MIGUEL ÁNGEL CRIADO | Publicado: - Actualizado: 8/1/2017 15:58


Vídeo de los incidentes registrados en una tienda de Apple de Pekín el día en el que se pusieron a la venta los iPhone 4S. Ante la magnitud de las protestas, la compañía Apple decidió suspender la venta de sus móviles de última generación.

En la telefonía móvil también hay clases. Una pequeña minoría de usuarios de móviles avanzados, con el iPhone 4S a la cabeza, consumen o más bien devoran la mayoría de los datos. Con unos 6.000 millones de suscripciones de telefonía móvil en el mundo, los llamados smartphones sólo representan el 13% del total. Pero las previsiones hablan de que la cifra se doblará este año y en menos de un lustro superarán a los de menores prestaciones. Con los iPhone, los Android y en menor medida las BlackBerry, internet va camino de convertirse en 100% móvil. El problema será para las operadoras, que tendrán que ingeniárselas para hacer frente a ese alud de tráfico.

Un estudio de la consultora británica Arieso ha analizado el patrón de consumo de 1,1 millones de usuarios europeos de teléfonos avanzados durante un día laborable del pasado mes de noviembre. Se centraron en 18 terminales de seis fabricantes que tenían, al menos, 1.000 suscriptores en la muestra. Como punto de partida tomaron los datos del viejo iPhone 3G, lanzado en 2008, como base 100. Este teléfono de Apple no fue el primero en tener conexión a internet, pero si fue el que provocó el fenómeno de la internet móvil. Con él, llegó también un nuevo negocio para las operadoras: las tarifas de datos.

Todos los indicadores revelaron que el consumo de datos ha explotado desde la aparición del iPhone 3G. Su hermano mayor, el 4,  ha provocado un aumento extra del tráfico. La cantidad descargada subió un 50% y la subida de datos un 69%. Pero, lo que revela el estudio es que, a medida que aparecen nuevas versiones se incrementa el tráfico tanto de subida como de bajada. Así, el iPhone 4S, aparecido sólo un mes antes de que Arieso tomara la muestra, casi ha doblado las cifras de su predecesor.

El fenómeno se repite con otros teléfonos avanzados. Todos los terminales que funcionan con el sitema operativo creado por Google, el Android, consumen al menos el doble de lo que consumía el iPhone 3G. La muestra revela también quien está perdiendo el futuro. Los tres modelos de Blackberry analizados, todos lanzados meses después del viejo iPhone, muestran de media un consumo menor que éste. Los tres móviles de Nokia, antiguo emperador de la telefonía móvil, estudiados también están por debajo de la base 100. Los nuevos usuarios, los que están tirando de este mercado, no relacionan las Blackberry ni los Nokia con los servicios que prometen los teléfonos avanzados.

En esta explosión del consumo de datos tienen mucho que ver las avanzadas características de estos nuevos teléfonos. Vistos por muchos como pequeños ordenadores, superan en prestaciones a algunos equipos de sobremesa que no hace mucho eran considerados potentes. Con procesadores de doble núcleo, vídeo de alta definición, camaras de muchos megapíxeles y decenas de aplicaciones para estar en constante conexión, se convierten en verdaderos depredadores de datos.

De hecho, según el informe, sólo el 1% de los usuarios consume la mitad del tráfico de descarga. La cifra se eleva al 90% contando sólo la décima parte de los suscriptores. Por comparar, el mismo 3% de clientes que consumían el 40% de los datos en 2009, ahora acaparan el 70%. Aunque Arieso no analiza que tipo de información es la más consumida, en noviembre otro informe de Sandvine (sólo con datos de EEUU), mostró que el entretenimiento en tiempo real (en especial YouTube) acapara un tercio del total, seguido de las búsquedas en internet y las redes sociales, en particular Facebook.

Con la estimación de que en menos de un lustro habrá más teléfonos avanzados que básicos, las operadoras se enfrentan a un serio problema. Hasta ahora venían lidiando con él de dos formas diferentes. Por un lado, la velocidad de transferencia de datos se reduce una vez superado el límite de tráfico total contratado. La otra opción es aplicar un sobrecoste a partir de determinado punto. Esto provoca en muchas ocasiones la insatisfacción del cliente que acaba yéndose a otra compañía. En ocasiones, recuerda el estudio, son las propias operadoras las que facilitan la huida para que lo sufra la competencia.

Pero estas estrategias no valdrán de mucho ante el aluvión de consumo que viene. El informe recomienda aprovechar el hecho de que la mayoría de las conexiones de datos de los usuarios más intensivos se suceden en determinados lugares (el hogar, la oficina o lugares de tránsito, como los aeropuertos). Arieso propone ser proactivos y ofrecer a estos clientes terminales aún más avanzados todavía:la nueva generación 4G. Son pocos y podrían usar las incipientes redes de cuarta generación que multiplican hasta por diez la capacidad de las existentes. El movimeinto se debería completar con la ubicación de estaciones base en las zonas más frecuentadas por el usuario. Con esta estrategia, contentarían al 1% de clientes más exigentes y liberarían la mitad del espacio en sus redes tradicionales y todos contentos.

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend