“Ni un ministerio”, la oferta del PSOE según fuentes de Unidas Podemos

  • Debate bronco entre Sánchez e Iglesias que aleja las expectativas de un acuerdo

"Ni un ministerio, solo segundos puestos en la Administración". Así transmiten fuentes del equipo negociador de Unidas Podemos a cuartopoder.es el estado de las negociaciones entre el PSOE y el grupo confederal en estos momentos. Escenificación de ruptura en el cara a cara entre Pablo Iglesias y Pedro Sánchez en el debate de investidura. "Solo tenemos dos mejillas", tuiteaba el diputado de Podemos, Rafa Mayoral, durante el debate. Hartazgo entre los diputados, tras haber cedido incluso en que Iglesias no forme parte del gobierno, si hubiera acuerdo.

A pesar de la dureza en el debate entre Iglesias y Sánchez, desde Unidas Podemos aseguran que seguirán negociando hasta el último momento un gobierno de coalición. Por parte del PSOE, fuentes del grupo parlamentario aseguran que el tono de Iglesias no ayuda a un acuerdo, pero que seguirán negociando. El jueves, en segunda vuelta del debate de investidura, Sánchez podría gobernar si consiguiera más síes que no. Que consiga mañana mayoría absoluta parece, ahora mismo, imposible. Compromís tampoco votará a favor de Sánchez, al no haber llegado a un acuerdo con los socialistas sobre la financiación de la Comunitat Valenciana. A día de hoy, Sánchez solo ha conseguido un apoyo extra a los del grupo socialista, el del diputado del Partido Regionalista Cántabro.

"Hasta cinco propuestas ha hecho el PSOE a Unidas Podemos", ha dicho Sánchez, en referencia a las ofertas para llegar a un acuerdo antes de la investidura, para, acto seguido, enumerarlas. La primera, apoyo externo al gobierno de Unidas Podemos. La segunda, un gobierno de cooperación, considerándole como socio preferente, creando una comisión de seguimiento del acuerdo e incorporando a personalidades independientes, del ámbito de Unidas Podemos, en distintos ámbitos de la Administración. La tercera, incorporar a independientes próximos al ámbito de Unidas Podemos en el gobierno. La cuarta, un gobierno de coalición. ¿La quinta? Sánchez solo ha dicho cuatro. La quinta era un gobierno de coalición sin Pablo Iglesias, lo que el líder de Podemos aceptó el pasado viernes. Sánchez, hoy, la ha olvidado.

Publicidad

Iglesias ha afeado a Sánchez, en su primer turno de palabras, que proponga un cambio constitucional para garantizar las investiduras tras unas elecciones. "Nuestro sistema es parlamentario, no presidencialista", le ha recordado, añadiendo: "No sé si es sensato plantear un pacto de estado para evitar el trabajo que nos han dado los ciudadanos, que nos pongamos de acuerdo. Si los ciudadanos quisieran que gobernara solo, le habrían dado mayoría absoluta". Para Iglesias, un cambio constitucional debería servir para "blindar las pensiones o los derechos sociales".

Sánchez, que ha pedido durante toda la jornada la abstención de Casado y Rivera, ha ido elevando el tono ante Iglesias, quien le ha seguido el ritmo. "Lo que usted desea no es un gobierno de izquierdas, es ser presidente a toda costa. Una mínima coherencia es necesaria cuando se va a una sesión de investidura. La gente va a pensar que lo prioritario para ustedes es el poder, y no aplicar un programa de izquierdas", ha advertido Iglesias a Sánchez, ironizando: "Dígale usted algo de izquierdas al PP y Ciudadanos". "Si usted está negociando un acuerdo de gobierno integral con nosotros, es porque no le queda más remedio, disimule un poco. Cuando todavía no hemos negociado un acuerdo de gobierno, no le pida abstención al PP y Ciudadanos, y le pido por favor que no se la pida también a Vox", chascarrillo de Iglesias.

El presidente de Unidas Podemos ha enumerado las distintas "excusas" que el PSOE, durante las últimas semanas, ha puesto para evitar un acuerdo de gobierno. "No sumamos mayoría absoluta. Le dijimos, probemos y si no logramos la mayoría de la Cámara, nosotros replanteamos nuestra posición". "Dijeron, su programa es demasiado radical, de acuerdo, vamos a moderar nuestro programa y nos vamos a centrar en que los artículos de la Constitución sobre derechos sociales se garanticen en políticas públicas". "Un veto a mi persona. Algo inédito en la cultura política española. Nuestra respuesta les sorprendió y a partir de ahí se quedaron sin ninguna excusa".

Tras esto, Iglesias ha explicado "para qué queremos formar parte de un gobierno de coalición". Justicia fiscal que aproxime España a los estándares de la UE. Combatir la precariedad laboral, garantizar una transición ecológica, bajar la factura de la luz, intervenir el mercado del alquiler para que los alquileres abusivos puedan bajar, escuelas públicas de 0 a 3 años gratuitas, ley de eutanasia... "Para ello, necesitamos competencias. Respeten ustedes a los 3,7 millones de votantes y no nos propongan ser un mero decorado en su gobierno", ha retado Iglesias.

Sánchez ha reivindicado la historia del PSOE y los largos periodos de gobiernos socialistas. "Muchas de las cosas que quieren revitalizar, como la dependencia, salud pública, educación pública… las puso en marcha el PSOE cuando gobernó en España", ha recordado. Más adelante, el líder socialista le diría que "el mundo no comienza ni acaba con ustedes". Y ha señalado como la mayor dificultad para encontrar un acuerdo la "discrepancia profunda en cómo resolver el tema catalán". "No hay presos políticos en España. Hay políticos que supuestamente han cometido ilegalidades que están siendo juzgadas en el Tribunal Supremo", ha descrito Sánchez, añadiendo: "Tenemos discrepancias en un tema que va a ser crucial". Iglesias ha recordado que, en el Código Penal, hay delitos de carácter político.

"Si no llegáramos a un acuerdo", ha hipotetizado el presidente en funciones, para proseguir: "Entre lo que están planteando y que voten con la ultraderecha contra un gobierno socialista por segunda vez en tres años, hay muchas opciones". "Si consideran oportuno, podemos dialogar para poder llegar a ese acuerdo, pero si no llegamos, mediten el voto y faciliten un gobierno progresista", ha continuado. Iglesias, en su respuesta, le ha afeado esta expresión: "Ha puesto demasiado énfasis en que si no llegáramos a ese acuerdo, solo tenemos dos opciones, darles un apoyo gratis o situarnos con Vox, con las extrema derecha". "Quizás usted no quiere un gobierno de coalición. Quien quiere un gobierno de coalición no propone un papel decorativo", ha reiterado.

La tensión subía. La opción de un acuerdo de gobierno, parecía difuminarse. El cierre de Iglesias ha sido una advertencia dirigida a Sánchez: "Convoque unas nuevas elecciones. Si por la cerrazón de no hacer una coalición con nosotros, convoca elecciones, temo que usted no será presidente de España nunca". "Somos una fuerza política joven, pero no estamos dispuestos a dejarnos pisotear por nadie", ha asegurado, Iglesias, en el Hemiciclo. Un papel decorativo. Fuentes del equipo negociador de Unidas Podemos dicen que no les han ofrecido ni un ministerio. Iglesias ha retado a Sánchez a que explique públicamente la oferta. Sánchez ha rehusado. Pero ambas partes reconocen que seguirán negociando...