Espinar dimite de sus cargos y evidencia el momento de mayor debilidad de Podemos

  • Diez secretarios generales autonómicos se reúnen en Toledo por la crisis de Podemos
  • El entorno de Espinar asegura discrepancias con la estrategia de Princesa de confrontación con Errejón

La crisis en Podemos se agrava. El secretario general de Podemos Comunidad de Madrid, Ramón Espinar, dimite de todos sus cargos. Lo hace como líder de la formación morada en la Comunidad, deja su escaño como diputado en la Asamblea de Madrid y la portavocía de Unidos Podemos en el Senado. Así lo ha hecho público en un comunicado difundido en redes sociales.

"Participar en un proyecto político implica compartir ideas y ponerlas en marcha. Liderarlo es un ejercicio de responsabilidad que implica proponer el rumbo y dirigir el esfuerzo colectivo", anuncia Espinar en su comunicado. "No se dan las circunstancias para llevar el proyecto de Podemos Comunidad de Madrid hacia donde creo que debe dirigirse", prosigue. Además, desea que quienes siguen al frente del proyecto de Podemos asuma el reto de "reconstruir una alternativa".

Fuentes próximas al ya ex secretario general de Podemos en la Comunidad de Madrid aseguran que los motivos de la dimisión tienen que ver con las presiones que recibía por parte de la dirección estatal de que tenía que poner la organización madrileña a disposición del enfrentamiento contra Errejón, una vez que este lanzaba la semana pasada la plataforma autonómica Más Madrid para concurrir a los comicios autonómicos. Espinar dimitiría, así, para intentar frenar la decisión tomada desde la sede estatal de Princesa que ya anunció el propio Pablo Iglesias el día que Errejón hizo su anuncio: Podemos se presentará a las autonómicas y competirá contra Errejón. No así en relación al Ayuntamiento, donde Podemos no participará en las elecciones. "Íñigo no es Manuela".

Publicidad

Según el entorno de Espinar, el paso dado es un último intento de encauzar la situación en Podemos Comunidad de Madrid y abrir una última posibilidad a que haya una candidatura de unidad. Con Iglesias de baja por paternidad, su entorno más cercano parece no dar el brazo a torcer y siguen con la idea del enfrentamiento. Pero la crisis se agrava y traspasa la frontera de la Comunidad de Madrid. Esta mañana, se reunían en Toledo hasta diez secretarios generales autonómicos, encabezados por el castellano-manchego José García Molina, que pedían unidad, al mismo tiempo que criticaban la decisión unilateral de Errejón de presentar un proyecto propio a espaldas de la dirección autonómica y estatal.

"Tenemos una responsabilidad tremenda de cara a estas elecciones, tenemos que abrir espacios de debate político e ir encarando desde la responsabilidad y un clima de confianza, algo que es necesario en política, unidad, coordinación, negociación y no caer en el fuego cruzado y declaraciones altisonantes que nuestra gente no entiende", declara García Molina, que añade: "La declaración de Toledo llama a la unidad, alegría y responsabilidad de seguir construyendo un proyecto político esencial en este país".

Noemí Santana, secretaria general de Podemos en Canarias, explica: "Somos las que estamos trabajando día a día en los distintos territorios y conocemos de primera mano la realidad. Podemos aportar muchísimo a la estrategia de futuro y hemos decidido que no será la única reunión, debemos reproducirla en los distintos territorios".

La dirección estatal de Podemos, con Iglesias de baja por paternidad, pasa por un momento de extrema delicadeza y debilidad. Ante esta situación, Podemos convoca una reunión del Consejo Ciudadano Estatal el próximo sábado 2 de febrero para analizar la actual situación en la que se encuentra el partido. El proyecto de Podemos pasa por los momentos más delicados internamente desde su fundación hace cinco años, a tan solo cuatro meses de las elecciones municipales, autonómicas y europeas.