Del 15-M al varapalo en Cataluña: Espinar y Lenore discrepan en la salud de la izquierda

Ramón Espinar y Víctor Lenore, en el debate de este domingo en La Morada./
Ramón Espinar y Víctor Lenore, en el debate de este domingo en La Morada. / Diego Martín (Podemos)

Antes de sumergirnos en el nuevo ciclo electoral de 2019, la izquierda parece haberse decidido a realizar un debate interno sobre sus últimos tropiezos para proponerse remontar el partido. Algunos de los debates más prolíficos han surgido a raíz de artículos del periodista Víctor Lenore, especialmente crítico con Podemos y “una izquierda cool que, en su opinión, no ha sabido conectar con los problemas materiales de las clases populares. Este domingo el autor de ‘Indies, hipsters y gafapastas: crónica de una dominación cultural’ y Ramón Espinar han participado en un debate cara a cara en la sede de La Morada. Había expectación. La principal discrepancia ha sido quién se hace con “la batalla cultural”: el dirigente de la formación morada opina que la izquierda o “los de abajo” van ganando y el escritor discrepa.

Publicidad

Al respecto de la batalla cultural, Lenore se ha mostrado “muy pesimista”, porque a la izquierda “nos encanta escribir sobre nosotros y nos da mucha pereza descubrir los motivos que llevan a la gente a articularse socialmente por la derecha”. Su forma de leer la historia española reciente es que ha habido “una victoria constante de la derecha con algunos momentos de excepción”, como el 15-M, y que los movimientos sociales en España son minoritarios, se caracterizan por “una desarticulación del tejido social” si la comparamos con el gran número de fundaciones y asociaciones culturales del que participa la parte de la sociedad más conservadora.

Publicidad

“Es muy importante, sin ánimo de ser derrotista, saber cuál es la correlación de fuerzas para empezar a funcionar desde ahí”, ha apuntado Lenore, quien ha ofrecido el ejemplo de la lucha sindical de los 70 como ejemplo de unidad de la clase trabajadora ante cada uno de los problemas que iban surgiendo. Como ejemplo de esa desventaja en la pelea por el “relato cultural”, ha señalado el éxito del discurso del emprendimiento. “Se ha vendido como algo supermoderno, cuando los países con autoempleo son los más pobres”, ha indicado el periodista, al tiempo que ha criticado la aceptación de “la meritocracia”, donde asumimos que solo un 10% de la población pueda llegar a un nivel de vida adecuado.

“En los últimos años vamos ganando la batalla cultural”, ha apuntado el secretario general de la Comunidad de Madrid en desacuerdo con Lenore, pero que “el problema es pasar de la hegemonía cultural al dominio político”. Así ha criticado “la idealización” de una clase obrera que ha votado a la derecha “toda la vida” y se ha negado a aceptar la pérdida de posiciones de Podemos o la izquierda más joven. “Nosotros, generacionalmente, no representamos una derrota cultural, representamos la reconstrucción de las ruinas de aquella derrota. Nosotros vivimos en la resaca del fiestón del neoliberalismo en los años 80 y 90”, ha apuntado.

Espinar considera todo un hito el 15-M como “una lectura de contexto que se hizo hegemónica” y que, por primera vez, leía la historia sin las gafas de la Transición. Su capacidad para crear comunidad política hizo a la izquierda “ganadora” en términos culturales “por primera vez en la historia”, ha indicado. Por ello, ha llamado a tomar el movimiento como “un punto de partida” para reconfigurar la idea de España, que la izquierda “no puede regalar a la derecha”. En este sentido, ha advertido de los intentos por cerrar el ciclo abierto con el 15-M al mismo tiempo que se “alicata” el falso discurso de la recuperación económica.

Errores “de libro” de Podemos en la gestión de la crisis catalana

El varapalo electoral de Podemos e IU, integrados en los comunes en las elecciones catalanas, invita a hacer una revisión de los fallos. Espinar ha reconocido “dos errores de libro” de Podemos que se han traducido en sus malos resultados en los comicios de Catalunya . Uno, ha sido “ofrecer como solución el diálogo entre Rajoy y Puigdemont” que invalidaba a la formación morada como alternativa, porque “la gente sabía que no iban a hablar y que si hablaban no iría bien”. El otro, ha sido “ofrecer el referéndum”, una solución no concreta que partía del error de “asumir que hay una crisis catalana”, en lugar de considerar que “Cataluña es la oportunidad para redefinir un proyecto para España”. Por ello, ha incidido en que la idea de España de Podemos es “la idea del 15-M” en contraposición a la que tienen Rajoy y Rivera, que “no incluye a los catalanes, a los vascos o a los gallegos”.

Con los papeles invertidos, Lenore ha apuntado a que “el discurso de Podemos estaba bien hilado”, por tener “matices” en un contexto extremadamente polarizado entre aquellas personas que se posicionaban a favor del independentismo y aquellas que se situaban en el lado contrario. Por ello, ha confiado en que el discurso de la formación morada se acabe imponiendo a medio o a largo plazo, ya que el conflicto catalán es “imposible de resolver sin espacios de encuentro”.

El periodista ha dejado para el final una crítica ácida para Podemos. Ha querido subrayar “la incapacidad de la izquierda española para conectar con las clases populares, que al final somos todos y nos imaginamos que son otras personas”. En esta línea, ha destacado que “la izquierda en general y la izquierda urbana en particular tiene muchas dificultades para sentir fraternidad con las clases bajas, lo confunden con las clases reaccionarias”. Así, ha arremetido con la tendencia de las fuerzas más progresistas a considerar denigrante “querer a tu país”, establecerte “en matrimonio convencional” o tener “un sentimiento religioso”. “Por inercias históricas acumuladas y muy tristes, hemos renunciado a un montón de campos de batalla”, ha lamentado.