El compromiso de Carmena: Madrid, locomotora de progreso de España

  • Errejón considera que el bloque progresista puede sumar en la Comunidad porque “Más Madrid se ha echado la campaña a los hombros”

Manuela Carmena e Íñigo Errejón. Íñigo Errejón y Manuela Carmena. Más Madrid pone en pie a las más de 5.000 personas que se han dado cita en el Madrid Arena, en la Casa de Campo de la capital, en acto central de la campaña de las municipales y autonómicas madrileñas. Ambiente festivo entre el público, nerviosismo entre los voluntarios e integrantes de los equipos antes de que diera comienzo el acto. La campaña de Más Madrid va hinchándose como la levadura, tras unas semanas apartadas de los focos por la prevalencia de la política estatal.

Queda una semana y Más Madrid tiene claros sus objetivos: revalidar el Consistorio de Cibeles y empujar para un cambio hacia la izquierda en la Real Casa de Correos de la Puerta del Sol, sede de la Presidencia de la Comunidad, donde lleva instalado el PP desde hace 24 años, donde los presidentes autonómicos se van sucediendo entre imputaciones y escándalos de corrupción.

Candidatos municipales y autonómicos se suceden en el escenario, interrumpidos por un público volcado con los intervinientes. Clara Serra, José Manuel Calvo, Mónica García, Pablo Soto, Emilio Delgado, Rita Maestre… El turno de Errejón, para después dar paso a Carmena.

Publicidad

“En las generales conseguimos que no pasaran, pero en Madrid, los números no daban, todavía había una ligera mayoría de las derechas”, analiza el candidato autonómico desde el escenario, para añadir: “Hoy todas las encuestas dicen que estamos rozando con la punta de los dedos una mayoría de cambio”. Algo de lo que responsabiliza a Más Madrid: “Somos los que nos hemos echado la campaña al hombro”, para lograr “un gobierno justo, verde y feminista”.

Mensaje de Errejón a PSOE y Unidas Podemos: “Compañeros, un poquito de ganas, a las citas históricas no se va con las manos en los bolsillos”. Y bronca a Cayetana Álvarez de Toledo, la diputada del PP en el Congreso que peores resultados ha obtenido para la fuerza conservadora en Catalunya, quien hace unos días se mofaba en una intervención pública de la edad de la alcaldesa madrileña: “La democracia a usted y a los suyos no le debe nada. Un poquito de respeto, señora marquesa”.

Errejón, además, ha pedido compromiso a las bases para que participen como apoderados el día de las elecciones y “que nadie se confunda”. “Esta es la papeleta para que Manuela se quede en la Alcaldía, la alternativa es solo una”, en referencia a Madrid En Pie, la candidatura encabezada por Carlos Sánchez Mato, que podría quedar fuera del consistorio si no llegara al 5% de los sufragios.

Globos verdes y amarillos sobrevuelan las cabezas de los asistentes. En lo alto de las gradas, un grupo de jóvenes, con bombo incluido, anima como si de una contienda deportiva se tratara: “Hola don Pepito, hola don José, votó usted por Manuela, por Manuela yo voté”. Y banderolas omnipresentes con las figuras de los dos candidatos entre las gradas, sobre las sillas, en las espaldas de la gente. Según la organización, ya van 30.000 repartidas para que se cuelguen de los balcones ante la negativa de la Junta Electoral de permitir a Más Madrid colocar carteles electorales en farolas y equipamientos exteriores.

Público en pie para despedir a Errejón y recibir a Carmena, que se sitúa en el centro del escenario, enfocando hacia proscenio. Frente al menosprecio de Álvarez de Toledo, reivindica la vejez: “Senil, porque tengo 75 años. Las personas mayores tenemos una mochila de sabiduría a las espaldas”. Cierra la intervención con un poema del poeta brasileño Mario Andrade. Uno de los versos, toda una declaración de intenciones: “No tengo tiempo para reuniones interminables, estatutos, normas, reglamentos internos que no sirven para nada”.

Antes de los versos de cierre, un homenaje a la democracia frente al griterío de las derechas y ultraderechas en campaña. “Tenemos que saber lo que significa tener una democracia como la que tenemos. Costó sangre, vida, esfuerzos inmensos, en este país y en el mundo en general”, dice la jueza en el Madrid Arena, ante un público que mantiene el silencio, como manteniendo la apnea alta, antes de que la alcaldesa recuerde sus compañeros del despacho de Abogados de Atocha asesinados por el terrorismo de la extrema derecha durante la transición. “Cada vez que pienso la felicidad de envejecer en democracia, recuerdo a esos compañeros a los que les truncaron la vida, nos dividieron de una forma muy dolorosa”, recuerda.

“Por la importancia de lo que significa la democracia, tenemos que cuidarla y para eso es saber lo que votamos y por qué lo votamos”, advierte, añadiendo: “Me quedo sorprendida de que se pueda decir que su objetivo es acabar con la dictadura progresista, ¿qué dicen ustedes? Qué barbaridad que el progreso pueda ser negativo. El progreso significa que hay personas que han sido capaces de idear que el mundo podía ser mejor”. Y se compromete para que Madrid, si gobiernan, “sea la locomotora del progreso de España, de Europa y del mundo”.