Podemos busca recuperar y potenciar el voto joven de cara a 2019

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, desde el escenario, en la concrentración de UP en la Puerta del Sol en respaldo a la moción de censura.
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, desde el escenario, en la concrentración de UP en la Puerta del Sol en respaldo a la moción de censura contra Mariano Rajoy el pasado mes de mayo./ Podemos (Twitter)

Una de las conclusiones que han salido del encuentro de Podemos 'En Marcha 2019', que se ha celebrado este fin de semana en Madrid, es que el partido debe servir como “instrumento político” a los jóvenes. La formación, que desde sus comienzos reivindica el movimiento ampliamente juvenil del 15M, quiere organizar a esta parte de la población que en opinión del secretario general del partido, Pablo Iglesias, tiene que hacerse ver “de una vez”. El partido morado mantiene un gran número de adeptos entre los jóvenes de 18 y 24 años, aunque a partir de los 25 y hasta los 55 quien gana la partida es Ciudadanos.

"Hace falta que Podemos aporte un instrumento político de los jóvenes”, indicó Iglesias en el encuentro del sábado que servía como pistoletazo organizativo de cara al nuevo ciclo electoral. “Los jóvenes de Podemos tenéis que organizaros y construir esa marea. Queremos ver esa marea pronto, diciendo que queréis un futuro distinto y que estáis dispuestos a pelear por ese futuro", arengó el líder del partido. De hecho, las comisiones de trabajo del sábado pusieron en el caldenario un gran encuentro estatal de tres días en Valencia, el próximo mes de septiembre, para abordar los problemas de la juventud y organizar este “instrumento político”.

Publicidad

Podemos mantiene un amplio apoyo entre los más jóvenes. Según el CIS de enero, un 17,7% de los votantes entre 18 y 24 años de edad elegiría al partido morado. No obstante, desde los 25 y hasta los 55 años es Ciudadanos el partido que lidera la intención de voto, aunque los morados llegaron a gozar de mayor popularidad entre los votantes de hasta 44 años. Además hay un caladero de votos entre los estudiantes, el grupo más indeciso o más indiferente con la política –un 32,8%--. De todos ellos, la mayoría se decantaría por Ciudadanos (un 20,6%), en segundo lugar por Podemos (16,7%), el PSOE (16,2%) y el PP (13,6%).

Está claro que el apoyo al bipartidismo se ha desplomado entre los jóvenes, pero los morados deben ahora impedir que Ciudadanos les coma el terreno del voto juvenil, al mismo tiempo que conquistan a los estudiantes abstencionistas. De hecho, el encuentro que la formación morada planea para el próximo mes de septiembre tiene como uno de sus ejes vertebradores la construcción del movimiento estudiantil. Los otros ejes serán la lucha contra la precariedad, la autoorganización juvenil en materia de feminismo y el movimiento LGTB.

Se avecina un nuevo ciclo electoral y una de las estrategias pasa por recuperar aquella fórmula que un día funcionó. El fulgurante ascenso en las encuestas electorales de Podemos fue una canalización de los electores decepcionados de una España carcomida por la corrupción que decidieron confiar en este partido de jóvenes que surgía del 15M --en el que otros muchos jóvenes se vieron identificados-- y que prometía una política transformadora.