CATALUNYA

Sánchez e Iglesias se disputan el significante ‘izquierda’ en la campaña catalana

  • El eje izquierda-derecha tiene más importancia que antaño en Catalunya y, por ello, tanto Sánchez como Iglesias alardeaban ayer en sus mítines de ser la izquierda
  • El cómo quede la correlación de fuerzas entre socialistas y comunes el 14-F será un elemento arrojadizo en las negociaciones internas del Consejo de Ministros

3

El fin de semana ha llevado a Pedro Sánchez y Pablo Iglesias a la campaña catalana. Presidente y vicepresidente segundo aterrizaban ayer para ofrecer sus apoyos a Salvador Illa y Jéssica Albiach, respectivamente. En un momento en el que las disputas en el seno del Consejo de Ministros crecen (ley trans, ley de vivienda, reforma laboral, pensiones, SMI…), ambos líderes sacaron pecho del Gobierno de coalición en sus respectivos actos, aunque con claras diferencias en sus discursos. El socialista estuvo hablando la friolera de 40 minutos sobre el escenario; el de Podemos menos, 17.

“Hay Gobierno de coalición para rato”, se aventuran a decir desde ambas patas del Ejecutivo, pero las broncas no cesan en medios de comunicación. Con los Presupuestos Generales del Estado aprobados hace unas semanas, nada hace predecir que el Gobierno pase por un momento límite, sin embargo, las diferencias evidentes entre los socios consigue llevarse la mayoría de portadas. Mientras las disputas en el Consejo de Ministros son noticia, la oposición queda fuera de foco en el día a día político y los periodistas nos centramos más en la pugna interna entre bloques (en el Gobierno y las izquierdas, por un lado, entre las derechas en la oposición, por otro) que en la labor de control y confrontación al Gobierno que hacen las derechas.

La campaña, además, añade una mayor tensión a los socios, pues ahora son también adversarios y sus marcas hermanas catalanas, PSC y En Comú Podem, pelean por un electorado frontera. Cabe recordar que los socialistas viven un momento dorado en las encuestas desde el anuncio de Illa como candidato a president, mientras que los comunes no consiguen levantar vuelo, aunque, por otro lado, parece que tienen un suelo de voto asentado. Esto puede hacer que En Comú Podem sea clave en las negociaciones postelectorales para conformar Govern, mientras que el PSC aspira a ser la fuerza más votada.

Tras unos años marcados por el conflicto nacional y territorial, esta campaña pretende alejarse de ese eje para abordar problemas materiales propios de la grave crisis económica y social derivada de la pandemia. Es por ello que el eje izquierda-derecha tiene más importancia que antaño en Catalunya y, por ello, tanto Sánchez como Iglesias alardeaban ayer en sus mítines de ser la izquierda. “Vuelve la izquierda. Nosotros somos la izquierda en Catalunya y en España”, repetía Sánchez desde su atril, reclamando: “Todos los votos de izquierda deben concentrarse en una papeleta, la de la esperanza y el cambio, la del PSC encabezada por Salvador Illa”.

También aboga por un Govern izquierdista Iglesias y dice que, para que esto se produzca, es necesaria la pieza de los comunes, la cual pretende conectar a PSC y ERC tras los comicios. Para ello, recuerda que hay tres opciones progresistas. Por un lado, la “progresista monárquica del PSC”; por otro, los independentistas; luego, la “opción republicana, plurinacional y solidaria, la más hermosa para construir fraternidad”, los comunes.

El vicepresidente relaciona los valores de la izquierda y republicanos con “lo público” y su defensa. “Si hay un símbolo por encima de la indentidad es el que representan los uniformes blancos, cuando vienen mal dadas, lo público no se pone de perfil”, declaraba ayer en el acto electoral, agravando el tono: “Las privatizaciones en la sanidad pública han sido un crimen en el Estado y en el Catalunya también”, señalando a los lustros de recortes. “Cuando gobernamos, se demuestra que lo público es posible, más efectivo y sirve para mejorar la vida de la gente”, añadía.

El vicepresidente sí que quiso lanzar un dardo a sus socios-adversarios, concretamente a su excompañero del Consejo de Ministros, Illa. Para ello, le acusó de que “los brazos mediáticos del poder han empujado a algún candidato”, en referencia al exministro: “Nunca hubo tantas portadas, escaletas, tertulias a alguien que estuviera dispuesto a poner en cuestión intereses económicos de inmobiliarias”, ponía la guinda.

Mientras tanto, desde Salou, “la izquierda” sanchista aprovechaba para lanzar guiños al sector del turismo precisamente, en una de las zonas más afectadas por la predominancia de este sector en su economía. El presidente desea que la Costa Dorada vuelva a ser como antes y cuanto antes, enfatizando que está pasando por “momentos muy complejos”. Y es que recuerda que en Salou la actividad turística supone un 90% del PIB local.

Como decíamos, ambos han sacado pecho del Gobierno de coalición, aunque de distinta forma. Sánchez muestra orgullo por los avances del Ejecutivo en general (ERTE, créditos ICO, plan de vacunación…), mientras que Iglesias incide en que “está costando mucho” que el PSOE “sea leal al acuerdo de Gobierno”.

