COMUNICACIÓN / Pese al mal trato recibido, la democracia aún funciona

El horizonte del PP

0
Mariano Rajoy con los participanmtes en la reunión de presidentes provinciales del Partido Popular
Mariano Rajoy con los participantes en la reunión de presidentes provinciales del Partido Popular, celebrada en septiembre de 2017. / PP (Flickr)

“Alarma en el PP por un desplome en las urnas”, titulaba ayer el diario El País en portada, a cuatro columnas. Ya en el texto contaban la preocupación de numerosos líderes territoriales, que ven en “el horizonte del partido (locales, autonómicas y europeas de 2019)” fugas masivas de electores a Ciudadanos. Una crisis en toda regla que puede hacerles perder el poder. Político y judicial.

La preocupación de los populares coincide con el quinto aniversario de la publicación, el 31 de enero de 2013, de los llamados papeles de Bárcenas. Cinco años ya del “M punto Rajoy”, un momento inolvidable en la política de este gran país. Cinco años ya del “Luis, lo entiendo, sé fuerte, hacemos lo que podemos”, un SMS para historia de España. Cinco años de desvergüenza e impunidad, de hipocresía y soberbia, de política ultraconservadora y corrupción rampante.

Publicidad

Más información. Rajoy confía en sus alcaldes, concejales y sedes territoriales
para frenar a Ciudadanos

¿Alarma en el PP por un desplome en las urnas? En el PP debería ser motivo de alarma que su sede en Génova, reformada con dinero negro, se convirtiese en un módulo externo de Soto del Real. O que los jubilados a los que insultan con una subida de un 0,25% de la pensión se organizasen en cuadrillas y les persiguiesen a gorrazos. O que sin ir más lejos, sus hijos o sus amigos honrados, que los habrá, jurasen no dirigirles la palabra hasta que no dejasen de comportarse como una organización criminal.

Más información. Revuelta en el PP,
varios dirigentes claman contra la ‘mala gestión’
de parte del Gobierno

El horizonte del PP es como el dinero que ha utilizado para doparse y conseguir el poder: negro. Lo cual es una buena señal, un motivo de esperanza. La democracia, pese al mal trato recibido, aún funciona. Pese a las leyes mordaza y los titiriteros y raperos encarcelados, pese a la gestión del paro y la pobreza, pese a las puertas giratorias y los sobresueldos, pese a los paraísos fiscales y las recalificaciones… Pese a que el horizonte del PP, y el nuestro, posiblemente pase por Ciudadanos. Es decir, negro sobre negro.

Leave A Reply

Your email address will not be published.