España, a la cola de Europa en Innovación y Desarrollo

shutterstock_146368376
España ha perdido dos posiciones con respecto a la clasificación del año pasado y se sitúa en el puesto 19 a nivel europeo en cuanto a innovación / Shutterstock

En caída libre. Así califica la Comisión Europea la situación de nuestro país en cuanto a Innovación y Desarrollo (I+D).

Publicidad

“Junto con Rumanía, España es el único país con un descenso tan acentuado en el nivel de innovación”, señala el organismo continental en el informe Innovation Union Scoreboard 2015 (IUS), que acaba de ser presentado en Bruselas.

Publicidad

En él se mide la capacidad de innovación de los 28 países miembros de la Unión Europea teniendo en cuenta 25 indicadores distintos, que analizan diferentes áreas de la realidad económica y tecnológica del país: los sistemas de investigación, el desarrollo de las políticas de recursos humanos, el apoyo y la financiación que se conceden a los proyectos, la inversión de las empresas y el nivel de emprendimiento, entre otros.

De todos esos factores, el informe refleja que España únicamente destaca en cuatro, y que se sitúa por debajo de la media europea en la mayor parte de ellos. En la clasificación global, España ocupa el puesto 19 en materia de innovación.

Esto supone que, en tan sólo un año, España ha perdido dos puestos en el ranking europeo, y países tradicionalmente menos avanzados, como Serbia, Chipre, Malta o Portugal, ocupan posiciones superiores en la tabla, que está encabezada por Suiza, Suecia y Dinamarca, por este orden.

Nuestro país queda por tanto muy lejos de la media europea, encuadrado junto a países como Hungría y Grecia. El informe establece que España había sido un país de “innovación moderada” desde 2007 hasta 2012, quinquenio en el que había registrado un crecimiento continuado.

cuadro_estudio
Gráfico incluido en el informe ‘Innovation Union Scoreboard 2015’. / ec.europa.eu

Sin embargo, desde entonces el rendimiento del estado en cuando a innovación ha descendido “significativamente” y ocupa ahora valores muy inferiores a los que registraba cuando la UE comenzó a elaborar el informe, hace ocho años, coincidiendo justo con el inicio de la crisis económica.

¿Por qué ocupa España una posición tan baja? Según se señala en el documento de la Comisión Europea, la escasa inversión privada en investigación está lastrando el desarrollo del tejido empresarial. La situación se agrava por la crisis económica de la que el país no termina de salir y los bajos ingresos por la venta de patentes en el extranjero.

Otro de los motivos que contribuye a la caída del nivel innovador del país es el descenso acusado de las inversiones que realiza el capital riesgo, que han experimentado en el último año un descenso del 17%. También influye considerablemente la caída en el número de empresas innovadoras que se crean en el país.

Aun así, cabe destacar que, según se establece en el informe, los niveles de excelencia, atractivo y apertura de los sistemas de investigación españoles sí se aproximan a la media europea. En este ámbito, se ha crecido un 6,4%, mientras que a nivel continental se hizo al 9,4%. Es uno de los datos más positivos que se pueden extraer, pero no es suficiente para afrontar con optimismo el resto de resultados.

España no está evolucionando como se esperaba y es algo que tendremos que examinar”, señalaba el Comisario Europeo de Investigación, Carlos Moedas, durante la presentación del informe.

El responsable comunitario del impulso de la I+D aprovechó para trasladar su preocupación al Gobierno de España. “Los políticos españoles deberían analizar estos datos y fijarse en lo que están haciendo los países que obtienen mejores resultados”, sentenció.