Sánchez y Gabilondo empujan la campaña de Pepu para intentar sumar con Carmena

  • El lunes visitó Vallecas con el presidente del Gobierno y el candidato a presidir la Comunidad de Madrid
  • El martes también acudió acompañado por Gabilondo a una entrevista en Antena 3

Este lunes, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, entró en la campaña electoral madrileña con un baño de masas en Puente de Vallecas. A un lado, el candidato del PSOE a la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo. Al otro, el aspirante al Ayuntamiento, Pepu Hernández. Es el tridente anhelado del PSOE, el de tres socialistas (dos, sin carnet) alineados en los tres gobiernos. El primero lo tiene hecho. Sánchez ganó ampliamente en abril. El segundo toca esa posibilidad en el CIS, que pronostica una mayoría progresista en la región, mientras que el exentrenador mejora resultados pero se queda en segunda posición. Sin embargo, el PSOE está dispuesto a pelear Madrid y hará lo posible por empujar la candidatura de Hernández para, al menos, parar al «trío de Colón» y formar un gobierno progresista, una posibilidad no tan cierta.

Este mismo lunes, el candidato del PP al Ayuntamiento de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, calificaba a Hérnández como «el paracaidista de Pedro Sánchez». Pepu Hernández aterrizó en el PSOE como una apuesta personal del presidente del gobierno, sin tener carnet ni carrera política. Por ello, durante el proceso dio empaque a su candidatura incorporando a algunos concejales del grupo socialista como Mar Espinar o Mercedes González, se recorrió las agrupaciones para que los afiliados le conocieran y visitó los distritos para palpar los recovecos de la ciudad que ahora aspira a gobernar.

Publicidad

Una vez legitimado por las primarias socialistas, ahora debe convencer a los ciudadanos para que confíen en él en mayo. El pasado viernes, presentó sus «21 desafíos y 131 medidas para un mejor Madrid” en el Centro Social Comunitario Casino de la Reina, el domingo paseó por el Rastro y el lunes se dejó fotografiar con Sánchez y Gabilondo en la vallecana Avenida de la Albufera.

Desde su equipo indican que para esta campaña han priorizado los distritos del sur y del sureste, en coherencia con una de las principales ideas de su discurso: la necesidad de combatir la desigualdad entre los distritos y barrios dentro de la misma ciudad.

«No solo visitamos estas zonas porque creamos que ahí vayamos a recabar votos, sino porque consideramos que son los distritos y barrios que más apoyo necesitan para que la ciudad esté reequilibrada», explican desde su equipo por esta apuesta.

Una campaña continuista y con la amenaza de Vox

Por ello, han diseñado una campaña continuista con respecto a la estrategia de las elecciones generales. Pepu se perfila como un candidato moderado, con una propuesta progresista y siempre en positivo. Sus intervenciones se caracterizan por el poco riesgo, tan poco, que a veces lee sus papeles en los debates a los que se ha enfrentado.

Con los resultados electorales del 28 de abril sobre la mesa, los de Hernández confían en que mejorarán resultados en la ciudad. La marca PSOE se ha disparado en la escena política y el nombre del exentrenador está unido al de Pedro Sánchez, hoy flamante triunfador. Conscientes de que el Ayuntamiento de Madrid es una plaza difícil, donde el PSOE se había quedado en solo nueve actas, la formación espera ganar apoyos y poder formar un gobierno progresista, una posibilidad que el también sí les concede.

Sin embargo, después de que los resultados de Vox estuvieran por debajo de las expectativas, uno de los principales problemas puede ser que no se repita la movilización del 28 de abril. Por eso, Hernández se encarga de recordar cada vez que puede que «Madrid no puede dar pasos atrás» y que el peligro de que las derechas gobiernen con la ultraderecha en el ayuntamiento es «real». El domingo electoral, la derecha sumó en Madrid 995.995 votos, mientras las izquierdas se quedaron 809.471.

Hacia un gobierno progresista

Por el momento, el PSOE confía en la fuerza de Gabilondo y, sobre todo, de Pedro Sánchez para empujar la candidatura al 26 de mayo. El martes, apareció junto al candidato a la Comunidad de Madrid en uno de los escaparates más importantes en una campaña política: la televisión. En esta ocasión, concedieron una entrevista juntos en el programa Espejo Público de Antena 3.

Preguntado por su buena relación con Carmena, Pepu Hernandez fue claro: «Formando parte de un gobierno podríamos gestionar mucho mejor». El candidato cree que la fórmula de la anterior legislatura «no ha sido positiva para el partido», ya que no les ha permitido rentabilizar muchas de las ideas que han aportado a Manuela Carmena desde fuera de su gobierno, una opinión compartida por muchos dentro de la federación madrileña, que vieron como el PSC sí se integraba en el ejecutivo de Barcelona.

Aún así, habrá que esperar a ver los resultados electorales para medir las fuerzas de cada formación. En todo caso, desde filas socialistas recuerdan que la militancia tiene la última palabra sobre los acuerdos de gobierno.

Las promesas

El pasado viernes, Hernández presentó sus «21 Desafíos y 131 Medidas para un mejor Madrid», que propone una ciudad más descentralizada y que palíe las desigualdades entre ciudadanos de distritos distintos.

Entre sus propuestas, destacan la construcción de «al menos» 20 nuevas escuelas infantiles públicas de 0 a 3 años, la subvención de «la cuota de comedor a familias con bajos ingresos» o la ampliación del abono de transporte joven hasta los 30 años.

También hay propuestas específicas para los mayores de 65, que tienen muchos problemas en la ciudad, desde la propia arquitectura que dificulta su movilidad hasta la soledad. Por ello, en el documento aseguran que aprobarán una «carta de derechos de las personas mayores» y elaborarán un «programa de atención integral para las personas mayores que viven solas».

En este sentido, también fomentarán los cohousing, las viviendas tuteladas o la convivencia intergeneracional «como forma de compartir espacios y experiencias».

En materia de cultura, prometen ampliar el Bono Cultural Municipal (JOBO) «a otros colectivos desfavorecidos».

Entre otras de sus propuestas, también quieren acabar con el chabolismo en Madrid actuando «con carácter urgente» en la Cañada Real Galiana. Tras las movilizaciones que han generado este último año los taxistas contra las plataformas digitales del transporte, en el programa socialista también figura la redacción de una Ordenanza reguladora de las VTC «de manera coordinada con la Comunidad de Madrid».