El contenido de calidad es el ‘rey’ para Google

Google_contenidos
Panda y Penguin son dos algoritmos que Google ha actualizado recientemente para controlar la calidad del contenido de las páginas web que indexa. / Shutterstock

¿Por qué cuando realizamos una búsqueda en Google, los resultados que aparecen han sido ordenados así? ¿Por qué el primero que se muestra ocupa esa posición privilegiada, que le llevará a obtener más visitas, y no es otro? ¿Qué criterio sigue Google para ordenar sus resultados de búsqueda?

Responder a esta última pregunta de manera directa es complicado, ya que no hay una solución exacta al enigma. Resolverlo es lo que trae de cabeza tanto a blogueros como a periodistas y a los responsables de optimización en buscadores (SEO, Search Engine Optimization, en inglés) de todas las páginas web del mundo.

Publicidad

Conseguir la clave para aparecer en primera posición en los resultados de búsqueda equivaldría a encontrar el Santo Grial en Internet, o la llave para atraer miles de visitantes a nuestra página web cada día. Por eso es tan importante y las compañías cada vez destinan más parte de sus presupuestos de marketing a invertir en posicionamiento online.

Google utiliza un algoritmo ‘secreto’, en el que influyen infinidad de variables, para establecer el orden de sus resultados de búsqueda. Algunas de esas variables se conocen, e incluso se puede intuir el peso que tienen para Google, la importancia que les da.

En lo que parecen coincidir todos los expertos en SEO es en que, a pesar de que Google modifica periódicamente las variables adaptándolas a la realidad de Internet, el contenido es lo más importante para el buscador. Un estudio llevado a cabo por la compañía de seguimiento online SearchMetrics hace tan sólo unas semanas determinaba que el contenido relevante y de calidad es lo que más tiene en cuenta Google a la hora de ordenar sus resultados de búsqueda.

Tras él, se sitúan las menciones en Google + (la capa social de Google), los backlinks (que son los enlaces que incluyen otras páginas web enlazando a nuestro contenido), las menciones en otras redes sociales (como Facebook, Twitter o LinkedIn) o la inclusión de links dentro de nuestro texto.

Según el informe de SearchMetrics, Google cada vez le da menos importancia a factores que comúnmente se creían que ayudaban al posicionamiento del contenido, como la repetición de palabras clave o su inclusión en el título del artículo. ¿Por qué ocurre esto? Porque Google lo que quiere fomentar cada vez más es el contenido original, de calidad, escrito por personas y para personas, no pensado para ‘convencer’ a un índice de variables de que debe mostrarlo en primer o en segundo lugar en la página de resultados.

Para potenciar el contenido relevante, Google recurre a un algoritmo denominado ‘Panda’, que le sirve para analizar la calidad de los textos. El buscador ha actualizado sus criterios hace sólo un par de semanas, con los que ha compuesto la versión 4.1 de Panda, cuyo principal objetivo es identificar el contenido de baja calidad.

Con los cambios introducidos, se estima que cambie el posicionamiento de hasta un 5% de los resultados de búsquedas de Google, y que sobre todo sean las pequeñas páginas web las que más puedan beneficiarse de esto. Si producen contenido que a los usuarios les resulte fiable y de calidad, podrán competir con páginas con una gran estructura pero cuyo contenido resulte más pobre, por ocupar los primeros puestos en la página de resultados. De hecho, las web que cuenten con un contenido de baja calidad podrían ver cómo desaparecen incluso de las páginas de resultados o son relegadas a las últimas posiciones.

Por otra parte, Google cuenta con otro algoritmo, denominado ‘Penguin’, que lo que hace es controlar los enlaces de baja calidad y que puedan ser considerados spam. La compañía lanzó hace sólo cuatro días la tercera versión del mismo y ahora penaliza más a las páginas que no cumplen con su política de enlaces, incluso a las que han comenzado a seguirla en los últimos días pero la infringían recientemente.

Google lo que quiere es acabar con las prácticas ilícitas de quienes lograban posicionar páginas mediante compra de enlaces o realizando spam a los usuarios. Por eso, a partir de ahora, tendrá muy en cuenta los links a otras páginas web pero también los artículos escritos por ‘autores invitados’ (algo muy común en los blogs es escribir un post en otra bitácora para, al menos hasta ahora, intentar aumentar la relevancia del autor y de su página), así como las señales de marca.