El ‘conseller’ Felip Puig logra borrar sus datos de internet en tiempo récord

3
El responsable de Interior de la Generalitat de Cataluña, Felipe Puig, en una imagen de archivo. / Efe

El cuatro de enero de 2012, miembros del colectivo Anonymous publicaban en internet datos personales del conseller de Interior de la Generalitat de Cataluña, Felip Puig, y de varios miembros de su familia. La misma víspera de Reyes, Puig presentó una denuncia ante la Autoridad Catalana de Protección de Datos que elevó el caso a la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD). El 17 de febrero las diversas páginas que recogían la información del conseller y los suyos habían desaparecido. Incluso Google las había eliminado de sus servidores. Tal celeridad ha sorprendido a los especialistas en privacidad, que tardan mucho más tiempo en lograrlo para las personas anónimas que representan

La acción de Anonymous, que formaba parte de una ofensiva global bautizada como #OpHiroshima, era una respuesta de este colectivo a lo que consideraban un hostigamiento del departamento que dirige Puig contra el movimiento 15M. En el documento se podían leer, entre otros datos, el lugar y fecha de nacimiento de Felip Puig, su número de DNI, varias de sus direcciones de correo electrónico y hasta la descripción de su vivienda. Más abajo aparecían los nombres completos, domicilios, teléfonos y actividad profesional de sus hermanos o el nombre completo, domicilio y teléfono personal de su primera mujer. Además, se mostraban los nombres de pila de sus hijas y sus cuentas en Twitter. El texto acaba con un “Somos Anonymous. Somos Legión. No Olvidamos. No Perdonamos. Esperadnos”, el lema habitual del grupo.

Aparte del detalle de mal gusto con las hijas del conseller, el resto de la información podría ser considerada como datos personales en la medida en que permiten la identificación de la persona. La legislación española de protección de datos impide el tratamiento de los datos personales sin el consentimiento del afectado como regla general. Sin embargo, este derecho a la privacidad, como ha venido manteniendo en diversas resoluciones la propia AEPD, puede verse disminuido en el caso de los personajes públicos y en favor del derecho a la información.

Desde el despacho de abogados www.salirdeinternet.com, especializado en eliminar datos de internet, explican: “la publicación de los datos de Puig y de sus familiares no nos parece ilegal a priori, dada su condición de personaje público y del interés informativo de los hechos, con independencia de lo que pueda decir la AEPD al respecto". De hecho, la práctica totalidad de la información de Puig y su familia se puede obtener en la red con algo de paciencia. Anonymous se limitó a juntarla en un mismo lugar.

Sin embargo, la AEPD no lo vio así. Al poco de recibir el escrito de su homóloga catalana, la Agencia escribió a los responsables de Pastebin, una especie de tablón de anuncios que Anonymous suele usar para publicar sus acciones. Ese mismo día (16 de febrero), Pastebin eliminaba el documento. Al día siguiente, previa solicitud de la AEPD, Google también borraba de sus servidores las copias temporales o memoria caché de esa página. De forma paralela, la información personal de la familia del conseller desaparecía tambíen de otras páginas, haciendo pensar que ha habido un proceso masivo de borrado.

La AEPD acabó por archivar sus actuaciones al no poder llegar hasta los autores del documento. Aunque Pastebin borró la información, se negó a revelar las direcciones IP de los ordenadores desde los que se habrían subido los datos y que habrían permitido identificar a los responsables. Y sin culpables no hay delito.

Pero lo más llamativo es la celeridad del proceso. Aunque la resolución de la AEPD fue publicada hace unos días, Google no devolvía ningún resultado relacionado con los datos personales de Puig ya en marzo, menos de tres meses después de que fuera presentada la denuncia, tal como se puede leer en la resolución. "Con casos como este, cada vez es más fácil pensar que existen ciudadanos de primera y de segunda. Invitamos a cualquiera que tenga un poco de interés a que vea la celeridad en este asunto y la compare con otros casos, como la publicación de miles de datos de ciudadanos por errores de empresas en las redes P2P", recuerdan desde el bufete de abogados. En alguno de esos casos tuvieron que pasar hasta tres años. "Otros, directamente han prescrito", añaden.

Y todo para nada. A pesar de lo que dice la resolución de la AEPD y del empeño del propio Felip Puig, la información sobre él y su familia siguen estando en la caché de Google y en, al menos, otra página web.

3 Comments
  1. Legion says

    Uno de los abogados de salirdeinternet que citáis se hizo famoso anoche por su juego sucio con Ricardo Galli: https://plus.google.com/u/0/117939449396284436490/posts/PUMkHV7D15E

Leave A Reply

Your email address will not be published.