Consejos para hacer ‘networking’ de manera efectiva

shutterstock_269204267
A la hora de hacer 'networking' hay que mostrar siempre una actitud colaborativa y profesional. / Shutterstock

Las redes sociales se han convertido en herramientas imprescindibles a la hora de encontrar un nuevo empleo u oportunidades de colaboración con otros profesionales. En un entorno profesional tan cambiante como el actual, resulta esencial practicar el networking, algo que se puede definir como la capacidad para relacionarse con los demás y establecer contactos profesionales, tanto en Internet como en el mundo offline.

¿Por qué es importante el networking? Porque permite conocer a clientes y potenciales clientes, estar al tanto de las últimas novedades del sector en el que se trabaje, estar en contacto con expertos, poder intercambiar información con ellos y desarrollar oportunidades de negocio. Además, con todo ello, se otorgará más confianza y visibilidad a nuestra marca personal.

Publicidad

Internet es una herramienta excepcional para conocer a expertos en distintas materias, colaborar con grupos de trabajo y buscar sinergias profesionales, pero también resulta importante conocer a los contactos personalmente.

Esto es lo que se denomina “desvirtualizar” a las personas con las que ya tenemos alguna relación en el universo de las redes sociales y es algo que no se puede hacer de cualquier manera. Vamos a dar una serie de consejos para practicar un networking efectivo de forma presencial.

• Crear una agenda de eventos, ferias, congresos, etc. relacionados con el sector profesional en el que trabajamos, tanto de ámbito nacional como internacional. Si no se puede asistir a todos, la agenda servirá de recordatorio para estar alerta y poder buscar noticias sobre lo sucedido o seguir por Twitter o alguna plataforma de streaming la transmisión de aquellos eventos a los que no se acuda. Debe ser una agenda abierta y en constante actualización.

• Informarse antes de ir a un evento. Es conveniente analizar previamente el programa de conferencias y la agenda del día, así como buscar información de los principales ponentes. Si interesa conocer a alguno, lo recomendable es ponerse en contacto con él con anterioridad y fijar un encuentro durante el evento.

• Comunicar en las redes sociales la asistencia al evento. Es posible que alguno de los asistentes esté interesado en hablar contigo. Si además se utiliza el hashtag oficial del evento tu mensaje llegará a las personas que lo estén siguiendo por plataformas como Twitter.

• No tener miedo de acercarse a otras personas o grupos de asistentes. La finalidad de acudir a un evento de networking es conocer a otras personas, así que no hay porqué pasar vergüenza.

• Ensayar la presentación. Al conocer a una persona se dispone sólo de unos segundos de su tiempo para impresionarle, por lo que resulta fundamental conseguir que se acuerde de uno. Presentarse con una sonrisa y mirando a los ojos hará más fácil que se recuerde nuestro nombre y cargo. Además, en estos casos es fundamental llevar tarjetas de visita para repartir entre los nuevos contactos.

• Colaborar. De la misma manera que se debe pedir a cualquier asistente conocido que nos presente a otra persona o que nos introduzca en una conversación, hay que mostrarse predispuesto a presentar a las personas que no se conocen entre sí y de las que podamos ser el nexo de unión. Siempre hay que mostrarse dispuesto a ayudar, a colaborar y a compartir conocimiento sin esperar, al menos a priori, nada a cambio.

• Mantener el contacto con las personas que se han conocido una vez haya finalizado el evento es fundamental. Para eso, nuevamente las redes sociales se convierten en una herramienta indispensable, ya que se les debe solicitar ser añadidos como contacto en LinkedIn o comenzar a seguirles en Twitter.