Ocho razones para no comprar el Apple Watch

0
apple_watch
El Apple Watch se pondrá a la venta el próximo 24 de abril pero sólo en 9 países, entre los que no está España / Foto: Apple

La euforia que se desata en torno a cada lanzamiento de Apple provoca tal aluvión informativo, tal cantidad de comentarios en foros de Internet y de trending topics en Twitter que a veces uno puede dejarse llevar por la admiración que produce cualquier producto nuevo llegado desde Cupertino.

Sin embargo, pasadas casi 48 horas desde la puesta de largo del Apple Watch conviene hacer un ejercicio de reflexión y, en lugar de exponer las bondades del producto una vez más, darle la vuelta a la historia para descubrir por qué no es necesario adquirir uno de estos smartwatches.

Cierto es que hay gente ya que incluso vende “su tiempo” en eBay y se ofrece para ir a hacer cola a una Apple Store para conseguirle uno de los primeros Apple Watch cuando se pongan a la venta el próximo 24 de abril, pero si no eres un auténtico fanboy (como se denomina comúnmente a los seguidores acérrimos de Apple) y no tienes claro si debes comprarte la nueva virguería de los de la manzana mordida, quizá este artículo te ayude a despejar dudas.

Seguro que tienes muchas razones para hacerte con uno: su espectacular diseño, sus funcionalidades, la posibilidad de contestar las llamadas desde la muñeca… pero hoy te vamos a presentar ocho motivos por los que no deberías comprarte –al menos, todavía- un Apple Watch.

  1.  No estará a la venta en un principio en España: Apple ha anunciado que su primer smartwatch se pondrá a la venta el próximo 24 de abril en 9 países, entre los que no ese encuentra España. Serán Australia, Canadá, China, Francia, Alemania, Hong Kong, Japón, Reino Unido y Estados Unidos los primeros territorios en los que se pueda adquirir el Apple Watch. No hay fecha de llegada ni para nuestro país ni para ningún territorio de Latinoamérica. En otras ocasiones –como con la llegada del iPhone 6- se confirmó que en España se vendería sólo un par de semanas más tarde, pero en esta ocasión el silencio de la compañía hace pensar que podría demorarse quizá meses.
  2.  Precio elevado en dólares. Hay tres modelos de Apple Watch, a los que se les pueden añadir todo tipo de correas y acabados, lo que hace que no se pueda establecer el precio exacto de cada dispositivo, ya que dependerá de la combinación elegida. Aún así, sabemos que el precio del modelo Sport, con correa de plástico y esfera de 38 mm. de diámetro será el más económico: 349 dólares. Si la circunferencia es de 42 mm. pasamos a 399 dólares. Desde esos precios mínimos se puede subir hasta los más de 10.000 dólares que costará el modelo más lujoso, el Watch Edition, del que sólo se harán algunas piezas y que tiene acabados en oro de 18 kilates. Por su parte, el modelo intermedio costará a partir de 549 dólares. Muchos otros fabricantes como Samsung o Sony han desarrollado equipos similares basados en Android que cuestan bastante menos dinero.
  3.  Se desconoce el importe en euros. Aunque Apple últimamente ha aplicado la paridad euro-dólar en sus productos, no se sabe si en esta ocasión los relojes que cuestan 349 dólares se venderán en Europa (y concretamente, en España, por 349 euros). El cambio al dólar antes beneficiaba al consumidor americano, que adquiría los productos de Apple a un precio menor que el que pagaba, en comparación, el europeo. Sin embargo, la debilidad del euro ahora hace pensar que quizá Apple no aplique la paridad y suba los precios en el Viejo Continente al cobrar sus productos en euros.
  4.  Es un dispositivo “de pruebas”. El Apple Watch es la primera gama de producto que inaugura Apple como tal desde el fallecimiento de Steve Jobs y no se sabe bien cómo funcionará en el mercado. De la misma manera que el iPad revolucionó por completo en 2010 el universo de las tabletas, el Apple Watch podría hacer lo propio en el terreno de los smartwatches… o no. Al final, es el primer reloj creado por Apple y, tal y como ha ocurrido con otros dispositivos, la compañía irá perfeccionándolo en sucesivas versiones que lance.
  5.  Rendimiento de la batería. Ha sido uno de los aspectos más criticados del dispositivo de Apple, ya que según la compañía, ésta dura “casi” un “día típico”… pero se trata de un día que debería tener, como máximo, 18 horas. Con el uso intensivo es posible que su autonomía sea menor, lo que supone tener que realizar, como mínimo, cargas diarias del reloj, lo que resultará incómodo. Esto sorprende a los usuarios de otros dispositivos como los Pebble, que pueden aguantar casi una semana.
  6.  Rapidez del sistema operativo. El Apple Watch funcionará con iOS 8.2. Se conoce su diseño y su atractiva apariencia externa, pero no se han realizado pruebas del rendimiento del software con el que funcionará. Algunos usuarios estiman que puede ser considerablemente más lento que en otros dispositivos como el iPhone.
  7.  Para usarlo, se necesita un iPhone. Esto reduce considerablemente el número de usuarios posibles, descartando a quienes utilicen Android, pero va más allá, ya que el reloj no funciona de manera independiente al teléfono. Es decir, sin el smartphone cerca, carece de utilidad, lo que supone que, por ejemplo, a la hora de hacer deporte, se debería llevar el reloj y el móvil encima para que el Apple Watch esté operativo. Otros relojes de otras compañías ya funcionan de forma independiente, y en esto ganan con amplitud la partida al dispositivo de Apple, que deberá solventar esta desventaja en próximas actualizaciones si no quiere perder competitividad.
  8.  “Para eso, ya tengo un iPhone”. Esta razón es consecuencia de la anterior. En realidad, el Apple Watch realiza las funciones que permite llevar a cabo el smartphone: conectarse a Internet, llamar y recibir llamadas, chatear, bajarse aplicaciones… ¿para qué necesitamos un espejo del móvil en la muñeca?

Leave A Reply

Your email address will not be published.