El líder morado saca pecho de la labor de los ministros de Unidas Podemos, por ejemplo, con el caso de los ERTE y la labor de Yolanda Díaz desde el Ministerio de Trabajo, las subidas del SMI o la ley de vivienda inspirada en la ley catalana para regular los precios de los alquileres a la que el PSOE es reacio: “Hay una mayoría social de Catalunya que quiere que los principios de la ley catalana sea una realidad en Catalunya y en el conjunto del Estado”. También dejaba clara su postura sobre la ley trans, enfrentándose a las declaraciones de Carmen Calvo: “La identidad de género no es un capricho, no está bien decirles que es una especie de elección”.

Sánchez, por su parte, sacaba la libreta de los presupuestos para poner encima de la mesa los logros de las cuentas aprobadas a finales del año pasado en el Parlamento y enorgulleciéndose de haberlos aprobado “con la unidad de 11 partidos políticos” en el Congreso. El leitmotiv de campaña de los socialistas es “pasar página” para que “vuelva Catalunya” tras “una década perdida”, por ello, el tono de Sánchez es optimista, mira al futuro y dibuja el horizonte de la llegada de los fondos de recuperación europeos para “digitalizar la economía y la transición verde”. También tuvo mención para Ley Celáa y ensayar un futuro mejor al presente: “Se acabó la austeridad en Europa, acabó la era de Trump en el mundo”. Además, quiere que vuelva “la Catalunya que admirábamos en todos los rincones de España”. Sin saber muy bien qué es eso.

Rivales hoy en la campaña catalana, pronto socialistas y comunes tendrán que sentarse a negociar una vez se conozcan los resultados de los comicios del próximo domingo, entre ellos y con otros partidos, todas las miradas se ponen, en este sentido, en ERC como centro gravitacional de la política catalana. Pasadas las votaciones en Catalunya, las disputas en el seno del Consejo de Ministros seguirán. El PSOE va desplegando su estrategia de situarse como el partido de la izquierda, el referente. Unidas Podemos, al mismo tiempo que comparte Gobierno, trabaja para que los socialistas no se lleven el gato al agua en este sentido. De momento, en cuanto a rédito electoral y según encuestas, se lo están llevando. Seguro, además, que el cómo quede la correlación de fuerzas entre socialistas y comunes el 14-F será un elemento arrojadizo en las negociaciones internas del Consejo de Ministros.

CUARTOPODER ACTIVA SU CAJA DE RESISTENCIA
Tras los acontecimientos de los últimos meses, cuartopoder ha decidido activar una caja de resistencia periodística donde cada uno aportará lo que pueda, desde 3€ hasta 200€. Hasta ahora nos financiábamos solo por publicidad, pero hemos decidido dar un paso hacia delante e ir a un modelo mixto donde el lector también pueda hacer aportaciones. Sin embargo, apostamos por mantener en abierto todos los contenidos porque creemos en la información como derecho de toda la ciudadanía. Puedes colaborar pinchando aquí.
3 Comments
  1. walletjc says

    En Euskadi la campaña de la unidad de la izquierda y el tripartito no funcionó. Esperemos que en Cataluña sí.

  2. Florentino says

    … El PsoE está en el lado que estuvo siempre… ¡presumir que son de «izquierdas» y terminan pactando con los «rojigualdos» de C´s!. Sato, cuándo se coloca al «filósofo» Illa en «sanidad» y de allí le mueven el asiento para «catapultar» al inclito personaje…¡aquí, hay gato encerrado!. Que todos los medios mediáticos (incluido el TSJC) pongan: «día, fecha, hora… ¡para votar en medio de una pandemia!. de todas maneras, algo mejor que aquel ¡a por ellos!.
    No podrá votar todo el pueblo de Catalunya, ya de por sí, esto deja en evidencia las libertades públicas. El Gobierno del Estado, quiere buscar una solución, con un «parche sor virginia»… ¡con una receta caducada!. Esto de que el PsoE es de izquierdas…¡ cuando es el freno de su propio gobierno!. Es alucinante lo que se ponen en los medios mediáticos. De una parcialidad, con mentalidad del «bipartidismo nacional»; la cuerda un poco más corta, y luego les metemos por los medios de charlas a los «fascistas» tolerantes estos que nunca condenan el «holocausto» del dictador y nos quieren retrotraer a los tiempos de fosas, cunetas y propaganda ultra que nos lleven donde: «no existen los derechos humanos». Sato, tenéis la responsabilidad de ser eficientes, en labrar un campo con «otros abonos», que sean el doble de naturales en la ética y con más estética… ¡para irnos diferenciando en limpieza integral!. Espero, que las provocaciones, no enturbien la dignidad de las personas y sus pueblos, pudiendo decidir en libertad y sin tantos engaños!.
    Al Izeta lo cambiaron, ¡por que se hizo muchas fotos con los ultras y les salió mal!… ¡ahora no iban a repetir con el mismo, está quemado y amortizado!.
    «La más estricta justicia, no creo que sea siempre la mejor política».(Lincoln)

  3. Miguel says

    Cuando la » IMPOSTURA , EL CINÍSMO Y LA TRAICIÓN » se hacen llamar P$(-)€ ……….
    Salud y República.

Leave A Reply

Your email address will not be published.