Silvia y Sugi y su pelea por que Navarra reconozca a los perros de protección

  • Convocan en la plaza del Ayuntamiento de Pamplona, a las 19 horas, para exigir que se reconozca el derecho de las mujeres navarras a utilizar perros de protección, una medida que no está recogida en la legislación foral

Este jueves Silvia y Sugi volverán a protestar en las calles de Pamplona, después de haberlo hecho en el Parlamento de Navarra y en varios medios de comunicación. Silvia Pascual es una mujer navarra, víctima de violencia machista, que lleva reclamando meses al Gobierno de Navarra medidas para poder llevar a su perra, Sugi. Una perra de protección, entrenada para proteger y calmar a Silvia. La historia de Silvia, que ya contamos en cuartopoder.es, se resume en una palabra: la supervivencia.

Huyó de una situación de violencia machista que comenzó cuando solo tenía 18 años y de la que 20 años después sigue sufriendo las consecuencias. Los diversos fallos en el sistema judicial, policial y de protección que ha vivido, sumado a la negativa del Parlamento de Navarra, de momento, de darle un permiso para poder usar a Sugi como perra de protección, hacen que la vida de Silvia haya sido un “calvario” en los últimos años, tal y como lo define.

Publicidad

Su marido Karlos siempre enseña su teléfono, ese que los mantiene alerta de los movimientos de la expareja de Silvia. Dos años pegados a ese terminal, durante 24 horas al día, para mantener la seguridad de Silvia y de sus dos hijos.

Publicidad

Las órdenes de alejamiento, también denuncia Silvia, solo son sobre ella, pero no sobre sus hijos. Ellos, ha reconocido en varias ocasiones, son la razón por la que sigue luchando. Esta mujer navarra no cesa en su petición al Gobierno de Navarra, que ha decidido no dar de momento una solución a la situación que vive Silvia, pero también otras mujeres en la comunidad.

La pulsera que el exmarido debe portar cada vez que sale de prisión no es garantía suficiente para Silvia. De hecho, es el arma que su expareja usa para maltratarla en la distancia: “hemos estado dos años sin apenas dormir”, denunciaban Silvia y Karlos en cuartopoder.es.

La cuenta atrás ya está en marcha. Las últimas noticias que Silvia tuvo del juzgado no fueron nada halagüeñas: en los próximos meses su expareja volverá a la calle y teme que se repitan las noches sin dormir, las carreras para proteger a sus hijos y el miedo a salir a la calle.

Para darle una solución a Silvia, y también para abrir esa vía de protección a otras mujeres navarras, Silvia convoca a una concentración el próximo jueves 15 de noviembre, a las 19 horas en la plaza del Ayuntamiento de Pamplona.

Sugi, la perra de protección de Silvia. / Cedida