Fotochop (VII)

Amnesia

  • En España casi siempre ganan los mismos: a veces por lo militar, a veces por lo constitucional; pero los mismos
  • Tendrán que ser otros los que arreglen el desaguisado. Socialistas y republicanos están, al menos, en condiciones de intentarlo  
 

1

Parece que algunos han olvidado que hubo un tiempo —van a hacer ahora catorce años, o sea, allá por el 2006— en el que los catalanes refrendaron en una consulta legal la reforma de su Estatuto. Los ciudadanos de Cataluña —ciertamente con una baja participación (48,85%)— votaron a favor (73,90%) del nuevo marco de relaciones con el Estado, que eso, y no otra cosa, es un Estatuto de Autonomía. Todo parecía en orden, pero había un problema: al Partido Popular —con una presencia política residual en el Parlament, pero con mayoría en el Tribunal Constitucional— la reforma no le venía bien. Así que recurrió ante el TC y la cuota de pájaros elegidos por los “populares” para desnivelar la balanza en el muy alto y tóxico tribunal hizo lo que se esperaba de ella y tumbó varios artículos del susodicho texto (sic).

***

Publicidad

En España casi siempre ganan los mismos: a veces por lo militar, a veces por lo constitucional; pero los mismos. En el asunto territorial —que tanto nos ha ocupado, nos ocupa y nos ocupará— el PP juega a desestabilizar. Es más, el partido de la gaviota es ontológicamente incapaz de solucionar ese problema. Su ADN tardodonpelayista se lo impide y sus avispados líderes tienen claro que el discurso del “te meto una hostia que te arranco la cabeza”, a pesar de ser una ruina en Euskadi y Cataluña, funciona cada vez mejor en el resto de caladeros electorales; y con Vox extendiendo a todo trapo sus aparejos de arrastre por aquí y por allá, todavía más.

Publicidad

***

Así que tendrán que ser otros los que arreglen el desaguisado. Socialistas y republicanos están, al menos, en condiciones de intentarlo. Pero aunque así fuera y se llegara a una solución satisfactoria tengo meridianamente claro que cualquier acuerdo contaría de nuevo —como en 2006— con el veto de los “populares”, que dicen que no son “populistas” pero se manejan como nadie en el fango del patrioterismo rojigualdo. Da la impresión de que en un determinado momento alguien confundió aquello del “sentido de Estado” con el “sentido de que he estado” tocando los huevos todo el rato… Y la verdad, no es exactamente lo mismo. 

***

Otro caso singular de amnesia selectiva es el que afecta al punto y final de la actividad terrorista de ETA. Lo intentó Felipe González en Argel en 1989 y a mí —y supongo que a otros— me pareció bien. Lo volvió a probar José María Aznar diez años después y a mí —y supongo que a otros— me pareció bien. Zapatero y Otegui cerraron el doloroso y extremadamente complicado capítulo en 2007 y yo —y supongo que otros— me sentí feliz. Durante aquellos años oscuros siempre escuché a los líderes políticos —incluidos los del Partido Popular— que cualquier cosa se podía defender sin violencia. Todos ellos —incluidos los del Partido Popular— animaban al “Movimiento de Liberación Nacional Vasco” —Aznar dixit— a abandonar las armas y defender sus ideas políticamente, tal y como, afortunadamente, ocurrió. Pues bien. Parece que eso no era del todo cierto. Como diría una réplica de teletubbi de la presidenta madrileña Isabel Díaz Ayuso en pleno arrebato intelectual: “Mira Tynki Winky. Si eres un terrorista y luego te haces pacífico y después ministro de Hacienda y unos días más tarde vas por el campo y ves una abeja y le das un besito y te pica en el labio y te lo pone como una butifarra no te quejes después, ¿vale?”… Algunas veces intento reír, pero solo consigo llorar…

 

1 Comment
  1. Florentino says

    … Pascual, las reformas nunca acaban y en este Estado ¡ no han comenzado !. Aquí, todo sigue igual, siguiendo un patrón marcado a fuego y sangre; encriptado en una Constitución indescifrable, los buenos deseos (aparentes) ocultan la verdadera letra pequeña ideada para la «transación» por unos padres afectos al «palo y la zanahoria» de un régimen que no ha muerto. Tiene en su poder las herramientas de la persecución, persuasión de los medios mediáticos, ayudados por jueces, magistrados, tribunales… ¡ siendo todos sus miembros seleccionados por partidos afines al ideario !. Un engaña bobos nacional, redil aglutinador de la esencias del: ¡ Todo, por la pasta !… pero en los paraísos fiscales.
    Es hora de que se limpien bien los bajos donde se torturaba, que se desclasifiquen papeles de Memoria, como de listas de amnistiados. Es hora de recuperar el diálogo entre las clases que nunca debieron dejar de hablarse. Ya vemos el resultado de la convivencia, donde nos ha llevado; al peor Estado, con las mordazas exclusivas de una falta de libertades, para conocer en qué punto se encuentran los derechos de las gentes, sus deberes para el bien común y el camino de una solución pactada al plazo más inmediato.
    Hay que agradecer a los implicados, la solidez de la discreción… ¡ Para poder poner el beneficio de la gestión al servicio de la pluriculturalidad y sus gentes !. ¡ Con nuestro respeto, crítico !.

Leave A Reply

Your email address will not be published.