París acogerá una “marea feminista contra las violencias sexistas y sexuales”

  • El movimiento Me Too, que tuvo un gran impacto en Francia, consiguió poner el acoso y la violencia sexual en el centro de la agenda política
  • Las integrantes de Nous Toutes no se dan por vencidas: se han fijado el objetivo de reunir en París a 100.000 personas el próximo 24 de noviembre

PARÍS.- Pasar del “me too” al “todas nosotras”, de los testimonios individuales sobre las violencias machistas a la acción colectiva para eliminarlas. Es el objetivo de las miles de mujeres que se han unido al movimiento Nous Toutes (Todas Nosotras) en Francia, que planea una “marea contra las violencias sexuales y sexistas” para el próximo 24 de noviembre, víspera del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres.

El primer acto público de Nous Toutes reunió el pasado 20 de septiembre a 600 mujeres (y algunos hombres) en la antigua sede de la Bolsa de Trabajo de París, histórico lugar de encuentro de los sindicatos franceses. A pocos metros, en la Plaza de la República, nació Nuit Debout, el movimiento social inspirado en el 15M español. Como en otros países, esta vez el protagonismo es para el feminismo.

Publicidad

“Nous Toutes es ante todo una cólera contra las violencias sexuales y sexistas”, exclama una de las ponentes, en un acto organizado con extremo cuidado, con intervenciones cortas y un Power Point digno de las mejores universidades estadounidenses. El público participa, pero a través de un grupo de WhatsApp que permite transmitir preguntas a las ponentes; no estamos en una asamblea (primera diferencia con el movimiento feminista que llevó a la huelga del 8 de marzo en España, al que las participantes hacen numerosas referencias).

Acto de presentación de Nous Toutes en la Bolsa de Trabajo de París. / Emmanuelle Corne

Publicidad

La protagonista del encuentro es Caroline de Haas, una antigua militante del Partido Socialista que se hizo famosa en 2016 al crear una petición en Internet contra la reforma laboral de François Hollande y Manuel Valls, consiguiendo un millón de firmas en poco tiempo. De Haas, que apoyó al candidato socialista Benoît Hamon en las elecciones de 2017, ha conseguido reunir a asociaciones feministas muy distintas con un objetivo común. La tarea no es fácil, porque, como repite durante el acto, hay temas como la prostitución y la laicidad que dividen profundamente a las feministas francesas.

Sin embargo, no existe consenso en la sala sobre el manifiesto propuesto para convocar a la manifestación. Se trata de un texto suave, sin referencias a los agresores, ni al patriarcado ni al capitalismo. Poco que ver con el manifiesto de la huelga del pasado 8 de marzo en España, mucho más combativo y explícito a la hora de señalar a los enemigos de los derechos de las mujeres. A la salida del acto, varias militantes anticapitalistas muestran su descontento con la perspectiva promovida por De Haas y se plantean la necesidad de “llenar de contenido político” la manifestación del 24 de noviembre. Critican que no se haya hablado apenas de las diferencias económicas entre hombres y mujeres, del reparto del trabajo de cuidados y de la posibilidad de organizar una huelga feminista.

El atraso de Francia en la lucha contra las violencias machistas

Un cartel llamando a apuntarse a las actividades. / Emmanuelle Corne

Las violencias machistas son un problema gravísimo en Francia, donde se produce un feminicidio cada tres días. 126 mujeres fueron asesinadas en el país vecino en 2016, un número muy superior al de España, donde la violencia machista provocó 56 víctimas mortales el año pasado, según datos oficiales (si bien existen polémicas en torno a las categorías de víctimas que son incluidas en estas estadísticas). Los datos expuestos por las militantes de Nous Toutes confirman la magnitud del problema: un tercio de las mujeres declaran haber sufrido acoso sexual en el trabajo, una de cada diez sufre violencia por parte de su pareja, 93.000 sufren una violación o una tentativa de violación cada año…

Hacer conocer estas cifras a la población es una prioridad para el movimiento, ya que la violencia machista sigue sin ocupar un lugar destacado en la discusión política y en los medios de comunicación franceses – es poco frecuente que los telediarios informen de los feminicidios, al contrario que en España. Sin embargo, el movimiento Me Too, que tuvo un gran impacto en Francia, consiguió poner el acoso y la violencia sexual en el centro de la agenda política y el presidente Emmanuel Macron declaró hace un año que la igualdad de género sería la “gran causa” de su mandato. El gobierno ha impulsado una nueva ley sobre las violencias sexistas y sexuales, pero sus limitaciones le han valido duras críticas. “Es una oportunidad perdida”, declaró Clémentine Autain, activista feminista diputada de La Francia Insumisa.

Las integrantes de Nous Toutes no se dan por vencidas: se han fijado el objetivo de reunir en París a 100.000 personas el próximo 24 de noviembre, para reclamar el fin de las violencias machistas y sexuales pero también para acompañar a las víctimas. “Uno de los objetivos de esta marea feminista es que ninguna mujer se sienta sola frente a las violencias”, explica una de las impulsoras del movimiento.