Facebook quiere ser como Periscope… pero no puede

Periscope_Facebook
Periscope posee más de 10 millones de usuarios y cualquiera puede utilizar su servicio de ‘streaming’ en directo. / Foto: Shutterstock

Periscope ha sido recientemente elegida como “app del año 2015” por Apple y, posiblemente, pueda ser considerada como la aplicación social “revelación” del año que está a punto de acabar.

Publicidad

Comprada a principios de año por Twitter y relanzada como propia el 26 de marzo con el objetivo de eclipsar a la por entonces emergente Meerkat, ha logrado revolucionar el panorama 2.0 en 2015 al permitir a cualquier usuario que disponga de un teléfono móvil inteligente que emita imágenes en movimiento en directo de manera fácil y sencilla.

Gracias a su éxito –posee más de 10 millones de usuarios ya en todo el mundo e incluso los políticos españoles se han lanzado a utilizarla– hay quien considera que 2015 ha sido, al menos en el plano de Internet, el año del vídeo en streaming.

Twitter realizó un movimiento rápido al adquirir la aplicación y “se llevó el gato al agua” este año. Sin embargo, Facebook no tiene previsto ponérselo tan fácil de ahora en adelante. Quiere plantarle cara, aunque todavía queda rezagado en la batalla.

La red social de Mark Zuckerberg no reaccionó a tiempo a una de las tendencias sociales del momento. Tardó cuatro meses desde que Twitter lanzó Periscope en ofrecer la posibilidad de emitir vídeo online desde su plataforma, funcionalidad a la que llamó Live.

Sin embargo, en agosto de este año, cuando se puso en marcha Live, tan sólo podía accederse a ella a través de Mentions, una aplicación a la que únicamente tenían acceso los personajes famosos y las cuentas cuya identidad ha sido verificada. Éstas corresponden sobre todo a celebridades y periodistas. Es decir, la mayor parte de los 1.500 millones de usuarios activos que tiene la plataforma se quedan fuera.

Poco a poco ha ido avanzando algunos pasos. Hace solo unas semanas abrió el acceso a Live a todos los usuarios de la plataforma que vivieran en Estados Unidos y prometió que llegaría “pronto” a otros mercados. Desde entonces, no se ha indicado que miembros de la red social de otras nacionalidades pudieran acceder al servicio.

liveforverifiedpages-595x394
Live, el servicio de Facebook desde el que algunos usuarios ya pueden emitir en directo. / Foto: Facebook

El pasado jueves, Facebook habilitó la posibilidad de emitir vídeo en directo desde el perfil de cuentas corporativas verificadas. Es decir únicamente marcas importantes con páginas identificadas como oficiales en la plataforma pueden ya utilizar el servicio que nuevamente deja fuera a los más de 40 millones de usuarios corporativos que tienen presencia en la red social.

La compañía ha introducido también algunas mejoras. Por ejemplo, ahora los usuarios que pueden emitir en directo podrán habilitar en su perfil un botón de “suscribirse”. Quienes lo pulsen recibirán una notificación cada vez que el usuario empiece a emitir en directo.

Además, a partir de ahora, Facebook conservará las imágenes que se hayan retransmitido y colgará el vídeo en la página de su autor, para que quienes no hayan podido conectarse en tiempo real puedan ver su contenido en diferido.

También se ha añadido la posibilidad de que los usuarios dejen comentarios por escrito durante la emisión. Así, quien retransmite podría responder sus preguntas en tiempo real. Esto abre la puerta a que las personas o empresas que ya pueden emitir convoquen a sus seguidores, o a sus clientes, para realizar sesiones de preguntas y respuestas u ofrecer un servicio de atención al usuario más personalizado. Serían sólo dos opciones de las muchas que ofrece Live, tantas cuantas se quieran experimentar: realización de demostraciones de producto, retransmisión de eventos o anuncios corporativos, o simplemente ser una “ventana” abierta al mundo para que el resto de amigos vean dónde nos encontramos en un determinado momento.

Todas estas opciones “suenan” muy bien en la teoría, pero la realidad es que sólo unos pocos usuarios pueden disfrutarlas ahora mismo utilizando Live de Facebook. Mientras tanto, todo el mundo tiene acceso a las mismas funcionalidades a través de Periscope, la app de Twitter, que continúa mejorando el servicio y sumando adeptos.

¿Cómo es posible que Facebook, dada la importancia que Facebook le concede al vídeo, vaya por detrás de su rival en este sentido? La plataforma ha pasado los últimos meses incorporando numerosas mejoras a su sistema de alojamiento de contenidos audiovisuales y ha querido incluso competir con YouTube. Sin embargo, su gran número de usuarios le impide proporcionar el servicio de retransmisión de imágenes en directo a todos de la noche a la mañana. Sería tal la cantidad de información que estaría gestionando, que sus servidores quedarían colapsados por completo. No es lo mismo que empezar desde cero, lo que hizo Twitter, ya que no por ser usuario de la red de microblogging se puede utilizar Periscope. Hay que descargarse una nueva aplicación y darse de alta en el servicio.

Esto permite a la compañía ir creciendo de manera escalonada y ofrecer la posibilidad de emitir a todos los usuarios. Si Facebook lo hiciera con sus más de 1.500 millones de miembros, la red social, posiblemente, dejaría de funcionar. Por eso tiene que ir poco a poco, mientras Periscope, le sigue sacando ventaja.