordar, que hay muchas más víctimas en cunetas y los familiares, cansados del bandidaje institucional y de tantos matones de fin de semana, prevaricadores y ladrones de lo público… vienen de fiesta, con las armas de la confusión, para consumo en otras tierras que todavía esperan en solucionarlo con pistolas y regresiones de todo tipo: Social, pluricultural, federal, asociativo, igualitario…
    Como hijo y nieto de represaliado, tengo el honor de estar en el lado de las libertades públicas, de la igualdad y la fraternidad entre los Pueblos; aborreciendo lo que en política es el franquismo nacional sindicalista inducido al inculto bravucón. ¡ Una pena, que bancos sufraguen la podredumbre entre humanos, van para atrás !. https://uploads.disquscdn.com/images/937ceda34cff3005422be9bc1bfdb160bff5e1b989ef8d739fdb226e1fdfc350.jpg https://uploads.disquscdn.com/images/59878b53d47d0010712418f0b7c0179dc4f09e3789ce94edcb3cf592745882bc.jpg Errenteria en el año 78 antes de aprobarse la carta magna de la burguesía… Ahora vienen vestidos de políticos ultras !.

Leave A Reply

Your email address will not be published.