La muerte de Bin laden reveló la simbiosis entre Twitter y los medios tradicionales

0
A las 22:24, Keith Urbahn, un ayudante del antiguo secretario de Defensa de Estados Unidos, Donald Rumsfeld, tuiteó la muerte de Bin Laden.

"Me ha dicho alguien de confianza que se han cargado a Osama Bin laden". Así empezaba el tuit que más tráfico ha generado en la breve pero intensa historia de Twitter. La semana pasada se cumplió un año de la caza del hombre más buscado del planeta. Ahora, doce meses después, una investigación demuestra que Twitter es tan dependiente de los medios de comunicación tradicionales como éstos de la red social. De hecho, lejos de una relación de depredación entre uno y otros, existe una simbiosis entre ambos. La muerte de Bin Laden confirma además que Twitter no es tan horizontal como presume. Son unos pocos, casi siempre periodistas, los que agitan el avispero.

Coincidiendo con el aniversario del asesinato del líder de Al Quaeda, un grupo de investigadores sociales ha presentado este fin de semana el estudio Breaking News on Twitter. El trabajo, en el que han participado profesores y estudiantes de las prestigiosas universidades  Georgia Tech y California-Davis, ayudados por Microsoft Research, se ha centrado en dos horas de tráfico en Twitter, pero no en dos horas cualquiera. Pusieron el foco en el lapso de tiempo que pasó entre las 22:20 del uno de mayo de 2011 y las 0:20 del día dos (en el horario de la costa este de Estados Unidos). Aunque el presidente Barack Obama anunció la muerte de Bin Laden a las 23:35, en una compareciencia retransmitida por casi todas las cadenas del mundo, Twitter ya lo sabía.

Publicidad

La investigación confirma lo que ya se sospechaba. Fue a las 22:24. Ocho minutos después, y tras confirmarlo por otras vías, la productora de la CBS, Jill Jackson (@jacksonjk), escribía: "Un asistente del comité de Inteligencia de la Cámara (de Representantes) Comité confirma que Osama Bin Laden está muerto. EE.UU. tiene el cuerpo". El tercer personaje que inició la cadena fue el periodista del New York Times Brian Stelter (@brianstelter), que retuiteó ambos tuits a sus más de 100.000 seguidores. Las grandes cadenas de televisión empezaron a contarlo 21 minutos después de que lo lanzara Urbahn. Para cuando apareció Obama ya todos lo sabíamos.

Twitter se apuntó uno de su grandes tantos. De hecho fue la noche que más tráfico tuvo, con más de 3.000 tuits por segundo. Pero esa velocidad es una ventana abierta a los rumores. No sería la primera vez que circula uno por la red como la pólvora. Pero los investigadores diseñaron y entrenaron un clasificador de certeza para determinar si los más de 600.000 tuits que tomaron de muestra de esa noche relacionados con Bin Laden se creían o no la historia. Comprobaron que el grado de certeza antes de que Urbahn publicara el suyo era muy bajo pero subió hasta casi el 80% aún antes de que los grandes medios dieran la noticia.

Aunque Keith Urbahn apenas tenía 1.000 seguidores en Twitter, esta gráfica muestra su centralidad en la difusión de la noticia, apoyado por el periodista Brian Stelter. / Social Flow

“Creemos que Twitter fue tan rápido en confiar en los rumores por quienes enviaron los primeros tuits", explica Mengdie Hu, principal autora del estudio. "Procedían de fuentes de confianza. Es poco probable que una productora de las noticias de la CBS o un periodista del New York Times difundan un rumor de algo tan grande arriesgando su reputación. Twitter vio sus credenciales y rápidamente tomó la noticia como cierta", añade.

El origen periodístico o político de los tres que iniciaron la cadena revela también el carácter jerárquico de la distribución de noticias en Twitter. Como ya mostrara otra investigación el año pasado, Twitter no es tan horizontal como se le presume. En esta red social, pocos escriben y otros muchos leen y repiten. En aquel trabajo, muy criticado por algunos gurús de la red, se estimó que unos 20.000 superusuarios congregan la atención del 50% de Twitter.

En este nuevo estudio, presentado en una conferencia el pasado sábado, los investigadores identificaron a los 100 usuarios más mencionados en aquellas dos horas. Concentraron casi el 20% de los mensajes relacionados con la muerte de Bin Laden. Y la lista la encabezan las cuentas de la CNN, la CNN en Español y el New York Times. En cuarto lugar aparece la ya mencionada Jill Jackson y en quinto lugar @BarackObama. Aún más revelador de la predominancia de los medios es comprobar cómo el 47% de esos superusuarios estaban relacionados con ellos: o eran cuentas de una gran cadena o periódico, de un agregador de noticias o de un periodista. De hecho comprobaron la siguiente secuencia, primero fueron los periodistas, les siguieron las cuentas de los medios tradicionales y después se apuntaron las celebrities (famosos en la vida real o en Twitter) que mantuvieron el ritmo de la conversación a partir del anuncio de Obama. Es prácticamente el modelo jerárquico tradicional de distribución de las noticias.

"Este fenómeno que hemos observado en Twitter puede explicarse con la teoría de la comunicación en dos etapas, una teoría que viene de los años 40", recuerda Hu en un correo. Esta teoría explica como los humanos obtenemos las noticias de los medios y en este proceso la tecnología es irrelevante. "Creo que la estructura vertical, jerárquica, que hemos encontrado en Twitter está basada en la forma en que los humanos nos comunicamos. Claro que el propio diseño de Twitter, con la falta de reciprocidad obligatoria al seguir a alguien ayuda a esta estructura, pero hay otras redes sociales que solo permiten relaciones recíprocas y la gente acaba usando Twitter para difundir las noticias", añade.

Concluyen entonces que la mayor parte del contenido consumido en Twitter sigue siendo creado por los medios tradicionales. Pero cuando le preguntamos entonces que sería de Twitter sin los periódicos o las televisiones, Hu le da la vuelta a la pregunta. Recuerda que pocos habrían pensado en los inicios de Twitter que serviría como un nuevo medio para difundir noticias. "Pero ahora que nos hemos acostumbrado a enterarnos de las últimas noticias en Twitter, los medios tradicionales no tienen otra elección que apoyarse más y más en Twitter".

Leave A Reply

Your email address will not be published.