No Madres: Las mujeres NoMo eligen no tener hijos

  • Repaso por varias experiencias de mujeres que deciden ser no madres

1

La bielorrusa Alena Kharchanka migró a los 19 años. Hija única, no se atrevió a verbalizar que se iba de Vítebsk con solo un billete de ida a Barcelona. Dejaba atrás la última dictadura de Europa, dominada por Alexánder Lukashenko. Una vez aquí, descubrió que toda su educación le era inservible: Bielorrusia no tenía convenio con el resto de universidades europeas.

Por suerte tenía una persona de confianza para iniciar una nueva etapa que no sabía si iba a ser definitiva. Tenía una amiga con la que se pudo quedar. Consiguió trabajo y, aunque precaria, poco a poco se estableció. Hace dos años publicó su segundo libro. Hace cinco, el primero. Ambos en castellano. Antes de ser escritora se curtió en escribir en otro idioma distinto al suyo materno con un blog que no compartió en público hasta pasados seis años. “Me faltaba vocabulario pero llegó un punto que soñé en español”, comenta al otro lado del teléfono.

A sus 37 años sus padres se han acostumbrado a que el proyecto de vida de Alena está en España. También les ha costado aceptar otra decisión: nunca serán abuelos. La novelista tuvo claro que no iba a ser madre hace diez años: “No me imagino cómo criar a un hijo yendo contra la sociedad si quiero inculcarle valores buenos y estables”. Ante el choque con algunas de sus parejas, la barcelonesa de adopción siempre fue firme: “No iba a ceder por miedo a perder un hombre”. Quizás habría adoptado como vía intermedia. El motivo: ayudar a niños ya presentes en el mundo y sin amparo.

Sobre su padre, dice: “No puede cargarme con sus expectativas por ser hija única y por ser mujer y no plantearse que existía otra posibilidad distinta a la de ser madre”. Exponerse a las dudas sobre su elección no solo le ha pasado con personas cercanas. También le ocurrió justo antes de ser operada. “Fui a que me quitaran unos quistes y le dije al médico que me quitara el ovario porque quería evitar más sufrimiento y recaídas”, narra, “y él me dijo que esa intervención era irreversible y perdería la oportunidad de ser madre”. Cuando Alena insistió en que era lo que quería, el sanitario recalcó a su vez que igual cambiaba de opinión. “A mis 36 años vi cuestionada mi decisión sobre mi propio cuerpo”, rememora.

Cabe explicar que existe un protocolo por el que a las mujeres menores de 30 años si quieren esterilizarse se les pide tener tres hijos, a las de 35 se les pide dos y a las de 40, uno. Así lo expresaba Virginia Engels, de la Unidad de Reproducción del Hospital Universitario de Puerta de Hierro, en Madrid, a ‘Sin Filtros’ en 2017. Mujeres como Audrey García, también entrevistada en varios medios españoles hace dos años, reivindican que la ligadura de trompas deje de cuestionarse. Considera que se trata de sexismo al ser menores las trabas para las vasectomías.

“Yo no pregunto cuándo han tenido sexo”

Más allá de su experiencia personal en el quirófano, Alena quiso compartir su reflexión sobre la no maternidad en su newsletter semanal ‘La azotea’, a la que están suscritas unas 7.000 personas. Y fue a través de esta publicación como le contactaron para participar en el debate de Ara i aqui de TVE Catalunya.

En este espacio televisivo señaló que al igual que ella no pregunta cuál es la última vez que una pareja ha tenido sexo porque es muy íntimo, la pregunta de cuándo ser madre resulta invasiva y poco empática. “Esa pregunta puede doler porque hay mujeres que no han podido ser madres o que quizás han perdido a un hijo”, razonó. Y sentenció: “No hay solo dos tipos de mujeres, las madres y no madres, sino muchos tipos”.

El debate de la maternidad no es novedoso aunque sí reciente. El ya mencionado reportaje de Sin Filtros se hizo eco de testimonios tan variados como el de la ya nombrada Audrey García, antinatalista que se esterelizó; Mireia Bes, madre exantinatalista; Beatriz Jimeno, ensayista y activista que reflexiona sobre la presión social para ser madre; y Teresa Fernández, jubilada que nunca tuvo hijos.

Ahora, en 2019, la atención hacia las mujeres como madres se reaviva. Y lo hace de manera indirecta por el futuro de las pensiones y directa por el desplome en el número de nacimientos. En este contexto las comunicadoras audiovisuales Inés Peris Mestre y Laura García Andreu han lanzado [m]otherhood, un documental transmedia que incluye varias entrevistas. Entre ellas destaca la de la socióloga Oma Donath. Su investigación de 2015 levantó polémica al centrarse en el arrepentimiento sobre ser madres de 23 israelíes.

¿Existe el instinto maternal?

El estudio de Donath recogía declaraciones como la de Doreen, divorciada de 38 años progenitora de tres niños: “Me arrepiento de ser madre pero no de ellos ni de quiénes son ni de sus personalidades. Les quiero”. Tirtza, que a sus 57 años es madre de dos hijos y abuela, valoraba así su recorrido materno: “Si hubiera sabido lo que sé ahora y hubiera tenido la experiencia que tengo ahora no habría creado ni un cuarto de bebé”. E iba más allá, “lo que más me duele es no poder ir atrás en el tiempo. Es imposible de reparar”. Puedes ver la entrevista a la socióloga Oma en [m]otherhood aquí. 

En cuartopoder hablamos con las creadoras de [m]otherhood, Inés Peris y Laura García. “La idea para el documental surgió cuando yo tenía 35 años y empecé a tener dudas sobre no querer tener hijos, me generó ansiedad y me entró miedo de equivocarme”, cuenta Inés. “Me di cuenta de que no me había parado a hacerme las preguntas adecuadas. En vez de decirme “¿por qué no tengo instinto maternal?” debería haber sido “¿existe el instinto maternal?”.

En 2014 la también valenciana Laura se incorporó al proyecto y empezaron a ponerlo en marcha. “Hemos intentado hacer una película respetuosa con todas las opciones que no está en contra de la maternidad, de las madres o de las hijas sino a favor de la opción de todas para decidir”, sopesa Laura. “Creemos que muchas reflexiones se las hacen a diario muchísimas mujeres pero todavía no está bien visto verbalizarlas en público”.

Ideas que presentan otros caminos en [m]otherhood con afirmaciones como las de Irati Fernández, educadora social: “Simone de Beauvoir decía que "la mujer no nace, se hace". La madre no nace, se hace. Las mujeres aprenden ese instinto maternal”. O juicios como el de la filósofa Elisabeth Badinter: “Este movimiento ‘ecologista’ de crianza de vuelta a la sabiduría eterna tiene consecuencias extremadamente duras”, sentencia, “bajo una imagen de modernidad se nos reenvía a la Edad Media”.

Para terminar nos remitimos a un apunte de Jody Day, fundadora de Gateaway Women, una plataforma para las no madres, en [m]otherhood: ”Las mujeres que no tienen hijos están aquí [señala hacia abajo] y las madres, aquí [señala hacia arriba], como esterotipos. Necesitamos llevar a las dos a un término medio”.

1 Comment
  1. Mig says

    Hay dos tipos de mujeres respecto a los hijos. Las que compran niños como mercancía y las que no.

Leave A Reply

Your email address will not be published.