XLI ANIVERSARIO DE LA CONSTITUCIÓN

Constitución, plurinacionalidad, eurocomunismo y el teclista de Pink Floyd

  • Pablo Iglesias, Enric Juliana y Lola García analizan conjuntamente la coyuntura política un año después

3

Un año da para mucho, pero en estos momentos de aceleración política, para una barbaridad. Hace un año, estaba recientemente publicado el libro Nudo España (Arpa, 2018), que recoge una larga conversación entre el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y el director adjunto de La Vanguardia en Madrid, Enric Juliana. Hace un año, en la gira de presentación que ambos protagonizaron por algunas ciudades españolas, se reunían los dos en Barcelona, en la Casa del Llibre, en la Rambla de Catalunya, en un acto moderado por la también periodista del rotativo barcelonés, Lola García.

El ambiente político en aquel momento estaba enrarecido. Acababan de suceder las elecciones andaluzas y los análisis todavía buscaban explicación a cómo la ultraderecha de Vox había entrado en el Hospital de las Cinco Llagas con 12 diputados. Una docena de diputados ultras que rompían el muro institucional y que prologaban una sucesión de citas electorales durante una docena de meses que han llevado a Vox a ser la tercera fuerza en el Congreso de los Diputados, con 52 representantes, y una de las ultraderechas con más fuerza institucional de Europa.

Ayer, en la sala Ernest Lluch del Congreso de los Diputados se volvían a reunir Iglesias, Juliana y García para hacer un repaso del nudo en el que se sigue encontrando España 12 meses después. En la anterior reunión, la barcelonesa, un grupo de fascistas irrumpió en el acto interrumpiéndolo con gritos contra las izquierdas. Estuvo cuartopoder allí y lo contó. El periodista, Juliana, lanzó dos metáforas que viene bien revisar un año después.

En primer lugar, se refirió José María Aznar y al tridente de las derechas y ultraderechas (PP, Vox y Ciudadanos) como el teclista de Pink Floyd, que tocaba con una mano tres teclados distintos. Hoy, Aznar, que sigue balbuceando intentando evitar un acuerdo gubernamental PSOE-Unidas Podemos ya no tiene un teclado que tocar. Albert Rivera, abducido por los encantos ultras abandonó el centro y el electorado se escoró a la derecha y votó, efectivamente, a la ultraderecha reconocida. Ciudadanos es una sombra naranja.

Por otro lado, el periodista catalán profetizaba: "Antes de que cante el gallo de la próxima navidad (por esta), estaremos todos detrás de la Constitución". Hoy, Unidas Podemos es la fuerza abanderada de la Cata Magna y su líder, Iglesias, no deja de reivindicar los artículos sociales de la misma allá por donde va, aunque eso le cueste algún chascarrillo y su colega, Juliana, celebre la llegada de Iglesias al "eurocomunismo". Hoy, ERC se convierte en facilitadora de un gobierno "progresista" y se sienta a dialogar con el PSOE "dentro de la Constitución".

El teclista de Pink Floyd no sabe qué melodía tocar con tanta Constitución. El PP vuelve a escorarse a la derecha, muerto el centro político, e Iglesias dice que el PP está secuestrado por la ultraderecha, "aunque esté Ana Pastor". La expresidenta del Congreso ha tachado de inconstitucionales los acatamientos a la Constitución de esta legislatura que siendo ella presidenta no lo eran.

El líder de Podemos reconoce ahora que le gustaría un president de la Generalitat de ERC, dibujando el triple entendimiento entre socialistas, republicanos y comunes y Unidas Podemos, un entendimiento entre las izquierdas que pudiera beneficiar a las tres administraciones implicadas: Gobierno del Estado, Generalitat y Consistorio de Barcelona. Un entendimiento por el que ya abogaba en el verano del 2017, semanas antes del 1-O, cuando se reunió con Oriol Junqueras en una cena compartida con el empresario Jaume Roures.

El objetivo de la entrada en el gobierno de Unidas Podemos es poner en práctica los artículos sociales de la Constitución para frenar así a la ultraderecha, según repite el líder morado una y otra vez, quien reconoce el trabajo del PCE en el debate de 1978 para incorporar estos artículos. Un Iglesias que para frenar a la ultraderecha apuesta por una doble estrategia: "rebajar la tensión en torno a las banderas" y políticas sociales.

Excluido al PP como interlocutor válido en las actuales circunstancias, Iglesias lanza una nueva división del escenario político: las dos Españas que están por llegar, si no han llegado ya. Apuesta por que la mayoría de la moción de censura, que echó a Mariano Rajoy de la Moncloa para llevar hasta el palacio a Pedro Sánchez, se convierta en bloque histórico. Frente al triple teclado de Pink Floyd, que ya solo toca en dos niveles, una defensa de "la Constitución que reconoce distintas nacionalidades". "La plurinacionalidad no es una palabra, es una realidad propia de nuestro país de la que hay que enorgullecerse", valora Iglesias.

3 Comments
  1. Florentino says

    … Sato, Sato despierta !. Estamos en una transición débil que debiera haberse hecho en su tiempo. Cuarenta años de naufragio, agarrados a los restos mojados de tal embarcación; de momento flotamos entre un mar de tiburones hambrientos, egoístas, fácticos… Dejándose ver con la naturalidad de estar en un medio coronado por viejos laureles, en sienes plateadas.
    Los que peinamos canas, sabemos en qué tablero están las figuras; como saltan los caballos, cebamos con peones la estrategia, guardandonos el alfil como ariete protector de una nobleza representada en un rey, reina… ¡ Que bien podrían ser un pensionista y una desahuciada !. En estos juegos de pensar, somos muy monárquicos. sin pensar que la soberanía reside en la mayoría del Pueblo (no en dos personas).
    Sato, Eric Juliá en su medio ha defendido el Ciutadans, C´S y al Valls. Las órdenes, son eso mandatos mediáticos en el tablero político, que tan buenos resultados les ha dado al «stablishment» nacional… Ahora nos recuerda, que para ese viaje, «no necesitaba alforjas». Que el respetable votante, piensa diferente que los bancos inversores; aleccionados tantos años entre fundaciones, prevaricaciones, ladronicios S.A… ¡ Con la complacencia de una dedocracia en la justicia pretoriana a su favor !.
    Las Españas Sato no se fueron, están por que el corsé no les permite ciertos movimientos; se dejan visibilizar el extremo derecho ultra, por táctica de blanqueo… ¡ Pero, sencillamente son la expresión «carca» del túnel en otro tiempo del siglo pasado, con banderas más grandes y las fosas llenas de inocentes que buscaban, pan y trabajo para la «prole»… ¡ Asesinados por los chorizos nuevamente en el siglo XX I !.
    Esperemos que el último vagón del último tren, sean cogidos con la sagacidad de unir lo transversal de lo social más perentorio, con la diversidad cultural reconociendo la plurinacionalidad de un estado libre asociado en plena libertad !.

  2. Miguel says

    En el continente africano a fiascos como EspAAAAÑÑÑÑA los denominan como » estados fallidos» , pero si preferimos un término más coloquial ; ese invento que llaman la » transacción del 78…» ha terminado siendo : » una gran zorrera ibérica» . Pero como estamos en Europa ( otro proyecto fallido) y con la bendición de la UE………………..

  3. Mig says

    Para este viaje no necesitábamos tantas alforjas.

Leave A Reply

Your email address will not be published.