Sánchez exhibe músculo y traspasa a Iglesias la responsabilidad de ir a elecciones

El presidente en funciones, Pedro Sánchez, ha exhibido este sábado la unidad y el apoyo que recibe dentro de su partido en un acto que se ha celebrado en Toledo. En el Palacio del Greco se han reunido alcaldes, concejales y representantes del PSOE. Desde allí el líder socialista ha tratado de traspasar Podemos la responsabilidad de que se convoquen elecciones el próximo 10 de noviembre.

"Tenemos los votos, los escaños, el programa común progresista. Lo único que necesitamos, y es a lo que invito a Podemos, a que dé un paso al frente, desbloquee y tengamos una investidura para una legislatura progresista y gobierno progresista", ha explicado el presidente en su intervención.

Para los socialistas no es suficiente que Podemos dé su apoyo, sino que quieren garantizar una legislativa estable y por eso han presentado 370 medidas que han tratado de pactar con los morados. Si no consiguen sus objetivos, España se verá abocada a otras elecciones. La reunión del jueves concluía sin ningún acercamiento entre ambas formaciones. Los morados se fueron "preocupados" y advirtieron que los socialistas se mostraban "inamovibles" en su posición de configurar un gobierno monocolor.

Publicidad

La estrategia del presidente también se valora fuera de su círculo más cercano. El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, así lo ha corroborado este sábado. "La gente hoy valora que no quieras ser presidente de cualquier manera y a cualquier precio", ha subrayado García-Page, que asegura que los socialistas no quieren repetir unas elecciones que ya ganaron ni dar "segundas oportunidades para la extrema derecha", pero que el partido "siempre está preparado para pedir la confianza de la gente".